Turquía: Ankara advierte contra la injerencia extranjera en los asuntos de Venezuela

Turquía dice que los países que han reconocido al autoproclamado “presidente interino” de Venezuela, Juan Guaido, están empeorando los problemas del país latinoamericano.”Hay un problema en un país. Hay una chispa que puede convertirse en fuego en cualquier momento. En este caso, deberían haber contribuido a la solución del problema a través del diálogo”, dijo el ministro turco de Asuntos Exteriores Mevlut Cavusoglu en una conferencia de prensa celebrada este domingo en Estambul, refiriéndose a los países que han reconocido a Guaido.”¿Pero es así como manejaban las cosas? No! Por el contrario, el evento fue alimentado desde el exterior. El pueblo venezolano está siendo castigado con este enfoque”, añadió.

El principal diplomático turco dijo que Ankara había intentado iniciar conversaciones sobre Venezuela el año pasado entre Washington y las naciones latinoamericanas. “Pero hoy, ninguno de los países que han dado estos pasos contra Venezuela ha buscado el diálogo.”

El viernes, Cavusoglu advirtió que si la interferencia extranjera continuaba en Venezuela, podría arrastrar al país “a una guerra civil”.

Venezuela ha estado en una situación de agitación política en los últimos meses, con la oposición culpando al presidente venezolano Nicolás Maduro por una economía en crisis, por la hiperinflación, por los cortes de energía y la escasez de artículos básicos.

La crisis política se profundizó en Venezuela el 23 de enero, cuando el opositor Guaido, legislador que dirige la desaparecida Asamblea Nacional, se proclamó a sí mismo “presidente interino” del país. El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se apresuró a reconocerlo oficialmente como tal.

La Asamblea Nacional de Venezuela no está reconocida por el Estado venezolano, que ha otorgado poderes legislativos a otro órgano, la Asamblea Constituyente.

Además, el Parlamento Europeo aprobó el jueves una resolución por la que reconoce a Guaido, de 35 años, como “presidente interino” de su país, y pide a los Estados miembros de la Unión Europea (UE) que apoyen a la figura de la oposición hasta que se celebren unas elecciones presidenciales “libres, transparentes y creíbles”.

Los miembros de la UE, Gran Bretaña, Alemania, Francia y España, habían dado un ultimátum de ocho días a Caracas, el 26 de enero, para celebrar unas nuevas elecciones o para que Europa reconociera a Guaido. Caracas rechazó el ultimátum, describiéndolo como “infantil”.

Canadá y varios países latinoamericanos de tendencia derechista también han ofrecido reconocimiento oficial a Guaido.

Sin embargo, otros países, incluyendo Rusia, China e Irán, han expresado su apoyo al gobierno electo en Venezuela, y han condenado la interferencia externa en el país. Turquía, que ha impulsado sus lazos económicos y políticos con Venezuela, es también uno de los países que ha apoyado firmemente al gobierno legítimo de Caracas.

El mes pasado, el presidente Recep Tayyip Erdogan llamó a Maduro para pedirle que se mantenga firme frente los “acontecimientos antidemocráticos”.

El sábado, decenas de miles de partidarios y opositores de Maduro organizaron diferentes mitines en Caracas. Manifestantes que apoyan al gobierno legitimo de Maduro convergieron en el lado occidental de la capital para conmemorar el 20º aniversario de la revolución bolivariana y el ascenso al poder del difunto presidente Hugo Chávez.

La Casa Blanca ha pedido a otros países que sigan el ejemplo de reconocer a Guaido. Además, ha impuesto duras sanciones contra la empresa petrolera estatal venezolana PDVSA y ha certificado la autoridad de Guaido para controlar ciertos activos venezolanos en poder del Banco de la Reserva Federal de Nueva York o de cualquier otro banco asegurado en Estados Unidos.

Al dirigirse a sus partidarios, Maduro, de 56 años, aceptó celebrar elecciones parlamentarias antes de lo previsto, pero reiteró la legitimidad de su presidencia y de su gobierno en medio de la creciente presión occidental para que dimitiera.

“Quieren adelantar las elecciones, hagamos elecciones”, dijo Maduro, quien agregó que estaba “muy avergonzado de ver a este grupo de golpistas de la oposición” recibiendo órdenes de Washington.

Maduro prestó juramento para un segundo mandato el 10 de enero, después de una elección que enfrentó un boicot de la oposición y acusaciones de fraude electoral, que el gobierno ha negado.

El gobierno venezolano ha dicho que la autoproclamación de Guaido y el reconocimiento por parte de los gobiernos extranjeros de ese estatus arbitrario constituye un “golpe”.

ptv / pi
imagen.png