“El santo Imam Rida (P), el octavo guía de los musulmanes”

  

“El santo Imam Rida (P), el octavo guía de los musulmanes”

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) – Su nombre fue Alí y su título fue Rida, porque se le conocía como “El Complacido”, porque jamás expresó desagradecimiento de Dios.

El período de su Imamato duró cerca de 20 años, entre los años 183 a 203 de la Hégira Lunar. La primera década de este ciclo, corresponde con el último año del régimen monárquico de Harún Al Rashid. En esa época, en concordancia con las necesidades de las personas, la principal actividad del imam fue enseñar y guiar a las masas, porque enfrentarse cara a cara con el régimen habría sido un despropósito y constituía una desventaja para el Islam.

Los ocho años del periodo que tomó entre la muerte de Harun y el viaje obligatorio del imam (a.s) desde Medina a Merv (Noreste de Irán; actualmente en Turkmenistán), la capital del régimen de Mamun, reconfiguró el liderazgo de los Imames Baqir y Sadiq (con ambos sea la paz) respecto a la pugna por el poder entre Mamun y su hermanastro Amin, y, los sucesivos levantamientos de los seguidores de Ahlul Bait (P), y por otro lado, la infiltración de culturas extranjeras en los territorios de los musulmanes mediante la traducción de libros y los intentos de los poderes exteriores para tomar el control y distorsionar el Islam mediante el engaño a los musulmanes.

Durante estas sensibles y complicadas condiciones, el rol que jugó el Imam Rida (P) fue de gran importancia en la defensa del Islam, así como en la preservación de la integridad de los musulmanes, previniendo y adelantándose a situaciones que afectaran a los territorios islámicos.

En aquellos tiempos la capital del régimen abasida fue Marv, pero, debido a la presencia del Imam en Medina, la atención de todo el mundo islámico se dirigía hacia esta segunda urbe, desatando la preocupación del califa Mamun, quien pensaba que su reino no estaba ya seguro.

De cara a esta situación, a pesar de que el imam quería quedarse en Medina, Mamun insistió en que viniera de allá a Jorasán, y luego de su llegada, lo primero que hizo, quiso dañar su reputación como maestro al intentar establecer muchos debates y conferencias entre el Imam (P) y los eruditos de otras religiones que querían reunirse con el Imam (P) para plantearle preguntas que lo pusieran en dificultad para que defraudara su imagen y las expectativas que por sí motivaba, pero, el resultado fue totalmente adverso a lo que querían minar de su figura, ya que el Imam (P) solventó todas las interrogantes y controversias que le tendieron sus adversarios, gracias al profundo, así como vasto conocimiento del imam Ar-Rida (P). Esto, desde luego, causó que el Imam (P) saliera fortalecido y más reputado entre la comunidad de musulmanes.

Mamun no cejaba en sus deplorables intentos de destruir la imagen del Imam (P), al perder su primera oportunidad de desprestigiar al santo hijo de Ahlul Bait (P), por lo que no trepidó en tender una segunda trampa al imam, y le ofreció ser su heredero político, pues veía que asociarse al Imam (P) le conferiría una especie de popularidad, o trasladaría la popularidad hacia él, como lucro político para sus oscuras metas. El Imam (P), desde luego, rechazó tal oferta, pero solo optó por una posición técnica, sin ninguna responsabilidad oficial concerniente a asuntos políticos o estatales.

Respecto a la principal razón de dicho estatus, fue la marginación y discriminación de los seguidores de Ahlul Bait (P), incluso desde la época del Imam Alí (P), quienes siempre sufrieron persecución en el ámbito de sociedad de los musulmanes, lo que siguió bajo los regímenes omeya y abasida, así que la única chance del Imam (P) para reducir la presión que sufrían sus seguidores, y de esa forma, establecerse en la sociedad musulmana.

De hecho, el Imam (P) aceptó su participación bajo las condiciones de no participar en asuntos estatales, como desempeñarse como juez, y no participar en la designación de gobernadores, así como tampoco sugerir nombres para cargos de alta dirección pública del régimen.

El resultado de tales decisiones, sobre las condiciones administrativas, previno que la monarquía de Mamun fuera avalado por el imam Rida (P) y quedara en evidencia, así como que el rol religioso del Imam saliera fortalecido.

Mamun trató, por todas las formas, de mostrarse como una figura popular y aceptada, además de intentar reducir la influencia espiritual del Imam (P), pero todos estos esfuerzos se vieron fracasados por la buena dirección de Imam Rida (P).

Finalmente, el califa Mamun ordenó el envenenamiento del Imam (P), y como consecuencia de aquello, el imam Rida (P) resultó martirizado en Tus, actual Irán, a la edad de 54 años, el día 25 del mes de Rayab en el año 203 (Hégira Lunar), o sea, el 5 de septiembre del año 799, d.C.

Su santuario y mausoleo se encuentra en Mashhad, República Islámica de Irán, lugar que recibe anualmente a millones de personas de los cinco continentes, quienes llegan a presentar sus rezos, oraciones, saludos y letanías, ya que constituye, por excelencia, un peregrinaje de proporciones desconocidas, las que residen en el gran ejemplo y legado espiritual que dejó el octavo Imam (P) a los musulmanes del mundo.

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

© 2005-2020 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.