El oficial israelí que asesinó al autista palestino en Jerusalén ocupada solo enfrentaría un cargo por ‘homicidio imprudente’

Asesinar a civiles palestinos es un hecho habitual. Es la rutina devastadora con la que los palestinos se han visto obligados a coexistir durante muchos años y por la que Israel nunca fue responsabilizado.

El oficial de policía israelí que asesinó a tiros a un palestino con autismo grave a principios de este año puede ser juzgado por homicidio imprudente. Iyad Hallaq, de 32 años, recibió un disparo en el pecho el 30 de mayo en la Ciudad Vieja de Jerusalén después de huir presa del pánico cuando escuchó a los soldados israelíes gritarle.

Su cuidadora, Warda Abu Hadid, trató desesperadamente de alertar muchas veces en hebreo a los soldados sobre el hecho de que Hallaq tenía un autismo grave y no entendía lo que estaba sucediendo, pero sus advertencias cayeron en oídos sordos. Los agentes de la policía israelíes dijeron más tarde que mataron a tiros a Hallaq porque supuestamente sospechaban que portaba un arma y que se escapó cuando le ordenaron que se detuviera.

Aunque la decisión de procesar ha tomado cinco meses, el oficial que disparó los tiros fatales ahora solo sería acusado de homicidio imprudente y enfrentará una audiencia en la que podrá disputar los cargos antes de que el caso vaya a juicio. Si es declarado culpable, el oficial podría enfrentar hasta 12 años de prisión. El comandante del oficial, que estaba en el lugar del tiroteo, no ha sido acusado.

La familia de Hallaq criticó la lentitud de las investigaciones y cuestionó las afirmaciones del fiscal de que las cámaras de seguridad de la zona no funcionaban en el momento del asesinato.
A sus padres les preocupa que el asesinato de su hijo sea encubierto, especialmente después de la denuncia de mal funcionamiento de la cámara. La policía de Israel suele ser muy rápida en divulgar al público las imágenes de las cámaras de seguridad cuando sus propios agentes u otros israelíes son atacados. Los familiares del hombre de 32 años también condenaron la decisión de no procesar al comandante como «inaceptable».

El abogado de la familia, Jad Qadamani, criticó a la fiscalía, según un informe de Associated Press. Qadamani ha afirmado que la fiscalía debería haber presentado cargos mucho más duros porque había pruebas suficientes para acusar al oficial y al comandante de asesinato premeditado.

“Asesinar a civiles palestinos es un hecho habitual. Es la rutina devastadora con la que los palestinos se han visto obligados a coexistir durante muchos años y por la que Israel nunca fue responsabilizado”, escribió el periodista palestino y editor de The Palestine Chronicle Ramzy Baroud en un artículo reciente.

“El asesinato a sangre fría de Iyad Hallaq podría no haber recibido mucha atención si no fuera por el hecho de que tuvo lugar cinco días después del asesinato igualmente desgarrador de un hombre negro de 46 años, George Floyd, en Minneapolis, en las manos de la policía estadounidense”, agregó Baroud.

De hecho, se establecieron paralelismos entre el asesinato de Hallaq y el de George Floyd en Minneapolis, lo que provocó manifestaciones locales contra la violencia policial similares a las observadas en Estados Unidos.

Fuentes: MEMO, The Palestine Chronicle y redes sociales

Traducción: Palestinalibre.orgCopyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org