90 soldados sirios muertos en ataque aéreo de EEUU en Deir Ezzor.

Resultado de imagen para imagen 90 soldados sirios muertos en ataque aéreo de EEUU en Deir Ezzor.
Siria fue objeto de un hecho militar sin precedentes el sábado cuando aviones de la coalición internacional liderada por EEUU bombardearon una de las bases del Ejército sirio en la provincia de Deir Ezzor permitiendo a continuación al EI conquistarla.

Unos 90 soldados sirios perecieron en el ataque llevado a cabo en la tarde del sábado contra esta posición situada en el Monte Zarda, que se encuentra en los alrededores del aeropuerto de Deir Ezzor, una provincia que se encuentra casi totalmente ocupada por la milicia wahabí takfiri del EI.

La base se encontraba rodeada por militantes del EI, que sin tardar procedieron a ocuparla.

Según el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Igor Konachenkov, la aviación de la coalición internacional llevó a cabo cuatro ataques contra las fuerzas del Ejército sirio por medio de cuatro aviones -dos F-16 y dos A-10- que penetraron en el espacio aéreo sirio desde la frontera iraquí. Según diversas fuentes, al manos 90 soldados sirios murieron y más de un centenar resultaron heridos.

“Un error de los servicios de inteligencia”

Durante la tarde, la coalición reconoció haber bombardeado la base firmando que ella pensaba que se trataba de una posición del EI y dijo que Moscú había puesto fin a la operación cuando le advirtió que estaba atacando a militares sirios.

“Las fuerzas de la coalición pensaban que estaban atacando una posición del EI que ellas seguían desde un cierto tiempo antes del bombardeo”, explicó un comunicado del Mando de EEUU en Oriente Medio (CENTCOM).

“La coalición no atacaría jamas intencionalmente a una unidad militar siria”, prosigue el comunicado, que añadió que se iban a investigar “las circunstancias de este ataque”.

El Washington Post indicó, por su parte, que se trató de “un error de los servicios de inteligencia”

“Una prueba del apoyo de EEUU al EI”

Sin embargo, el mando sirio no ve este incidente de la misma manera y lo calificó de “agresión abierta y peligrosa” señalando que esta era una prueba de que EEUU y sus aliados apoyan al EI bajo el falso pretexto de la lucha antiterrorista.

El general de brigada Mohammad Sarhan, un antiguo comandante del Ejército sirio, dijo que el ataque de EEUU era la prueba irrefutable de que el Ejército sirio había logrado éxitos para mantener al EI lejos del Aeropuerto de Deir Ezzor y de la capital provincial, que ha estado bajo el cerco del EI durante años.

Él señaló que “esta agresión flagrante contra la República Árabe Siria y su Ejército es otra evidencia incontestable de que EEUU y sus aliados apoyan al EI y otras organizaciones terroristas y pone de manifiesto la falsedad de sus afirmaciones sobre la lucha contra el terrorismo”.

Las tropas sirias fueron capaces, sin embargo, de contener el ataque del EI. El grupo lanzó una ofensiva siete minutos después del bombardeo contra la instalación siria por los aviones norteamericanas y tomó el Monte Zarda en que se halla la misma, pero no pudo ir más allá.

Por medio de su Ministerio de Exteriores, Damasco exigió que “el Consejo de Seguridad condene la agresión norteamericana y obligue a EEUU a respetar la soberanía de Siria”.

Periódicos/