Ahed Tamimi: Israel no quiere conversaciones de paz, nos obliga a seguir luchando

La activista palestina Ahed Tamimi, de 17 años, ha declarado que Israel no quiere conversaciones de paz encaminadas a crear un Estado Palestino por lo que la única opción que le queda a su pueblo es seguir luchando hasta el final, hasta que recupere su libertad

Esta es la primera vez que “la chica que vale más que mil hombres” da su opinión -en una reciente entrevista con RT- sobre un vergonzoso plan de paz elaborado por estrechos colaboradores de Donald Trump, documento que ignora los derechos básicos del pueblo palestino y que, de antemano, estaba condenado al fracaso.

Ahed participó el pasado mes de mayo en una marcha en Londres, donde se encuentra estudiando inglés, “contra la limpieza étnica y el apartheid” que practica el Gobierno de Benjamin Netanyahu. En esa ocasión se dirigió a los congregados con una emotiva intervención que concluyó con la sentencia “From The River to the Sea, Palestine will Be Free” (Desde el rio (Jordan) hasta el mar (Mediterráneo), Palestina será libre).

Esta guerrillera, que de niña soñaba con ser futbolista, se vio obligada a abandonar sus sueños infantiles (como muchos menores en Palestina) ante la opresiva presencia de los soldados palestinos en su aldea Nabi Saleh (sita en la Cisjordania ocupada).

“Ninguna injusticia dura siempre. Los jóvenes palestinos son el futuro de la lucha contra la ocupación israelí (…) Estamos pagando un precio muy alto con “muchos mártires”, pero la resistencia popular es inquebrantable”, subrayó Ahed.

Añadió que “es una luchadora por la libertad desde que tiene siete años, que nunca se ha sentido una víctima” de la opresión israelí y que lleva con orgullo la bandera palestina que espera que algún día ondee en los territorios que fueron arrebatados a su pueblo.

Libro sobre Ahed editado en inglés por el sello alemán E. Vaktel Förlag (2018)

Ahed pasó ocho meses en prisión, cuando aún tenía dieciséis años, por abofetear a un soldado en el patio de su casa. La chica se enfureció y arremetió contra el militar, tras enterarse de que un primo suyo (Mohamed, de 14 años) acababa de sufrir un disparo a bocajarro en la cara que le produjo una grave deformación craneal.

Cuando termine sus estudios de inglés comenzará la carrera de Derecho Internacional para defender a su pueblo ante los tribunales y foros internacionales, según ha confesado en repetidas ocasiones.

Todavía no ha decidido dónde se formará en leyes. La monarquía jordana le ha ofrecido una beca para que estudie en la universidad de Amán, aunque está considerando qué es lo más conveniente en su situación (Israel espera que cometa un error “para ir contra ella o su familia”): Hacerse abogada en el Reino Unido o, a pesar de los riesgos, en Ramallah, la capital de facto de Cisjordania.

Agregó Ahed que “ya había perdido el miedo” (a los soldados israelíes), dando a entender que las dificultades le habían hecho más fuerte.

“Ahora el único camino hacia la libertad es la resistencia popular y la confrontación con el ocupante en todos los frentes posibles”, enfatizó Ahed a la cadena de televisión rusa.

Las declaraciones de Ahed se producen en un momento en el que la prensa internacional -y la árabe en particular- informan de que cada vez es más frecuente la fuga de gazatíes, a través de túneles que comunican con Egipto, en busca de un futuro con esperanzas en Europa.

En la Franja viven unos dos millones de palestinos en un auténtico campo de concentración rodeado por verjas y alambradas electrificadas. El paro juvenil alcanza al 70% de los menores de 30 años. El enclave registra actualmente unos de los niveles de pobreza y destrucción más altos del mundo.

Debido a lo anterior, unido al bloqueo israelí secundado con mano de hierro por EEUU, se ha registrado en Gaza un alarmante incremento del trabajo infantil, abandono escolar, prostitución y consumo de drogas, pues el sueño palestino se está convirtiendo en una aterradora pesadilla.

Fuente: Javier Cortines, Contrainformacion.es