Al-Asad prolonga amnistía para rebeldes que depongan las armas

  • El presidente sirio, Bashar al-Asad (centro.) durante una reunión con los gobernadores provinciales en la ciudad capitalina de Damasco, 27 de octubre de 2016.

    El presidente sirio, Bashar al-Asad (centro.) durante una reunión con los gobernadores provinciales en la ciudad capitalina de Damasco, 27 de octubre de 2016.

El presidente sirio, Bashar al-Asad, ha prolongado tres meses más la amnistía para los rebeldes que depongan las armas y se entreguen a las autoridades.

El mandatario sirio con esta decisión busca facilitar la rendición de los grupos armados, según ha informado este jueves la agencia oficial siria de noticias SANA. Tal medida también ofrece perdón a quienes abandonen la lucha armada y liberen rehenes.

Al-Asad ha defendido esta iniciativa como una alternativa para que los rebeldes puedan “volver a su vida normal”, e incluso retomar la agenda política para presentarse a las elecciones.

No es la primera vez que el Gobierno de Damasco declara amnistía a los hombres armados. En junio de 2015, el jefe de Estado sirio concedió una amnistía general a los desertores y a quienes no hubieran cumplido el servicio militar.

 

En la misma jornada del jueves, durante una reunión con los gobernadores provinciales el presidente sirio ha dicho que el Gobierno seguirá con su batalla contra el terrorismo y el impulso al programa de reconciliación nacional.

Ha destacado el rol de las dirigencias provinciales por su directo contacto con la población para reforzar la reconciliación nacional y contribuir al cese del derramamiento de sangre y normalizar la situación en varias zonas del país.

Lo más importante es que el ciudadano sienta que este gobernador lo está representando, lo cual permitirá la elaboración de una cooperación más amplia y trasparente entre todos, ha afirmado.

Ha pedido a los dirigentes provinciales intensificar el contacto con el pueblo, recorrer las comunidades y apreciar detalles que permitan un eficaz enfrentamiento a la corrupción y los excesos burocráticos.

Siria vive sumida en un conflicto desencadenado por grupos armados que intentan derrocar al Gobierno sirio. Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el conflicto ha dejado unos 400.000 muertos, pero el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) documenta  301.000 muertos desde que estalló en marzo de 2011.

mkh/ctl/mpv/rba