Alerta en las Islas Malvinas por un posible caso de coronavirus

Hay un menor internado y la isla entró en cuarentena

Después de rechazar la ayuda humanitaria ofrecida por el gobierno argentino, las autoridades isleñas informaron sobre el caso de un «enfermo crítico». Como rechazaron el envío desde Argentina del test para detectar el virus, tendrán que esperar que llegue de Gran bretaña, la semana próxima.

 
Imagen: EFE

Las autoridades de las Islas Malvinas reportaron el primer caso sospechoso de coronavirus, por lo que decidieron cerrar las escuelas hasta el 4 de mayo, reducir al mínimo las actividades no esenciales e implementar el aislamiento durante dos semanas para quienes arriben en avión al archipiélago. La información, confirmada a través de las cuentas de twitter del gobierno de las islas (@FalklandsGov y @FalklandsinUK ), se conoció en la misma semana que los kelpers rechazaron el ofrecimiento de ayuda humanitaria por parte del gobierno argentino.

Las autoridades isleñas informaron a través de un comunicado sobre el caso de un menor catalogado como “enfermo crítico” que está internado en el Hospital Memorial Rey Eduardo VII, el principal centro médico del lugar, con sospechas de estar infectado de coronavirus. Como en Malvinas no tienen forma de testear localmente a los pacientes sospechados de ser positivos en el Covid-19 y rechazaron el envío desde Argentina del test para detectar el virus, los análisis clínicos del menor serán enviados al Reino Unido a la espera de los resultados.

Si bien todavía no hay casos confirmados entre los 4000 habitantes de las islas, las autoridades decidieron pasar hacia el “siguiente nivel” de seguridad en materia sanitaria y cerrar todas las escuelas y guarderías hasta el inicio del ciclo lectivo, previsto para el lunes 4 de mayo. Resolvieron también la reclusión de catorce días en sus casas para quienes hayan llegado en avión, para quienes manifiesten síntomas de gripe o hayan desarrollado fiebre. Por último pidieron reducir al máximo las actividades no esenciales “hasta próximo aviso”, permanecer en sus casas y trabajar desde allí todo el tiempo que sea posible.

El lunes, a través del Secretario de las Islas Malvinas, Antártida y el Atlántico Sur, Daniel Filmus, el gobierno ofreció «ayuda humanitaria» a los habitantes de Malvinas ante posibles casos de coronavirus. El embajador británico, Mark Kent, agradeció públicamente el ofrecimiento, que derivó a las autoridades del archipiélago, y destacó lo que llamó “momento de solidaridad global».

El gobierno colonial acusó recibo y en un breve comunicado aseguró que “las islas tienen en marcha un plan sólido para abordar el Covid-19 y cuando necesiten ayuda adicional trabajarán con el gobierno del Reino Unido”. Ayer, tras la confirmación del primer caso sospechoso, el consejero Barry Elsby admitió que los análisis no pueden testearse en las islas e informó que la próxima semana recibirán de Gran Bretaña los equipos correspondientes.

“Todo aquel que vive en las islas vive en Argentina, así que cualquiera podría atenderse en hospitales argentinos», declaró Filmus el martes, luego de hablar con el embajador británico en Buenos Aires y transmitirle el ofrecimiento “si los habitantes de las islas lo requieren». Explicó que para tomar esa decisión se tomó en cuenta “que diversos medios locales plantearon las dificultades que tienen para enviar los estudios y los análisis sobre el coronavirus a Gran Bretaña, sobre todo por la distancia, además de dificultades con la llegada de alimentos frescos”.

“En caso de contar con infectados, ofrecemos la ayuda para poder atenderlos con la complejidad que se requiere», afirmó el funcionario, y aclaró que no se haría distinción “entre civiles o militares” radicados en las islas. En ese sentido, remarcó que Argentina autorizará “cualquier tipo de vuelo humanitario desde Malvinas”.

La asamblea legislativa y el gobierno de los kelpers anunciaron el miércoles un paquete de medidas económicas para aliviar el impacto de la pandemia, que incluye reintegros para empresas que deban pagar salarios a personas en cuarentena y pagos a cargo del Estado para trabajadores autónomos en la misma situación. La iniciativa «busca reforzar y apoyar las acciones de salud pública que el gobierno de las islas está adoptando para proteger a la población y mitigar el impacto social y económico de este desafiante problema», informó en un comunicado.

«Todos los empleados en relación de dependencia con síntomas, a quienes el Hospital Memorial Rey Eduardo VII haya recomendado la cuarentena de 14 días, continuarán recibiendo sus salarios por parte de sus empleadores», precisó, en tanto los empleadores “estarán en condiciones de pedir al Gobierno un reintegro por los costos de esta medida hasta un valor de 1.250 libras esterlinas para los 14 días hábiles por cada empleado en cuarentena».

fuente pagina 12