Alertan sobre carrera israelí para ampliar asentamientos ilegales

La resolución 2334 de Naciones Unidas declara ilegal los asentamientos judíos en Cisjordania y pide a Israel paralizar todas sus actividades allí. Sin embargo, la legalidad internacional es aplicable solo a algunos y países como Israel se dan el lujo de violar atroz y sistemáticamente la legalidad y los derechos humanos sin consecuencia alguna.

Rechazados por la ONU, bloques de países y políticos, los nuevos planes israelíes para construir más asentamientos judíos en Cisjordania son vistos hoy por el liderazgo palestino como paso apresurado antes de que Donald Trump abandone el cargo.

Israel está en una carrera contrarreloj con el fin de consumar sus pretensiones antes de que su aliado el presidente estadounidense, Donald Trump, abandone la Casa Blanca en enero (como está previsto luego de su derrota en las elecciones), subrayó el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina, Mohammad Shtayyeh, citado por Wafa.

Trump presentó a comienzos de 2020 el cuestionado Acuerdo del Siglo, en virtud del cual el gobierno sionista podría anexar a su territorio hasta un 30 por ciento de Cisjordania.

Alerto sobre un plan de asalto intensivo para las próximas semanas, observamos con preocupación los informes acerca de otros programas de asentamientos coloniales en Cisjordania, incluida Jerusalén este, los cuales tienen como objetivo rodear nuestros barrios e impedir la interacción entre ellos, así como su comunicación con la ciudad sagrada, insistió.

Además de los proyectos para incrementar las comunidades judías en esa demarcación, ocupada desde 1967, Shtayyeh denunció la pretensión de ampliar la infraestructura vial en función de los colonos, que suman ya más de 700 mil, añadió la agencia de noticias.

El coordinador de la ONU para el proceso de paz en Oriente Medio, Nickolay Mladenov, rechazó también las maniobras israelíes dirigidas a levantar una barriada en Givat Hamatos, Cisjordania, y expresó que dañaría la perspectiva de un estado palestino.

Estoy muy preocupado por la decisión de abrir el proceso de licitación para edificar otra comunidad en Givat Hamatos (que sería ocupada por colonos), afirmó el representante de la Organización de Naciones Unidas (ONU), postura con la que coincide igualmente la Unión Europea y otros bloques como la Liga Árabe.

El funcionario subrayó que de implementarse tal programa afianzaría el anillo de asentamientos israelíes entre Jerusalén y Belén, lo que haría prácticamente inviable la conformación de un estado palestino continuo, avalada por Naciones Unidas, y la posibilidad de conseguir una solución negociada al largo conflicto.

Mladenov reiteró que la salida a la confrontación implica un reconocimiento de las fronteras previas a la guerra de 1967 y de Jerusalén como capital de Palestina e Israel.

La construcción de los mismos (de los asentamientos) es ilegal según el derecho internacional, y pido a las autoridades de Israel que den marcha atrás a este paso (el nuevo proyecto), enfatizó.

En una intervención virtual ante el 75 período de la Asamblea General de la ONU el líder palestino, Mahmoud Abbas, solicitó celebrar una conferencia de paz bajo el paraguas de ese organismo multilateral a fin de encauzar diálogos con Tel Aviv para terminar la ocupación (de Gaza y Cisjordania) y establecer el reclamado Estado soberano para ese pueblo árabe.

La resolución 2334 de Naciones Unidas declara ilegal los asentamientos judíos en Cisjordania y pide a Israel paralizar todas sus actividades allí.

fuente palestinalibre.org