Arabia Saudí: Acusan a Arabia Saudí de ser el principal patrocinador extranjero del extremismo en el Reino Unido

Un think thank británico señaló que Arabia Saudí es el principal patrocinador del extremismo en el Reino Unido, instando a investigar las fuentes del dinero que está siendo inyectado principalmente por el régimen de Riad a las instituciones que promueven el extremismo en el estado europeo.
En un informe difundido este miércoles, la Sociedad Henry Jackson afirmó que Arabia Saudita, desde los años sesenta, patrocinó un esfuerzo multimillonario para exportar la ideología radical Wahhabi a través del mundo islámico, incluyendo a las comunidades musulmanas de occidente, agregando que la financiación extranjera para el extremismo en Gran Bretaña proviene principalmente del reino saudita.
En el Reino Unido, según el informe, el financiamiento «ha tomado la forma de dotaciones» a instituciones, que han acogido a «predicadores extremistas y la distribución de literatura extremista».
 
«La influencia también se ha ejercido a través del entrenamiento de líderes religiosos musulmanes británicos en Arabia Saudita, así como el uso de libros de texto saudíes en una serie de escuelas islámicas independientes del Reino Unido», dijo el informe.
Un número de «predicadores del odio» en el Reino Unido adscriben a la ideología Wahhabi y están conectados con el extremismo patrocinado en el extranjero, añadió.
El informe también encontró un aumento en el nivel de financiación saudita para promover el wahhabismo en todo el mundo, que se duplicó en 2015 en comparación con una cifra estimada de 2.000 millones de dólares anuales en 2007.
También reveló que «numerosos» casos de ciudadanos británicos que están luchando junto a los grupos terroristas Takfiri en Irak y Siria, se cree que se han radicalizado a través de instituciones financiadas por dinero extranjero.
El wahabismo es la ideología extremista dominante en Arabia Saudita y es libremente predicada por los clérigos apoyados por el régimen en Riad. La ideología ha sido una fuente de inspiración para los terroristas en todo el mundo.
Daesh y otros grupos terroristas Takfiri aprovechan el wahhabismo para declarar a las personas de otras religiones «infieles». La idea proporciona una justificación para que los terroristas maten a esos individuos.
 
Tom Wilson, autor del informe, dijo: «Arabia Saudita esta, sin duda, en la parte superior de la lista» de los países involucrados en el avance del extremismo.
«Las investigaciones indican que algunos individuos y fundaciones saudíes han estado muy involucrados en la exportación de la ideología wahhabista extremista e intolerante. Por lo tanto, es irónico, por decir lo menos, que Arabia Saudita acuse a Qatar por sus vínculos con el extremismo cuando, evidentemente, no logró ordenar su propia casa «, dijo.
Riad y sus aliados del Golfo Pérsico han cortado lazos con Qatar e impuesto un bloqueo al país, acusándolo de apoyar el terrorismo y desestabilizar la región.
La embajada saudita en Londres ha reaccionado con enojo al informe de la Sociedad Henry Jackson y afirmó que sus conclusiones «son infundadas».
El informe difundido este miércoles llega en un momento en que la primera ministra británica, Theresa May, está bajo presión para publicar las conclusiones de la propia investigación del gobierno sobre la financiación extranjera del terrorismo.
La investigación gubernamental ha culminado, pero según dicen ciertos analistas los ministros siguen decidiendo su publicación.
Informes recientes dijeron que era probable que la primer ministra británica no liberara las conclusiones de la investigación por temor de que el mismo pueda afectar las relaciones con Arabia Saudita.
Sin embargo, el parlamentario británico, Dan Jarvis, dijo que el informe arroja luz sobre los lazos «muy preocupantes» entre Riad y el patrocinio del extremismo, e instó al gobierno a publicar su propio informe sobre el financiamiento externo.
Gran Bretaña debe utilizar todas las herramientas a su disposición para identificar «las redes que promueven y apoyan el extremismo y cerrar las redes financieras que lo financian», dijo.
A principios de este año, el gobierno británico aprobó $ 4.5 mil millones en licencias de exportación de armas a Arabia Saudita.
 
La premier May sostiene que las relaciones con el reino saudita son importantes para la seguridad y la economía británica, haciendo oídos sordos a los numerosos llamados de grupos de oposición y de derechos humanos para la suspensión inmediata de las exportaciones de armas del Reino Unido al régimen de Riad.
ptv / pi