ARABIA SAUDÍ: Autoridades saudíes condenan a muerte a 14 personas

Arabia Saudí ha condenado a la muerte a 14 personas, después de acusarlos de ataques contra la policía en la zona chií de Qatif en la Provincia Oriental.
Otras nueve personas fueron condenadas a penas de cárcel de 3 a 15 años y uno fue absuelto, según dijo su abogado defensor a la agencia de noticias Reuters.
Además dijo que 24 de los acusados ​​han estado aproximadamente unos tres años, acusados de portar armas y disparar a la policía.
Alrededor de 20 musulmanes chiítas y varios agentes de policía fueron asesinados durante las protestas organizadas entre los años 2011 y 2014.
Ademas de enrentar una dura politica represiva ejecutada por el gobierno saudí, los chiítas de Qatif y otras áreas también han sido blanco de ataques por parte del grupo terrorista Daesh desde 2014, en la que decenas han perdido la vida.
Los chiítas de Arabia Saudita se quejan debido a la discriminación sistemática que sufren en el reino, cuya mayoría practica el wahabismo, el cual es considerado como el caldo de cultivo para el surgimiento de grupos takfiris como Daesh y al-Qaeda.
Riad provocó una crisis diplomática y una protesta internacional después de ejecutar al prominente clérigo chiíta Sheij Nimr al-Nimr, junto a otras 46 personas en enero, desafiando los llamados internacionales para su liberación.
Organizaciones internacionales de derechos humanos han criticado al sistema judicial de Arabia Saudí, alegando sus practicas injustas.
Las condenas por terrorismo a veces recaen sobre manifestantes pacíficos y los cuales son torturados, según denuncian los organismos de defensa de derechos humanos.
A mediados de mayo, Human Rights Watch denunció a Arabia Saudita por la condena a 32 personas, acusadas de un supuesto espionaje a favor de Irán, señalando dicha acción como una «burla a la justicia.»
Las autoridades saudíes no permitieron a los demandados designar abogados para su defensa, y se les impidio acceder a los documentos judiciales necesarios para preparar la defensa después de más de tres años de detención e investigación.
PTV / PI