Arabia Saudí presenta proyecto de resolución antiraní ante ONU

  • Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

    Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

Arabia Saudí presentó el martes un proyecto de resolución al Consejo de Derechos Humanos de la ONU con el fin de intimidar a Rusia e Irán por apoyar al Gobierno legítimo de Siria.

El proyecto de resolución no vinculante, elaborado por Arabia Saudí y copatrocinado por Catar y ciertos países árabes, los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y otras potencias occidentales, fue presentado durante una reunión de la Tercera Comisión de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (AGNU), que se centra en los derechos humanos, según informó el martes Reuters.

Se espera que la citada resolución sea sometida a votación la próxima semana.

Sin nombrar explícitamente a Rusia, el proyecto condena los bombardeos contra las posiciones de la denominada “oposición moderada siria” y pide su cese inmediato insistiendo que pueden beneficiar solo al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) y otros grupos terroristas, como el Frente Al- Nusra.

La medida ha sido condenada por la representación siria en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar al-Yafari, que criticó a los países impulsores del proyecto, pues según sus palabras Arabia Saudí y Catar no tienen el derecho de ofrecer lecciones a nadie sobre derechos humanos.

A su juicio, la resolución busca “politizar” la situación de derechos humanos en Siria. La delegación iraní, a su vez, también condenó la medida calificándola de orientada y subjetiva.

Arabia Saudí en reiteradas ocasiones ha manifestado su preocupación de que la campaña militar de Rusia en Siria sea interpretada como una unión entre Moscú y la República Islámica de Irán, además, ha puesto en duda la seriedad de Irán y Rusia para buscar una solución política a la crisis siria.

Rusia inició el 30 de septiembre una campaña de bombardeos contra objetivos del grupo terrorista EIIL en el norte y centro de Siria, tras la petición de ayuda militar del presidente sirio, Bashar al-Asad y luego de la aprobación del Senado ruso.

Siria, desde marzo de 2011, sufre una gran crisis provocada por grupos armados que cuentan con el respaldo de algunos países como Arabia SaudíTurquía y EE.UU., con el objetivo de derrocar el Gobierno legítimo de Damasco.

La crisis siria ya se ha cobrado la vida de más de un cuarto de millón de personas, de acuerdo con las estadísticas del opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Los representantes de 17 países se dieron cita el pasado 30 de octubre en Viena para abordar la situación de Siria y tratar de encontrar una solución política que ponga fin a la crisis que aqueja a este país árabe.

Según el comunicado conjunto emitido tras la reunión realizada al respecto, las partes pidieron a la ONU que reúna a los representantes del Gobierno sirio y de la oposición para poner en marcha “un proceso político que conduzca a un gobierno creíble, inclusivo y no sectario seguido de una Constitución y unas elecciones nuevas”.

Las delegaciones de los países participantes durante los diálogos internacionales sobre la crisis de Siria en Viena, capital austríaca, 30 de octubre de 2015.

 

Relaciones Irán-Arabia Saudí

Las relaciones de Irán y Arabia Saudí se han oscurecido por las “peligrosas” relaciones entre Riad y sus aliados, principalmente el régimen de Israel y la agresión saudí a Yemen.

En reiteradas ocasiones, la República Islámica de Irán ha afirmado que su política exterior prioriza la restauración de la paz, la convivencia pacífica y una seguridad sostenible en el Oriente Medio.

El pasado mes de mayo, el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por países árabes ribereños al Golfo Pérsico) solicitó el establecimiento de relaciones cordiales con la República Islámica de Irán fundamentadas en el principio de “no intervención” en los asuntos internos de otros países.

Sin embargo, destacó el ministro catarí de Exteriores, Jaled bin Mohamad al-Attiyah, mientras los países miembros del Consejo buscan buenas relaciones con Irán, el rey saudí, Salman bin Abdelaziz Al Saud, aboga por hacer frente a las “amenazas extranjeras” que tratan de “expandir su control e imponer su hegemonía” en la región.

El pasado mes de septiembre, el vicecanciller iraní, Husein Amir Abdolahian, enfatizó que Irán desea lazos de amistad basados en el respeto mutuo con los países de la región, entre ellos Arabia Saudí: “Estamos dispuestos a dialogar con los (…) saudíes”.

mep/ktg/hnb