Arabia Saudí: Régimen Saudí condena con pena de muerte a 14 jóvenes chiítas

Mostrando 2.jpg
Un tribunal saudí ha dictado sentencias de muerte a más de una docena de jóvenes activistas chiitas de la región de Qatif, que ha sido el escenario de protestas pacíficas contra el régimen gobernante de Al-Saud en los últimos años.
El canal de televisión al-Manar informó que 14 personas fueron sentenciadas a muerte este jueves por la Corte Suprema de Riad por participar en las protestas contra el régimen Al Saud en la Provincia Oriental del reino, donde se encuentra la región de Qatif.
Según el informe, el proceso judicial previo a los veredictos tuvo lugar en el tribunal penal que se ocupa de casos relacionados con el terrorismo, un tribunal considerado por expertos legales como una herramienta del Ministerio del Interior para suprimir a los activistas de la oposición.
En tanto algunos de los acusados ​​han denunciado que durante las sesiones de audiencia fueron forzados a falsas confesiones mediante el uso de torturas físicas y psicológicas.
Los gobernantes de Riad han sido condenados por un grupo internacional de derechos humanos por usar la llamada «ley antiterrorista» para silenciar las voces críticas al reino. Ryad adoptó una versión revisada de la ley en 2014, lo que permite sanciones más duras para los acusados de terrorismo.
 
En mayo, el relator especial de la ONU para los derechos humanos y la lucha contra el terrorismo, Ben Emmerson, instó a Arabia Saudita a dejar de usar la ley contra las personas que ejercen pacíficamente sus derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión.

 

Los duros veredictos fueron emitidos en medio de la última ola de disturbios en la ciudad chií de Awamiyah en Qatif, que ha sido repetidamente atacada por las fuerzas del régimen durante las últimas semanas.
 
Qatif era el hogar del clérigo chií, el Sheij Nimr Baqir al-Nimr, un crítico abierto de las políticas sauditas, cuya ejecución en 2016 por el régimen de Riad provocó fuertes protestas en el país y en el extranjero, así como condenas internacionales generalizadas.
 
La Provincia Oriental, poblada por los chiítas, ha sido escenario de manifestaciones pacíficas desde febrero de 2011.
 
Los manifestantes han exigido reformas democráticas en el sistema politico, libertad de expresión, la liberación de los presos políticos y el fin de la discriminación económica y religiosa contra la región rica en petróleo, pero las marchas han sufrido una fuerte represión por parte de los militares saudíes.
 
ptv / pi