Argentinos indignados por nuevo centro financiado por Pentágono

  • Soldados estadounidenses durante un ejercicio militar.
Varios legisladores argentinos rechazan la instalación de un centro financiado por el Pentágono en la Patagonia, ya que, aseguran, servirá a EE.UU.

En los últimos meses, un grupo de legisladores argentinos ha expresado su rechazo a una propuesta para la construcción de un centro de asistencia en desastres naturales — financiado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos (Pentágono)— en la Patagonia argentina, según recogió el miércoles la agencia española Efe.

Los diputados argumentan su desacuerdo en que el proyecto no se realizará para prestar ayuda humanitaria y dar respuesta a situaciones de desastres naturales, como afirma el Gobierno provincial de Neuquén, sino que ayudará a Washington a controlar los recursos naturales del país suramericano.

Con el fin de evitar que se materialice la iniciativa, un grupo de los miembros de la alianza de partidos Frente Neuquino ha presentado un proyecto de ley que prohíbe la instalación de bases militares, científicas o de otro tipo que estén vinculadas al Gobierno de Estados Unidos en la Patagonia.

Entre dichos diputados, Mariano Mansilla ha denunciado esta semana que el referido centro tendrá el mismo objetivo de las “bases” del país norteamericano en Argentina: “tener el libre acceso y control de los recursos naturales que son altamente estratégicos”.

Acá en Neuquén no hay ni inundaciones ni terremotos. Pero sí hay una de las reservas de gas más grandes del mundo (…) Este centro será instalado en el único lugar de la provincia reservado para las operaciones petroleras, o sea, la base busca cuidar los intereses de las empresas petroleras norteamericanas en Neuquén”, dice Mariano Mansilla, un miembro de la alianza de partidos Frente Neuquino de Argentina, en rechaza a la construcción de un centro financiado por el Pentágono en la Patagonia.

 

“Acá en Neuquén no hay ni inundaciones ni terremotos. Pero sí hay una de las reservas de gas más grandes del mundo (…) Este centro será instalado en el único lugar de la provincia reservado para las operaciones petroleras, o sea, la base busca cuidar los intereses de las empresas petroleras norteamericanas en Neuquén”, dijo.

Por su parte, la embajada estadounidense en Argentina ha precisado que Neuquén estará a cargo de “la totalidad” del manejo del centro y que el Pentágono —en concreto el Comando Sur del Departamento de Defensa estadounidense— solo financiará el proyecto.

No obstante esas explicaciones parecen haber fracasado en calmar las preocupaciones al respecto. La mayoría de los opositores al proyecto temen que el centro sea el preludio de la construcción de una base militar por parte de EE.UU. en Patagonia.

En la misma línea, la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, anunció en febrero que la Administración para el Control de Drogas de de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) instalará una base militar en Argentina con el objetivo de ‘combatir el narcotráfico y el terrorismo’.

El pasado sábado, una fuente castrense informó de que el Ejército argentino rechaza crear bases militares estadounidenses en el país, afirmando que esto supondría “entrega desvergonzada de la soberanía nacional” a EE.UU.

tqi/ncl/mjs/rba