‘Asesor de Trump intentó culpar a Irán de ataque de Bengasi’

  • El recién nombrado asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Michael T. Flynn, a su llegada a la Torre Trump para reunirse con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en Nueva York. 17 de noviembre de 2016

    El recién nombrado asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Michael T. Flynn, a su llegada a la Torre Trump para reunirse con el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en Nueva York. 17 de noviembre de 2016

El exdirector de DIA de EE.UU., Michael Flynn, trató de implicar a Irán en los atentados radicales contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) en 2012.

El recién nombrado asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Michael T. Flynn, por el presidente electo estadounidense, Donald Trump, cuando ostentaba el cargo de director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa de Estados Unidos (DIA, por sus siglas en inglés), llegó a una conclusión días después de los ataques extremistas contra el complejo diplomático norteamericano en Bengasi, Libia, en 2012, que sorprendió a algunos de sus subordinados: “Irán ha desempeñado un papel importante en el ataque”.

En consecuencia, el teniente general Flynn, quien ocupó el cargo de director de la Agencia entre 2012 a 2014, dio órdenes explícitas a los trabajadores de DIA a que se pongan a investigar para poder implicar de alguna manera a Teherán en el caso, según citó el sábado el diario estadounidense The New York Times.

Todo ello, con el fin de demostrar que la Casa Blanca se equivocaba al señalar como verdaderos autores del ataque terrorista a los radicales extremistas locales.

Además, Flynn de este modo, quería poner sobre la mesa, las evidencias que mostraban que Al-Qaeda y el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) contaban con presencia en el norte de África, hecho que el presidente de EE.UU., Barack Obama, rechazaba categóricamente en aquel entonces.

En el asalto a la oficina consular, ocurrido 11 de septiembre de 2012, murieron cuatro funcionarios del consulado, incluido el propio embajador estadounidense, Christopher Stevens.

 

El rotativo, además, indica que la obstinada insistencia del general recordó a algunos funcionarios de DIA, de cómo la Administración del expresidente George W. Bush (2001-2009) se había propuesto a buscar sin descanso, relacionar al exdictador iraquí Saddam Husein, al igual que su país Irak con los atentados del 11 de septiembre de 2001, en Nueva York (EE.UU.), para tener un pretexto falso con la que lleve a cabo sus planes bélicos en la región de Oriente Medio.

Asimismo, el artículo señala que en alguna ocasión, Flynn mostraba su enojo contra sus trabajadores, gritándoles de que eran incapaces de entregar algún documento que pudiese incriminar a Irán en los ataques.

Desde la intervención militar extranjera con patrocinio de Washington y el posterior derrocamiento del exdictador Muamar Gadafi, Libia se encuentra en una crisis política con dos gobiernos y dos parlamentos que compiten por el poder, mientras los extremistas takfiríes luchan con ambas partes.

krd/rha/rba