Ataque aéreo de EEUU deja 41 muertos y 6 heridos en Libia

  • Un caza F-16 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

    Un caza F-16 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Mueren al menos 41 personas y otras 6 resultan heridas, civiles incluidos, en un ataque aéreo de EE. UU. en la ciudad de Sabratha, al oeste de Trípoli (capital libia).

El alcalde de la localidad, Husein al-Thwadi, ha comunicado este viernes que las aeronaves bombardearon a las 3.30 (hora local) el distrito de Qasr Talil, en el que residen trabajadores inmigrantes, por lo que la mayor parte de los víctimas son extranjeras.

Los aviones que han atacado Sabratha pertenecen a la Fuerza Aérea de Estados Unidos y tenían por objetivo al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), según The New York Times.

Según el diario estadounidense The New York Times, que cita fuentes norteamericanas bajo condición de anonimato, los aviones que han atacado Sabratha pertenecen a la Fuerza Aérea de Estados Unidos y tenían por objetivo al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

La mayor parte de los fallecidos, según el rotativo, serían takfiríes tunecinos vinculados con la rama de Daesh de la ciudad de Sabratha, localidad cercana a la frontera con Túnez.

Las fuerzas del Pentágono buscaban en particular al tunecino Noureddine Chouchane, al que consideran el “facilitador” de EIIL en Túnez y acusan de estar vinculado a dos atentados terroristas perpetrados el año pasado en el país norafricano.

Agentes de inteligencia intentan obtener la confirmación de la muerte de Chouchane en la operación, informa The New York Times.

Túnez se encuentra en estado de alerta desde el pasado 26 de junio, después de que dos hombres armados abrieran fuego en el hotel Imperial Marhaba y en el vecino Muradi Palm Marinay, en la localidad de Port El Kantaui, cerca de la ciudad oriental de Susa. Dicho ataque, reivindicado por el EIIL, dejó al menos 39 muertos, entre ellos muchos turistas extranjeros.

Socorristas y médicos tunecinos trasladan un cuerpo cubierto en la ciudad turística de Susa, un popular destino turístico a 140 kilómetros al sur de la capital de Túnez, 26 de junio de 2015.

 

Además, los extremistas aceptaron la autoría de otro atentado, en el que un grupo de hombres armados había atacado el museo del Bardo el 18 de marzo anterior. Según el premier tunecino, el ataque segó la vida de al menos 19 personas, entre ellas 17 turistas extranjeros.

bhr/mla/nal