Bahrein: Bahreiníes celebran más manifestaciones en repudio a la represión mortal del régimen de Al Khalifa

Mostrando 1.jpg
Ciudadanos bahreiníes han protagonizado más manifestaciones en todo el país en protesta por la reciente represión mortifera del régimen de Al Khalifa en la sitiada localidad de Diraz, donde se encuentra el líder espiritual de la mayoría chiíta del país, el Sheij Isa Qassim.
 
El jueves por la noche, los manifestantes bahreiníes salieron a las calles en varias ciudades para condenar la represión mortal del martes ejecutada por los militares de Bahrein en Diraz, que mató a cinco seguidores del Sheij Qassim.
 
Sin embargo, las manifestaciones pacificas se trastocaron en violentas cuando las fuerzas del régimen bahreiní intervinieron e intentaron dispersar a los manifestantes. Nueve arrestos fueron hechos durante las escaramuzas.
 
El 23 de mayo, las fuerzas bahreiníes atacaron a Diraz, que estuvo bajo el asedio militar durante casi un año, e irrumpieron en la casa del Sheij Qassim.
 
Durante la redada, las fuerzas del régimen mataron al menos a cinco manifestantes, hirieron a decenas de personas y arrestaron a otras más de 280, durante la represión en Diraz, que tuvo lugar poco después de una reunión entre el presidente estadounidense Donald Trump y el rey bahreiní Hamad bin Isa Al Khalifah en Riad, capital del reino saudí.
 
La nueva oleada de protestas contra el régimen estalló el 21 de mayo, cuando un tribunal de Bahrein condenó al jeque Qassim por la recaudación ilegal de fondos y el lavado de dinero. El clérigo fue condenado a un año de cárcel y ordenado pagar $ 265,266 en multas.
El año pasado, el clérigo también fue despojado de su ciudadanía, provocando reiteradas protestas fuera de su residencia en Diraz.
El miércoles, el Ministerio del Interior de Bahrein advirtió a los manifestantes contra la celebración de más manifestaciones, pero la severa advertencia no ha podido poner fin a las marchas contra el gobierno en todo el reino.
El ataque mortal de Diraz ha provocado fuertes reacciones de indignación de destacados grupos de derechos humanos, con Amnistía Internacional pidiendo una investigación independiente sobre el uso “fuerza excesiva” del régimen bahreiní.
La organización Human Rights First, con sede en Nueva York, instó también a la administración Trump a condenar a los militares de Bahrein por la represión mortalmente en Diraz.
 
En una muestra de solidaridad con el Sheij Qassim y sus partidarios, el pueblo iraquí se manifestó este miércoles frente a la embajada de Bahrein en Bagdad para condenar el ataque de Diraz.
 
Los iraníes también están dispuestos a celebrar marchas similares en diferentes ciudades después de las oraciones del viernes.
El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo que el derramamiento de sangre fue “alentado” en el encuentro entre el presidente de Estados Unidos con los déspotas durante la visita a Arabia Saudita a principios de esta semana, donde Trump prometió que las relaciones de Washington con Manama mejorarían.
Como reacción ante los acontecimientos, Alemania también dijo que ha estado “siguiendo con preocupación los últimos acontecimientos en Bahrein, que se cobraron la vida de cinco personas”.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania instó, en un comunicado emitido el jueves, a todas las partes a “trabajar por la coexistencia pacífica y volver al camino del diálogo nacional”.
Esto se produce en tanto Arabia Saudita, que ha estado ayudando a los militares de Bahrein en su represión contra las protestas pacíficas desde 2011, ha defendido las brutalidades del régimen de Al Khalifa en Diraz.
Bahrein ha llevado a cabo una ofensiva represiva contra la actividad política de la oposición, desde que un levantamiento estalló en 2011 contra el régimen gobernante de Al Khalifah por manifestantes de la mayoría musulmana chiíta.
ptv / pi