BAHREIN: Países del Golfo apoyan politica represiva del régimen contra movimiento democrático bahreiní

El Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) reafirmó hoy su apoyo a la seguridad y estabilidad de Bahrein, en momentos en que el Reino Unido construye aquí su primera base naval permanente en Medio Oriente. Abdullatif bin Rashid Al-Zayani, secretario general del bloque de seis naciones árabes, de la que este reino es miembro, encomió los esfuerzos de Manama por blindarse frente a la subversión externa, y los complots y amenazas de organizaciones terroristas para desestabilizar al país.

El titular del CCG manifestó a la agencia oficial BNA el respaldo a los programas del ministerio del Interior bahreiní para capturar a los que este reino tilda de terroristas e instigadores que amenazan la seguridad nacional.

Mencionó recientes decomisos por parte de la policía de gran cantidad de armas y explosivos que supuestos opositores intentaban entrar ilegalmente al país, y los atribuyó al avanzado nivel de coordinación y cooperación en materia de seguridad entre los ministerios del Interior del CCG.

Al-Zayani se pronunció a favor de promover un sistema unificado de seguridad entre las carteras del Interior de Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Omán,, Kuwait y Qatar, a la vez que abogó por estrechar la cooperación con otras instancias internacionales afines.

El secretario general del CCG, que asistió a la 11 edición del Diálogo de Manama, se entrevistó aquí con la ministra de Defensa de Alemania, Ursula von der Leyen, para revisar medios de impulsar y consolidar las relaciones bilaterales, además de tratar asuntos regionales y globales.

Otra de las personalidades occidentales llegadas a la capital bahreiní para el mencionado foro de debates fue el secretario británico de Asuntos Exteriores, Philip Hammond, quien habló de seguridad, peligro terrorista y necesidad de colaboración entre Europa y los estados del Golfo.

Hammond, acompañado de personal naval británico, colocó junto con el canciller bahreiní, jeque Khalid bin Ahmed Al Khalifa, la piedra fundacional de la HMS Juffair en el Puerto Mina Salman, la primera base permanente de la Armada de Gran Bretaña en Medio Oriente.

La instalación, que se sumará a la que ya tiene en este país la Quinta Flota estadounidense, es desarrollada para apoyar el despliegue de la Armada Real en el Golfo, lo que Londres describió como prueba de su compromiso con esta región y garantía para el futuro.

Según el titular británico, la base -por la cual Bahrein pagó la mayoría de los 23 millones de dólares que costará su construcción- también asegurará la presencia sostenida de su país en el este de Suez y permitirá trabajar con sus aliados para reforzar la estabilidad en el Golfo y más allá.
PL
Integrar imagen