Ban Ki-moon: Retirar a Riad de la lista negra fue una de las ‘más dolorosas’ decisiones

 

FOTO DE ARCHIVO

El secretario general de la ONU admite haber recibió amenazas para quitar a Arabia Saudí de una lista negra del ente y considera que ha sido una de las decisiones más duras que ha tomado como político.

La decisión de retirar a la coalición liderada por Arabia Saudí de la lista negra “fue de las más difíciles y dolorosas que jamás tomé”, ha declarado este jueves Ban Ki-moon, quien ha denunciado las “presiones injustificadas” de Riad y sus aliados para retirar a la coalición militar que lleva a cabo una ofensiva en Yemen de una lista de países y organizaciones acusados por la muerte de menores en conflictos armados.

En este sentido ha añadido que “es inaceptable” que los Estados miembros ejerzan “una presión indebida”, ya que, ha insistido, el escrutinio es una parte natural y necesaria de la labor de las Naciones Unidas.

(La decisión de retirar a la coalición que lidera Arabia Saudí en Yemen de la lista negra) fue de las más difíciles y dolorosas que jamás tomé”, asegura el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Arabía Saudí entró en un principio en la lista negra de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) después de que el pasado jueves se publicara un informe sobre las atrocidades que Arabia Saudí y sus aliados están cometiendo contra los niños —tortura, asesinatos, mutilaciones— en su ofensiva contra Yemen.

A pesar de ello, el ente puso en duda su credibilidad el lunes, al quitar a Arabia Saudí de su lista negra; decisión que fue objeto de varias críticas de los grupos de derechos humanos, incluidos la Amnistía Internacional (AI), Oxfam y Human Rights Watch (HRW, por sus siglas en inglés).

 

El cambio de postura del ente internacional se debió, según han indicado varias fuentes diplomáticas y tal y como ha confirmado Ban, a las amenazas de Riad y un gran número de países aliados de “suprimir el financiamiento de varios programas de la ONU”, entre ellos el de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés), algo que, de acuerdo con el secretario general de la ONU, haría “que otros millones de niños sufrieran gravemente”.

Conforme a fuentes diplomáticas de la ONU, la Organización de la Cooperación Islámica (OCI) y la Liga Árabe (LA) también fueron movilizadas en favor del retiro de Riad de dicha lista y distintos aliados realizaron un verdadero chantaje a Ban con “intimidación, amenazas y presiones”.

El embajador saudí ante la ONU, Abdalá Mualimi, ha negado de inmediato haber ejercido presión y ha alegado que únicamente advirtieron de que ser incluidos en la lista negra “repercutirá en las relaciones”. Aunque ha afirmado que la decisión de ser retirados de la lista es “irreversible y sin condiciones”, el secretario general ha enfatizado que la medida es previsoria y que el contenido del informe “no cambiará”.

snr/ncl/rba