Bolivia critica injerencia de Iglesia y le pide atender abusos

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, pronuncia un discurso en Santa Cruz (Bolivia), 31 de agosto de 2018. (Foto: AFP)

El Gobierno boliviano insta a la Iglesia católica a que se abstenga de injerir en política y opte por preocuparse por las denuncias de abusos sexuales.

“Más bien yo recomendaría a algunos de esos jerarcas, no son todos, que en vez de preocuparse por hacer política, se preocupen por limpiar las denuncias que hay al interior de la Iglesia sobre la presencia de curas que abusan sexualmente”, ha afirmado este viernes el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, en momentos en que el Gobierno asegura que existen “numerosos casos” de abuso por parte de sacerdotes pedófilos.

Las declaraciones de García Linera tienen lugar después de que integrantes religiosos de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) criticaran la decisión del presidente de Bolivia, Evo Morales, de postularse para un cuarto mandato (2020-2025), pues consideran que no respetó el referéndum popular de 2016, en el que su candidatura fue rechazada.

A principios de diciembre, la CEB cuestionó en un comunicado remitido al Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia el que a Morales se le haya habilitado para concurrir a las elecciones primarias que se celebrarán en enero de 2019, a pesar de las demandas de la oposición, que lo consideraban un proceder ilegal.

Por otro lado, a pesar de que el vicepresidente boliviano ha calificado la relación del Gobierno con el papa Francisco y el cardenal boliviano Toribio Ticona de “muy buena”, ha señalado que eso mismo no sucede con “algunos prelados jerarcas que están acostumbrados a hacer política”.

La oposición boliviana lleva a cabo una violenta movilización contra la repostulación de Morales. No obstante, el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) la habilitó tras un recurso interpuesto por sectores sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS)  —formación que lidera Morales— sobre la base del derecho a elegir y ser elegido que establece la Convención Americana de Derechos Humanos.

En noviembre, el gobernante MAS inscribió su binomio ante el TSE, conformado por Morales y García Linera, para las primarias que se celebrarán el 27 de enero de 2019.

El jefe del Gobierno boliviano ha asegurado que ganará los próximos comicios presidenciales.

jrd/anz/mtk/mjs