Bolivia: Presidente Morales acusa a Alcaldía de Cochabamba y Comité Cívico de defender el narcotráfico

Mostrando 13.jpg

El presidente boliviano Evo Morales acusó a la Alcaldía de Cercado y al político Comité Cívico de Cochabamba de “defender al narcotráfico”, en el fondo de la inopinada huelga contra la Ley de Sustancias Controladas que se registra el jueves en esa ciudad central a 400 km al este de La Paz, y de “usar y engañar” a los chóferes que se tomaron calles y avenidas.


En manos del conservador José María Leyes, “la Alcaldía de la ciudad de Cochabamba defiende ahora el narcotráfico”, afirmó Morales en declaraciones a la ABI.

“Junto al Comité Cívico, la Alcaldía, engañando, usando a los transportistas, hacen una huelga contra la Ley de Sustancias Controladas. Son, entonces, los verdaderos defensores del narcotráfico. Parece (la de la Alcaldía de Leyes) una lucha enmascarada contra las leyes que combaten el narcotráfico”, lamentó el jefe de Estado.

Al convocar a una protesta contra la Ley de Sustancias Controladas, la Alcaldía y el Comité Cívico se convierten en “los verdaderos defensores del narcotráfico; parece una lucha enmascarada contra la ley contra las drogas”, agregó.

El mandatario hizo notar que su oposición de derechas perdió la línea cuando atacó, la semana pasada, la puesta en vigencia de la Ley de la Hoja de Coca, que homologó el cultivo de 22.000 hectáreas en los Yungas y en el Chapare y, días después, se opone a la Ley de Sustancias Controladas o precursores para la fabricación de drogas que, tras recibir la aprobación de la Asamblea Legislativa, se ponía en trance de promulgación.


La protesta, sostenida parcialmente por los chóferes del transporte público, tornó irregulares las actividades en la ciudad de Cochabamba, la cuarta más poblada de Bolivia.

El Presidente recordó que en 1988, en medio de los gobiernos de derechas, la Organización de Naciones Unidas (NNUU) contó 55.000 hectáreas de coca en Bolivia, casi 4 veces más de que lo permitía la derogada Ley 1008.

Morales, cuyo ministro de Gobierno, Carlos Romero, explicó a principios de semana a la comunidad internacional, reunida en Viena, el carácter de la Ley de la Hoja de Coca, que ratificó los cultivos de los Yungas y homologó el cato de coca en el Chapare, vigente desde 2007, dijo que Bolivia ha defendido, nada más, su identidad y dignidad.

“Hemos defendido la planta milenaria, la “Mamacoca”, madre de la dignidad, dueña de nuestra identidad”, afirmó el gobernante indígena de izquierdas.

La huelga en Cochabamba se mantuvo pese a que el Legislativo boliviano reformó la víspera, ante de aprobar la Ley de Sustancias Controladas, los artículos 49, 68, 76, 91 y una disposición adicional,  que vulneraban la presunción de inocencia y el debido proceso, de acuerdo con representantes de  los gremios de transportistas.
abi