Bolivia y Rusia firman convenio de proyecto de energía nuclear

  • El ministro boliviano de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, informa el convenio del proyecto nuclear con Rosatom.

    El ministro boliviano de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, informa el convenio del proyecto nuclear con Rosatom.

La Corporación Nuclear Estatal Rusa (Rosatom) y el Gobierno de Bolivia firmaron el jueves un convenio de cooperación para el desarrollo de energía nuclear de uso civil, informan fuentes oficiales.

Rosatom tiene intención deINSTALAR un centro de investigación nuclear y capacitación de personal para desarrollar energía nuclear con fines pacíficos, declaró el jueves el ministro boliviano de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez. El acuerdo debe acabar hacia 2025, agregó Sánchez.

Rosatom hará un acompañamiento al proyecto de energía nuclear que básicamente es el centro de investigación de energía nuclear que tiene temas científicos relativos a la industria, a la capacitación y al sector de la investigación”, dijo el ministro boliviano de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez.

El funcionario subrayó que el proyecto boliviano transformará la matriz energética del, aportando tanto electricidad y tecnología para luchar contra el cáncer como desarrollo de las investigaciones en los campos de la geología y los hidrocarburos.

“Rosatom hará un acompañamiento al proyecto de energía nuclear que básicamente es el centro de investigación de energía nuclear que tiene temas científicos relativos a la industria, a la capacitación y al sector de la investigación”, dijo Sánchez.

El Gobierno boliviano tiene intención de convertir el país en uno de los mayores productores de energía de la región, según aseguró recientemente el presidente Evo Morales, tras inaugurar el proyecto de gas Banda Azul. Morales anunció que en 2015 se empezará a construir una central nuclear de uso civil en el departamento de La Paz (oeste) con una inversión de 2 mil millones de dólares que se prevé concluya en 2025.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, participa en las pruebas iniciales de la refinería Gualberto Villarroel, en la región de Cochabamba (centro), 13 de septiembre del 2014.

 

La inauguración del proyecto hidroeléctrico Banda Azul tuvo lugar poco después de la apertura de la planta separadora de líquidos “Carlos Villegas”, una de las tres plantas más grandes de Latinoamérica, que abre una nueva era de los hidrocarburos en Bolivia y constituye la obra de ingeniería más importante de la historia del país andino amazónico.

En el marco de planificación de primer Centro de Investigación y Desarrollo de Energía Nuclear, en Mallasilla (La Paz), Bolivia informó el pasado 4 de octubre de que ha decidido construir el centro nuclear en otra zona del país, tras oponerse al proyecto la población de la citada zona. Sánchez prometió el jueves próximas explicaciones sobre los beneficios del proyecto.

El traslado se produce después de que, el pasado 6 de septiembre, habitantes de la zona de Mallasilla se manifestaran contra la instalación del centro de investigación nuclear en las afueras de La Paz, alegando posibles efectos negativos para la agricultura y a la ganadería de la zona.

La zona de Mallasilla, en las afueras de La Paz (Bolivia).

 

La planificación del centro tomó cuerpo el año pasado, y Bolivia ha firmado ya acuerdos para desarrollarlo con Francia y Argentina, además de que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha prometido que ayudará al país sudamericano  a alcanzar los estándares mundiales de seguridad.

La cooperación rusa en esta materia comenzó ya en junio de 2014, tras una reunión celebrada en Brasil entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su par boliviano, Evo Morales.

fbq/mla/rba