Brasil: «No podemos admitir que los estadunidenses se metan en América del Sur»

imagen.png

El candidato presidencial brasileño , Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), remarcó este lunes en una entrevista radial la necesidad de que los países de América del Sur eviten la influencia de Estados Unidos.

¿Por qué no hay paz en Medio Oriente? Por el petróleo. No podemos admitir que los estadunidenses se metan en América del Sur, tenemos que resolver nuestros problemas con nuestras propias fuerzas, dijo Haddad en entrevista con Radio Capital, al preguntarle sobre una solución para la crisis de Venezuela.

El candidato, quien no es favorito en las encuestas con miras a la segunda vuelta del próximo día 28, se manifestó contrario a una intervención militar en Venezuela y favorable a una salida pacífica para la crisis del vecino país.

No podemos correr el riesgo de declararle la guerra a Venezuela, mucho menos admitir la instalación de una base militar estadunidense en Brasil. no podemos admitir eso, subrayó.

Su rival, Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), no descarta una intervención militar para apartar al presidente de ese país, Nicolás Maduro, del poder.

Haddad aseguró que la guerra no es la solución y que, en su opinión, habría que buscar una salida pactada con países como Argentina, Colombia y Bolivia, y foros como la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos.

El candidato de izquierda, quien sustituyó al encarcelado ex gobernante Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) en la carrera por la presidencia, también negó las acusaciones de que con un eventual gobierno del PT el país vaya a convertirse en otra Venezuela, argumento muy recurrente entre sus adversarios.

En nuestros 13 años de gobierno nunca hubo una postura que chocara con la democracia, al contrario; siempre la fortalecimos, no como Bolsonaro, que siempre ha hecho apología de la dictadura y de la tortura, afirmó.

Reconoció que el PT cometió errores durante sus 13 años de gobierno, aunque eludió mencionar los casos de corrupción que salpicaron a su partido durante las administraciones de Lula (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016).

El fuerte rechazo al PT de gran parte de la población es visto como elemento crucial para el auge electoral de Bolsonaro, candidato criticado por su agresivo discurso antisistema y sus insultos a mujeres, negros y homosexuales.

El primer sondeo publicado por la encuestadora Datafolha después de la primera vuelta del pasado 7 de octubre pronostica un triunfo de Bolsonaro en la segunda ronda con 58 por ciento del voto válido, frente a 42 por ciento de Haddad. Mientras, Ibope da al ultraderechista 59 por ciento y 41 al petista.

En otra entrevista, ésta con el diario español El País, Haddad se manifestó confiado en remontar estas cifras.

Mientras, Bolsonaro, en una visita a un cuartel policial de Río de Janeiro, dijo: lo que sucede con la criminalidad aquí no ocurre en ningún lugar del mundo, sino en países que están en proceso de decadencia total, como Venezuela, y prometió luchar para preservar la vida humana de las personas de bien, como los policías.

lj