BRASIL: Presidenta Rousseff descartó que vaya a renunciar y acusó a la oposición de ser “un tanto golpista”

http://www.telam.com.ar/advf/imagenes/editadas/545ce2c61511b_510x340.jpg
La presidenta de Brasil desafió a los que impulsan su salida prematura del poder a probar que se quedó con “una moneda de dinero sucio” y descartó cualquier posibilidad de renunciar al cargo, que caduca en diciembre de 2018.
El dirigente opositor brasileño Aécio Neves dijo que las declaraciones de la presidenta Dilma Rousseff responden a una estrategia para “inhibir a las instituciones”, luego de que la mandataria acusara a la oposición dejando en claro que de ninguna manera va a renunciar a su mandato.
“El discurso del golpe que tuvo hoy la presidenta, repetida por sus ministros y el PT, no es más que parte de una estrategia planificada para inhibir la acción de las instituciones y la prensa brasileña en un momento en el que pesan sobre la presidenta y su partido denuncias de mayor gravedad “, dijo el senador y actual presidente nacional del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

En una entrevista publicada hoy por el diario Folha de Sao Paulo, Rousseff dijo que no dimitiría de su cargo porque no tiene la culpa de la malversación de fondos en Petrobras y añadió que ve una “oposición un tanto golpista” cuando se dice que no se completará su mandato.

“Yo no voy a caer. No se la voy a poner fácil, es la lucha política”, sentenció la mandataria y agregó: “No hay base para que yo caiga, que intenten. Si hay una cosa de la que no tengo miedo es de eso, no me atemorizan”, resaltó con el dedo levantado.

Neves afirmó luego que el discurso del PSDB “todo lo contrario a lo que dice el PT” y que los petistas “no reconocen los instrumentos de la democracia”.

Más tarde, el opositor se refirió en una entrevista con O Globo a la reacción de la presidenta tras los discursos de los socialdemócratas en la convención nacional del partido que se realizó el pasado fin de semana, y en la que deslizaron que “estaban listos para gobernar”.

“Ella se asustó. ¡Observen el nivel de inestabilidad emocional y política de nuestra presidente emocional!”, sentenció el senador. “ Yo no creí que nuestra convención dejaría presidenta Dilma tan asustada”, agregó.

“Si hay una cosa a la que no le tengo miedo es a eso (a la destitución). No cuentes con que me vaya a poner nerviosa, con miedo.

No me atemorizan. “Ellos confundieron los deseos con la realidad”, subrayó la gobernante, cuyos índices de popularidad se encuentran por debajo del 10 por ciento.

La presidenta también abordó en la entrevista los rumores de suicidio que semanas atrás se deslizaron por las redes sociales y recordó que ni siquiera cuando fue torturada por la dictadura pensó en quitarse la vida.

“El otro día publicaron que yo había intentado suicidarme, que estaba traumatizada. No apuesten por eso. Fue cien mil veces peor ser presa y torturada. Vivimos en una democracia, no hay motivo para pensar que esto sea una tortura. No lo es. Es una lucha para construir un país”, precisó.

Cuestionada por las críticas vertidas por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Siva contra su gestión, Rousseff reiteró que respeta todas las opiniones de su padrino político: “Él tiene todo el derecho de decir dónde está y dónde cree que yo estoy”.

No obstante, discrepó con el presidente cuando este afirmó que Rousseff se encuentra en el “volumen muerto”, término como se denominan en Brasil las reserva técnica de los embalses.

“No estoy en volumen muerto. Estoy luchando incansablemente para superar un momento bastante difícil en la economía del país”, añadió.

Parte de la oposición que lidera Neves, candidato derrotado en las elecciones del año pasado, asumió una posición radical y promueve la apertura de un juicio político a la presidenta debido a prácticas contables cuestionadas por el organismo de control vinculado al Congreso denominado Tribunal de Cuentas de la Unión, que ha objetado la prestación de las cuentas públicas referidas al 2014 por parte del Poder Ejecutivo.

Russeff elogió al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de su aliado el vicepresidente Michel Temer, y descartó cualquier indicio de ruptura tal como lo señalaron varios analistas en la prensa local.

Telám