CHINA: Cancilleria china reafirma su rechazo al arbitraje sobre Mar Meridional de China

http://www.cambio.bo/sites/default/files/styles/galleryformatter_slide/public/field/image/Zonas%20de%20conflicto%20en%20el%20Mar%20Sur%20de%20China.%20Foto%20DUCH.jpg?itok=gTPrLOJ9
China reiteró este lunes que no aceptará ni participará en los procedimientos de arbitraje iniciados unilateralmente por Filipinas.
La posición de China está plenamente fundamentada en la legislación internacional y no cambiará, dijo la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, en un comunicado de prensa.
Filipinas presentó su caso de arbitraje en La Haya a principios de 2013.
El Tribunal de Arbitraje del Mar Meridional de China, establecido a solicitud de Filipinas, concluyó la audiencia sobre la Jurisdicción y Admisibilidad el 13 de julio y difundió recientemente la transcripción de la audiencia.
El Tribunal de Arbitraje decidió proporcionar a China la oportunidad de comentar por escrito para el lunes 17 de agosto de 2015 cualquier cosa de lo dicho en esta Audiencia sobre Jurisdicción y Admisibilidad.
Hua dijo que China ha puesto en claro su posición en el “Documento de Posición del Gobierno de la República Popular China sobre el Asunto de la Jurisdicción en el Arbitraje sobre el Mar Meridional de China Iniciado por la República de Filipinas” con fecha 7 de diciembre de 2014, el cual también declaró que el Tribunal de Arbitraje no tiene jurisdicción sobre este caso.
La portavoz señaló que ha habido un acuerdo de largo tiempo entre China y Filipinas para resolver sus disputas en el Mar Meridional de China a través de consultas y negociaciones.
La Declaración Conjunta entre la República Popular China y la República de Filipinas respecto a las consultas sobre el Mar Meridional de China y Otras Áreas de Cooperación, emitida el 10 de agosto de 1995, establece que ambas partes “acordaron acatar” los principios de que “las disputas se resolverán de manera pacífica y amigable a través de consultas con base en la igualdad y el respeto mutuo” (Punto 1); que “se adoptará un proceso gradual y progresivo de cooperación con la intención de negociar eventualmente una solución a las disputas bilaterales” (Punto 3); y que “las disputas serán resueltas por los países directamente involucrados sin perjuicio a la libertad de navegación en el Mar Meridional de China”, (Punto 8).
Los dos países también reafirmaron resolver sus disputas a través de negociaciones y consultas en una serie de documentos bilaterales, incluida la Declaración Conjunta de la Reunión del Grupo de Expertos de China y Filipinas sobre las Medidas de Construcción de Confianza de 1999, la Declaración Conjunta entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de la República de Filipinas sobre el Marco de la Cooperación Bilateral en el Siglo XXI del 2000, el Comunicado Conjunto de la Tercera Reunión del Grupo de Expertos China-Filipinas sobre las Medidas de Construcción de Confianza del 2001, el Comunicado Conjunto entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de la República de Filipinas de 2004, y la Declaración Conjunta entre la República Popular China y la República de Filipinas de 2011, dijo Hua.
China y los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), incluida Filipinas, firmaron la Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar Meridional de China (DCP) el 4 de noviembre de 2002.
Hua citó el Artículo 4 de la DCP que establece que las partes involucradas resolverán sus disputas territoriales y jurisdiccionales por medios pacíficos, “a través de consultas amistosas y negociaciones entre los Estados soberanos directamente involucrados”, de acuerdo con “los principios universalmente reconocidos del derecho internacional”, incluida la Convención de Naciones Unidas de 1982 sobre el Derecho del Mar (Unclos).
En 2006, China hizo una declaración para el cumplimiento del Artículo 298 de la Unclos, excluyendo las disputas respecto a asuntos como los relacionados con la delimitación marítima de los procedimientos obligatorios de solución de disputas establecidos por la Unclos, incluido el arbitraje, dijo Hua.
Filipinas violó los consensos alcanzados con China y los compromisos que asumió en la DCP, ignoró que el problema clave en la disputa del Mar Meridional de China se relaciona con la soberanía territorial y confundió los derechos e intereses marítimos, indicó.
La presentación unilateral de Filipinas de las disputas correspondientes al arbitraje obligatorio, en contravención al consenso reafirmado reiteradamente con China, así como su entendimiento en la DCP y respecto al hecho de que la esencia de las disputas entre China y las Filipinas está en las disputas sobre la soberanía territorial y la superposición de los derechos e intereses marítimos, constituye una violación al derecho internacional, un abuso al procedimiento legal internacional, y una severa infracción a los derechos legítimos que China goza como Estado soberano y Estado parte de la Unclos, sostuvo Hua.
El impulso unilateral y obstinado del procedimiento arbitral por parte de Filipinas, en un intento por negar la soberanía territorial de China y sus derechos e intereses marítimos en el Mar Meridional de China, y para presionar a China para que asuma compromisos respecto a los asuntos correspondientes, no es sólo un sueño imposible que no llevará a nada, sino que también pondrá en riesgo la integridad de la Unclos y socavará seriamente el orden del derecho marítimo internacional, afirmó la vocera.
La portavoz exhortó a Filipinas a respetar los derechos de China, protegidos por el derecho internacional, de elegir los medios de solución de disputas, y regresar al camino de resolver las disputas sobre el Mar Meridional de China a través de negociaciones y consultas.
PD