CHINA: Ministerio de Defensa asegura que se mantiene inalterable compromiso con la paz tras reforma militar

El plan de China para reorganizar la estructura administrativa militar y el sistema de comando actuales no afectará a la política de defensa del país, que es «de naturaleza defensiva», señaló hoy viernes el portavoz del Ministerio de Defensa Nacional, Yang Yujun.
En una rueda de prensa, Yang indicó que «las fuerzas armadas chinas siempre serán un fuerza firme para salvaguardar la paz mundial y la estabilidad regional», después de que el presidente chino, Xi Jinping, anunciara el jueves que todas las fuerzas armadas de China serán supervisadas y controladas por el máximo órgano militar, la Comisión Militar Central (CMC).
Los actuales comandos regionales militares serán reagrupados en unos nuevos comandos de las zonas de batalla bajo la CMC, dijo Xi ayer jueves en una reunión a la que asistieron más de 200 oficiales militares de alto rango.
El anuncio de Xi de septiembre de que el ejército recortará 300.000 efectivos «ha vuelto a demostrar la resolución de China de perseguir el camino del desarrollo pacífico», subrayó Yang cuando le preguntaron si la reforma significa ajustes en la política de defensa nacional.
La medida tiene como objeto «obtener avances en la administración militar y el comando operativo conjunto, optimizar la estructura castrense, reforzar los sistemas de política y la integración civil-militar y construir un ejército moderno con características chinas capaz de ganar las guerras basadas en la informática».
La reunión, un «hito en el desarrollo militar de China», es una señal de la profundización de la defensa nacional y la reforma castrense, señaló el portavoz, citando los profundos y complicados cambios en la situación internacional, la necesidad de defender y desarrollar el socialismo con características chinas y el avance coordinado de la disposición estratégica de los Cuatro Integrales (concepto político presentado por el presidente Xi) como razones de la reforma.
«La reforma se centra en eliminar las barreras sistemáticas que han estorbado la construcción militar, con el fin de promover la modernización del ejército y desarrollar la capacidad de combate de las tropas», subrayó Yang.
La reorganización contribuirá a crear unas fuerzas militares fuertes que se ajusten al estatus internacional de China y a los intereses de seguridad nacionales, y que proporcionen una garantía al «Sueño chino» de rejuvenecer la nación china.
Yang señaló que la reforma también destaca la importancia de regular el poder en el sistema militar, exigiendo un estricto mecanismo para supervisar el uso del poder. Los poderes de toma de decisión, aplicación de la ley y supervisión deben permanecer separados y distribuidos de manera que garantice que los cuerpos operan separada y coordinadamente, controlándose entre sí.
Se creará una nueva comisión de inspección disciplinaria dentro de la CMC, y las autoridades enviarán inspectores disciplinarios a los departamentos de la CMC y las regiones de comando, según el plan de reforma.
La CMC también contará con una auditoría y una comisión de asuntos políticos y legales. El uso independiente y justo del poder jurídico por parte de los tribunales y fiscalías militares será garantizado mediante reajustes del sistema jurídico militar.
Yang subrayó la importancia de promover el desarrollo integrado de los sectores militar y no militar, así como de la economía y la defensa.
Para ello, el plan requiere un sistema de gestión y operación que integre el grupo directivo estatal, la coordinación entre los sectores militar y no militar y las reglas de mercado.
Yang recordó que la reforma presta mucha importancia a la gestión y recolocación de veteranos, que son valiosos para el Partido y la nación. Los veteranos han realizado un estricto entrenamiento y llevado a cabo importantes tareas, y gozarán consecuentemente de especiales políticas de empleo tras su traslado o jubilación.
PD