Cientos de personas homenajean a afroamericana ahorcada en cárcel

  • Funeral de Sandra Bland. El 25 de julio de 2015, pueblo de Lisle

    Funeral de Sandra Bland. El 25 de julio de 2015, pueblo de Lisle

Cientos de estadounidenses participaron el sábado en el funeral de Sandra Bland, joven afroamericana encontrada muerta en una cárcel de Texas, sureste de EE.UU., tres días después de su arresto.

Congregados en el pueblo de Lisle (Chicago, estado de Illinois), en el que creció Sandra Bland, los participantes rindieron homenaje a esta mujer que “siempre se negaba a ser sometida y silenciada”.

Estamos contentos de que encontrase su voz, de que encontrase su cometido en la justicia social”, afirma la reverenda Theresa Read.

Estamos contentos de que encontrase su voz, de que encontrase su cometido en la justicia social”, declaró la reverenda Theresa Read después de señalar que “este servicio será de celebración. Celebraremos la vida de Sandy Bland”.

Bland (28 años) fue detenida el pasado 10 de julio después de supuestamente no haber señalizado correctamente un cambio de carril cuando conducía.

Tres días después fue hallada muerta en su celda. Las autoridades, por su parte, afirman que se suicidó ahorcándose con una bolsa de plástico.

Sin embargo, su madre, Geneva Reed-Veal, rechaza la teoría de un presunto suicidio y reitera que Sandra le había asegurado que su cometido en la vida era parar las injusticias contra los negros en el sur del territorio norteamericano.

Además, llamó a las autoridades a investigar para aclarar lo que pasó a su hija, reiterando que ella “no se quitó la vida allí”, puesto que acababa de encontrar un nuevo trabajo y era una mujer feliz.

 

Sus defensores denuncian la actuación exagerada del agente que detuvo a la mujer afroamericana, de acuerdo con un vídeo grabado desde la patrulla de policía que arrestó a Sandra Bland.

Bland no es la primera víctima afroamericana de la brutalidad policial de EE.UU. Michael Brown (9 de agosto de 2014), Eric Garner (17 de julio de 2014), Dontre Hamilton (30 de abril de 2014), Thaddeus McCarroll (18 de abril de 2015), Freddie Gray (19 de abril de 2015), son algunos de los afrodescendientes que han muerto por la violencia y el racismo de las fuerzas de seguridad contra las minorías.

El pasado abril, la Organización No Gubernamental (ONG) Fatal Encountersreveló que al menos 5600 personas perdieron la vida en los últimos 15 años en Estados Unidos por la brutalidad policial.

nas/ctl/rba