Clérigo iraní repudia silencio ante matanza de chiíes nigerianos

  • El secretario general del Foro Mundial para la Proximidad de las Escuelas Islámicas, el ayatolá Mohsen Araki.

    El secretario general del Foro Mundial para la Proximidad de las Escuelas Islámicas, el ayatolá Mohsen Araki.

Un alto clérigo iraní denunció el silencio de las potencias mundiales ante la matanza de cientos de musulmanes chiíes en Nigeria y las discriminaciones raciales contra las minorías religiosas oprimidas en el mundo.

“En Nigeria, cientos de musulmanes inocentes fueron asesinados en una ceremonia religiosa y se desconoce de la suerte del líder de los chiíes de este país (Ibrahim al-Zakzaky). La discriminación religiosa en Irak, Afganistán, Paquistán, Malasia e Indonesia se aplica ante la inacción de las potencias mundiales para defender a las personas oprimidas”, dijo el secretario general del Foro Mundial para la Proximidad de las Escuelas Islámicas, el ayatolá Mohsen Araki.

En Nigeria, cientos de musulmanes inocentes fueron asesinados en una ceremonia religiosa y se desconoce de la suerte del líder de los chiíes de este país (Ibrahim al-Zakzaky). La discriminación religiosa en Irak, Afganistán, Paquistán, Malasia e Indonesia se aplica ante la inacción de las potencias mundiales para defender a las personas oprimidas”, dijo el secretario general del Foro Mundial para la Proximidad de las Escuelas Islámicas, el ayatolá Mohsen Araki.

El clérigo iraní advirtió el domingo que el Occidente muy pronto verá “las crisis religiosas” en su propia casa, si sigue haciendo caso omiso a dicho flagelo en las naciones oprimidas.

Soldados nigerianos irrumpieron el 13 de diciembre en la residencia de Al-Zakzaky en la ciudad norteña de Zaria, mataron a varios de sus seguidores, y a él lo detuvieron, después de haber realizado, el día anterior, una matanza entre los musulmanes chiíes de la misma ciudad.

El nigeriano Ibrahim al-Zakzaky, clérigo chií de alto rango.

 

El ataque del pasado sábado (12 de diciembre) ocurrió cuando los residentes de Zaria participaban en los funerales de una serie de personas fallecidas en un ataque del grupo terrorista Boko Haram en la aldea de Kamuya, en el estado de Borno (noreste).

Esta brutal matanza de los chiíes en Nigeria ha levantado fuertes protestas ymanifestaciones tanto en Irán como en otros países del mundo.

Como un acto de protesta, decenas de docentes y estudiantes de la Escuela Teológica de Maraqe, ciudad ubicada en la provincia de Azerbaiyán Oriental (noroeste de Irán), suspendieron el domingo las clases y acudieron a una marcha para denunciar la matanza de los chiíes nigerianos.

Gritando lemas como “Muerte a EE.UU.”, “Muerte a Israel”, y ”Muerte al Reino Unido”, los manifestantes acusaron a Washington y sus aliados de estar detrás de dicho crimen en el país africano.

Asimismo, los estudiantes y docentes de la Escuela Teológica de Qom (centro de Irán), están convocados a una similar marcha prevista para el lunes.

El 15 de diciembre el presidente de Irán, Hasan Rohani, mantuvo una conversación telefónica con su par nigeriano, Muhammadu Buhari, en la que hizo hincapié en la necesidad de crear un grupo de investigación para hallar la verdad sobre estos ataques.

ftm/rha/hnb