Colonos Extremistas Judíos Impulsan el Turismo ‘Ilegal’ en los Territorios Palestinos Ocupados.

Casi medio millón de turistas visitan cada año el Consejo Regional Binyamin, que agrupa 42 colonias ilegales de judíos extremistas mesiánicos, incluidas algunas que no son legales ni a ojos del propio régimen sionista de Israel.
Estas colonias ilegales se encuentran cerca de Jerusalén ocupada, en una zona de colinas de la Ribera Occidental, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

En los últimos años, los colonos extremistas de algunas de las colonias más pequeñas se han inclinado por desarrollar la industria del turismo, centrándose en la ‘tranquilidad’ que se respira en las colinas y la belleza del paisaje que divisa desde ellas.

Los colonos extremistas judíos le están dando un gran impulso al turismo ‘ilegal’ en tierras palestinas ocupadas que pasaron a ser estatales tras su confiscación por parte de las autoridades del régimen del apartheid israelí bajo el pretexto de que no estaban cultivadas, supuestamente siguiendo una ley de tiempos del fatídico Imperio turco Otomano.

El ministerio de Turismo del ente sionista israelí incluye a la Ribera Occidental, a Jerusalén este ocupada y a los Altos del Golán ocupados sirios en el mapa de Israel, no hay distinción, a pesar de que los dos primeros territorios pertenecen a los palestinos, según la ley internacional. Y el Golán, a los sirios, aunque se lo anexionó ilegalmente Israel, así como Jerusalén este.

El régimen de Tel Aviv gestiona y explota numerosos yacimientos arqueológicos y lugares de interés histórico situados en territorio palestino, lo que supone una inversión, pero también una fuente de ingresos para Israel en detrimento de los palestinos, que reclaman su soberanía en sus territorios y crear un Estado en ellos.

La mayoría de los turistas que se alojan en colonias en territorio ocupado son israelíes, pero en los últimos años se ha producido un aumento de los visitantes extranjeros.

Algunos saben perfectamente que los asentamientos son ilegales según la ley internacional, pero se alojan expresamente en colonias “para mostrar su apoyo a Israel”, señala Igal Canaan, que regenta un pequeño hotel llamado Nof Canaan, en el asentamiento de Nofei Prat, desde el 2009.

agencias