Como la ablución estimula el cerebro y protege contra la negatividad

A medida que avanzan los descubrimientos científicos, mayor es la confirmación de los indudables beneficios de todo lo que el Todopoderoso prescribió para su mejor creación: el hombre. Nos gustaría ofrecer a los lectores un material interesante sobre cómo la ablución estimula la corteza cerebral y por qué se considera sunnah reanudar la ablución después de quedar en estado de impureza.

Primero, la corteza cerebral funciona según el principio dominante, es decir, si hay un área excitada en la corteza, entonces suprime la actividad del resto de la corteza.

Y la ablución realizada lleva a toda la corteza a un estado de excitación óptimo.

El científico inglés W. Penfield hizo un descubrimiento en 1956, confirmando que la excitación de ciertas áreas de la piel conduce a la excitación de ciertas áreas de la corteza cerebral. Y lavarse, además, tres veces, es un excitante óptimo. En el diagrama del famoso científico W. Penfield, se puede ver cómo casi toda la corteza (aproximadamente el 83%) del cerebro se excita durante la ablución.

Este diagrama muestra claramente que el lavado de ciertas partes del cuerpo activa significativamente más corteza cerebral del cerebro que en el lavado de todo el cuerpo. Según la Sunnah, la ablución se recomienda no solo antes de la oración, sino también antes de cualquier evento importante, viaje, tarea, etc., donde se requiera un trabajo cerebral activo y dinámico.

Este conocimiento sobre los efectos de la ablución no habría sido posible si no se hubieran realizado descubrimientos científicos, comenzando en China hace 5.000 años y terminando con la teoría de W. Penfield en el siglo XX. Por tanto, la ciencia es una de las partes constitutivas del Islam.

No en vano, el gran científico y educador del mundo islámico, Imam Shafi’i, dijo: “Sólo hay dos ciencias: la ciencia de la religión y la ciencia del cuerpo”. Y los descubrimientos científicos de hoy muestran la relación entre estas ciencias,

Por lo tanto, en el Islam, la ciencia es una parte integral de la religión. No en vano, Charles Mismar dijo: “El aumento del conocimiento en la ciencia del Islam debilita la fe de los seguidores de otras religiones, y entre los musulmanes solo la fortalece”. Esta es probablemente la razón por la que en el Islam el tiempo dedicado a la búsqueda de la ciencia es mucho mayor que el tiempo dedicado al desempeño formal e inconsciente de los rituales islámicos. Después de todo, el hadiz dice: “Estudiar ciencias durante una hora es mejor que adorar toda la noche. Estudiar ciencias durante el día es mejor que ayunar durante tres meses”. (Ad Dailami).

Y en el Sagrado Corán, en uno de los ayats que se leen con frecuencia (Sura 3, ayah 18), el Todopoderoso menciona a los científicos inmediatamente después de los ángeles. Es decir, en términos de importancia, se les asigna el segundo lugar entre todas las creaciones de Dios.

No es difícil comparar el estado de la corteza cerebral de un musulmán que realiza la ablución cinco veces al día y la reanuda después de cada ruptura del estado de pureza, y un no musulmán que se lava las manos y la cara una vez, por regla general, por la mañana.

fuente mundoislam