Coronavirus y Ramadán: cómo el mes musulmán de ayuno será diferente este año

Por Nadda Osman para Middle East Eye.

 

Coronavirus y Ramadán: cómo el mes musulmán de ayuno será diferente este año

Con la propagación de Covid-19 impactando a millones de personas en todo el mundo, el mes sagrado del Ramadán, que está programado para comenzar alrededor del jueves 23 de abril, puede ser muy diferente este año.

¿Qué suele pasar durante el Ramadán?

Para los musulmanes de todo el mundo, el Ramadán es uno de los meses más venerados del año. Se cree que durante este noveno mes del calendario islámico, Dios reveló los primeros versos del Corán, el libro sagrado, al profeta Muhammad.
Muchos de los 1.600 millones de musulmanes estimados en el mundo ayunarán todos los días, absteniéndose de comer y beber desde el amanecer hasta el atardecer como un acto de adoración. El Islam sigue el calendario lunar, lo que significa que las fechas del Ramadán cambian cada año. Los musulmanes creen que a través del ayuno, pueden fortalecer su relación con Dios, practicar la fuerza de voluntad y empatizar con los menos afortunados.

Todos los días del mes, los musulmanes practicantes también intentarán reconectarse con su fe a través de actos de adoración, como rezar, leer el Corán y dar caridad, así como reavivar las relaciones con amigos y familiares.

La ruptura del ayuno, o iftar, al atardecer suele ser un asunto comunitario para los musulmanes en Ramadán, con personas reuniéndose en casa o en grandes espacios públicos para comer juntos.

Las horas de ayuno dependen del amanecer y el atardecer, lo que afecta su longitud de un lugar a otro: este año, por ejemplo, el ayuno durará más en Londres que en Sydney. Solo se espera que los que tienen capacidad física ayunen, lo que significa que los musulmanes que no están bien pueden estar exentos.

Aquellos que observan el ayuno a menudo se quedan despiertos hasta tarde para maximizar las horas cuando se permite comer y beber. Es tradicional despertarse para suhoor, una comida antes del amanecer, que sirve como una alternativa al desayuno que de otro modo se perdería.

Se cree que el Corán fue revelado al profeta Muhammad en una de las últimas 10 noches de Ramadán, conocida como la «Noche del Decreto». Algunos musulmanes eligen vivir y dormir en una mezquita durante estos últimos días, para enfocarse completamente en aumentar su conocimiento religioso.

¿Cómo pueden diferir los preparativos del Ramadán en 2020?

Los musulmanes que observan el Ramadán usan las semanas previas para asegurarse de que sus cocinas estén abastecidas con ingredientes para las comidas tradicionales.
En Oriente Medio y en otros lugares, es temporada alta para ir de compras, ya que las tiendas almacenan golosinas tradicionales y decoraciones temáticas. Las calles están adornadas con linternas festivas y luces de colores, mientras que los residentes decoran sus hogares con adornos, algunos con forma de media luna y estrellas, para marcar el comienzo del mes.

Este año, los toques de queda y las restricciones impuestas en algunos países, así como los horarios de apertura reducidos, significan que muchos musulmanes tendrán dificultades para prepararse como de costumbre para el próximo mes: en Egipto, por ejemplo, el gobierno impuso un toque de queda de 7 p.m. a 6 a.m.

Muchas tiendas han visto escasez de alimentos ya que los estantes han sido eliminados de lo esencial. Algunos propietarios de tiendas también han racionado la cantidad de productos que cada cliente puede comprar, lo que dificulta la compra de familias más grandes.

Las empresas también se verán afectadas por el cambio: muchas han experimentado una disminución de las ganancias como resultado de las órdenes de autoaislamiento en casa, y algunas han tenido que cerrar indefinidamente. Las nuevas medidas para hacer frente a la pandemia incluyen reducir los niveles de personal y limitar las existencias, a medida que las empresas luchan por obtener suministros de los mayoristas.

Es probable que las empresas independientes y los vendedores del mercado sean algunos de los más afectados por la pandemia, ya que el Ramadán suele ser un período clave para panaderías, restaurantes y vendedores de artesanías. Durante el mes sagrado, los menús incluyen golosinas de temporada, mientras que los mercados venden productos únicos para el mes, incluidos los frutos secos y las fechas.

¿Cómo afectará el coronavirus mi ayuno?

El ayuno durante el Ramadán es obligatorio. Se hacen exenciones para los niños, las mujeres embarazadas, los que menstrúan, los que amamantan y las personas enfermas o que viajan. Los que experimentan los síntomas de Covid-19 pueden no tener que ayunar durante el Ramadán, si no son físicamente capaces.

El día del Ramadán generalmente comienza en muchas comunidades antes del amanecer. En callejones estrechos en todo el Medio Oriente durante el Ramadán, a veces se puede escuchar un tambor golpeando durante las primeras horas. Este es el musaharati, que despierta a los residentes a tiempo para el suhoor antes del amanecer y les desea a los residentes un mes bendecido. En algunos barrios muy unidos, los musaharati incluso llaman a los niños por sus nombres individuales. Este año, el sonido de los musaharati puede silenciarse a medida que cumplen con las regulaciones de bloqueo.
Durante el día, la mayoría de los musulmanes que observan el ayuno continúan trabajando y asistiendo a la escuela, mientras se abstienen de comer.

Pero la pandemia de coronavirus ha obligado a miles de escuelas a cerrar y a millones de personas a trabajar desde casa. Esto podría brindar algo de alivio a algunos de los que están en ayunas: las horas que generalmente pasan viajando hacia y desde el trabajo se pueden utilizar para recuperar el sueño perdido durante las últimas noches.

¿Cómo diferirán las comidas del Ramadán?

El Ramadán es un festival muy comunitario durante todo el mes, pero esto también puede verse afectado por la pandemia de coronavirus.

El iftar, traducido literalmente como «romper el ayuno», es una comida muy esperada que a menudo se comparte con familiares y amigos.
La propagación de Covid-19 probablemente detendrá la reunión de familias y grupos más grandes, ya que los gobiernos de todo el mundo instan a las personas a distanciarse físicamente entre sí. También puede impedir que las personas que viven en hogares más pequeños, a quienes se les invita a unirse a una reunión más grande, lo hagan.

A menudo, las organizaciones de caridad o los individuos levantan grandes carpas donde los musulmanes pueden reunirse y romper el ayuno: están abiertos a todos, permitiendo que los menos afortunados también compartan una comida. No se sabe qué pasará con estos.

También es probable que se vean afectados los suhoors previos al amanecer, que algunas organizaciones de Medio Oriente usan para reemplazar eventos sociales de la oficina o eventos de prensa que de otro modo tendrían lugar durante el día.

Para sortear las restricciones de distanciamiento social, algunas organizaciones y mezquitas han establecido seminarios web y videoconferencias en línea. Un ejemplo de ello es el Proyecto de Tienda de Ramadán del Reino Unido, que generalmente alberga un iftar abierto al aire libre cada Ramadán: este año organizará seminarios web en línea para abordar preguntas espirituales y ofrecerá consejos sobre cómo beneficiarse del mes sagrado.

¿Cómo se verán afectadas las oraciones durante la pandemia?

 

Las mezquitas se llenan de fieles durante este tiempo: los lugares más populares se llenan de gente, y los fieles siguen las oraciones desde el patio y las calles circundantes.
Pero este año, muchas mezquitas en el Medio Oriente, como la Masjid An Nabawi en Arabia Saudita, ya han cerrado sus puertas para frenar la propagación del virus.

En el Reino Unido, el Consejo Musulmán de Gran Bretaña (MCB) emitió un comunicado diciendo que debería haber una suspensión inmediata de los servicios de oración si el brote continúa a la tasa proyectada. En Estados Unidos, la Sociedad Musulmana del Área de Dulles dijo que las cinco oraciones congregacionales diarias serían canceladas en sus 10 mezquitas en medio de la amenaza del virus.

Algunas mezquitas, incluida la Masjid de Atlanta en l EE.UU., han comenzado a transmitir en vivo la khutbah, el sermón dado antes de las oraciones congregacionales del viernes. Esta congregación virtual puede continuar durante el Ramadán para que las oraciones se puedan observar desde la seguridad de los hogares de los fieles.
En algunas partes del Medio Oriente, el athaan, o llamado a la oración, que se amplifica desde las mezquitas cinco veces al día, se ha utilizado para alentar a las personas a mantenerse a salvo. En Kuwait, la llamada ha sido alterada para incluir la frase «reza en tus hogares» en lugar de la habitual «ven a rezar».

¿Cómo han afectado las restricciones de coronavirus a los peregrinos?
Los meses anteriores y durante el Ramadán son algunos de los más concurridos para viajar a la ciudad sagrada de La Meca, el lugar de nacimiento del profeta Muhamad, en Arabia Saudita. Atrae a millones de musulmanes de todo el mundo, que a menudo ahorran durante años para completar la Umrah, una peregrinación opcional, que les permite reconectarse con su fe, buscar el perdón y orar por sus necesidades.

Por lo general, los peregrinos deben proporcionar pruebas de una vacuna contra la meningitis al ingresar al reino, pero la propagación del coronavrius ha aumentado el número de medidas.
El 27 de febrero, Arabia Saudita suspendió temporalmente los viajes a los sitios más sagrados del país en medio de temores de que alentaría la propagación del coronavirus, dejando a los agentes de viajes apresurarse y reorganizar las reservas. Muchos peregrinos simplemente han cancelado sus viajes.

A principios de este mes, la Gran Mezquita de La Meca fue vaciada y limpiada para proteger contra la propagación del virus.

¿Qué otras formas de adoración pueden verse afectadas?

Algunos musulmanes se reúnen regularmente para conocer mejor su fe en un círculo de estudio conocido como halaqah. La práctica se remonta a la época del Profeta, cuando una tradición de conocimiento compartido permitió a los musulmanes aprender y hacer preguntas.

 

Estos aumentan en frecuencia durante el Ramadán. Las discusiones se adaptan a la demografía de los asistentes. Las oraciones y las súplicas también suelen tener lugar en la congregación durante las reuniones.

Muchas mezquitas ofrecerán alternativas en línea, como plataformas de videoconferencia o transmisión en vivo, como un sustituto de la tradición centenaria.

¿Qué pasa con los esfuerzos de caridad durante la pandemia?
En el centro del mes de Ramadán hay actos de caridad y ayuda a los menos afortunados. Los musulmanes creen que esto es clave para su fe y que hay mayores bendiciones por los actos de bondad durante el mes.

Los eventos de recaudación de fondos generalmente se organizan alrededor de eventos comunales, como una gran comida iftar o después de oraciones congregacionales.

Por lo general, los voluntarios recolectan donaciones para empacar bolsas de comida de Ramadan para los menos afortunados. Este año, la escasez de alimentos esenciales como el arroz, la pasta y las lentejas, así como las restricciones de movimiento, significan que los hogares con pocos o ningún ingreso probablemente sufrirán. En ciertos países afectados por crisis económicas, como Egipto, el Ramadán es a menudo la única época del año en que algunas familias comen carne si, por ejemplo, los trozos de pollo se mezclan con el arroz.

Según el Foro de Caridades Musulmanas (MCF), los musulmanes donan al menos 130 millones de libras [160 millones de dólares] a causas benéficas durante el mes sagrado.

Este año, se espera que gran parte de la recaudación de fondos se realice a través de sitios web de donaciones en línea.

¿Qué otras tradiciones de Ramadán podrían verse afectadas?

Aunque muchos musulmanes se centran durante el mes sagrado en fortalecer su fe y evitar las distracciones mundanas, Ramadán también es cuando las series de televisión encuentran audiencias en horario estelar.
El número de espectadores puede dispararse, ya que los seguidores encuentran distracción mientras esperan romper su ayuno. Los dramas diarios apasionantes, con elencos de renombre, se producen especialmente para su transmisión durante el mes, anticipando una gran audiencia mundial.

Pero la televisión de Ramadan tiene un corto tiempo de anticipación, ya que alrededor del 70 por ciento de todas las series de televisión no terminaron de rodarse en el momento de la publicación, según un experto de la industria, que dijo que muchas series continúan filmando durante el festival.

Los hoteles en MENA también albergan enormes iftars, seguidos de entretenimiento, mientras que los conciertos y festivales son también características clave del mes. Espere que estos también sean golpeados.

¿Qué pasa con Eid y coronavirus?

Ramadán termina con el avistamiento de la próxima luna llena. Esta es una señal para marcar a Eid al-Fitr, una celebración de tres días.
Las primeras oraciones congregacionales, que se celebran la primera mañana de Eid, reúnen a las comunidades para reunirse, rezar y comer durante el día por primera vez en un mes.

En gran parte del Medio Oriente, Eid es un feriado nacional, un momento de comida y festividades, cuando los niños usan ropa nueva, reciben dinero o regalos y comen dulces. Las familias generalmente organizan días de descanso, llenas de actividades para niños y reuniones sociales para adultos.

Las casas están decoradas con luces, empavesados ​​y letreros que dicen «Eid Mubarak (» Festival Bendito «en árabe) para marcar la ocasión.

Pero debido a la pandemia de coronavirus, es probable que Eid se vea más afectado que el Ramadán este año. Si bien las tradiciones básicas del Ramadán se pueden observar en casa, incluidas las oraciones congregacionales a través de la transmisión, Eid suele ser cuando los musulmanes salen a celebrar, visitar a familiares y amigos y regresar a la vida diaria normal.
Pero con los cines, parques temáticos y cafés cerrados este año, los niños y las celebraciones tendrán que limitarse al hogar.

Dado que es probable que las autoridades religiosas y los gobiernos prohíban las grandes reuniones, de acuerdo con las medidas de cierre, se espera que Eid esté más callado y reflexivo este año.

 

Por Nadda Osman para Middle East Eye.

 

Traducido por AnnurTV.

fuente annurtv