Crece la actividad antisionista en los campus de EEUU

  • Semana del Apartheid Israelí en la Universidad de California, mayo de 2010.

    Semana del Apartheid Israelí en la Universidad de California, mayo de 2010.

Los movimientos antisraelíes y sobre todo la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) han incrementado de manera notable su actividad en las universidades estadounidenses en el pasado año.

“A raíz del conflicto del verano de 2014 en Israel y Gaza, el número de campus de EE.UU. con actividad antisraelí creció en un 31,2 %, de 138 durante el curso académico 2013-2014 a 181 en el curso 2014-2015”, constata la organización sionista Coalición Israel en los Campus (ICC, en sus siglas inglesas).

A raíz del conflicto del verano de 2014 en Israel y Gaza, el número de campus de EE.UU. con actividad antisraelí creció en un 31,2 %, de 138 durante el curso académico 2013-2014 a 181 en el curso 2014-2015, observa el “Informe de Tendencias de Campus” de la organización sionista Coalición Israel en los Campus (ICC, en sus siglas inglesas).

Su “Informe de Tendencias de Campus”, publicado el pasado jueves pero retomado por medios de prensa desde el lunes, contabiliza 1630 eventos antisraelíes y hace una mención específica al BDS, cuyas campañas han experimentado un crecimiento del 132 %, con presencia en 44 campus.

Colectivos también destacados por ICC son Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP, en sus siglas inglesas) —presente en 150 campus— y Voz Judía por la Paz (JVP) —activo en 14—. Ambas organizaciones apoyan el movimiento BDS.

El informe llama la atención sobre la creciente cooperación de grupos diversos en la actividad antisionista universitaria en EE.UU.: en el curso 2014-2015 se ha producido “un incremento sin precedentes en el número de eventos de SJP copatrocinados por otros grupos de los campus”, señala.

Los militantes pro BDS “se han hecho también cada vez más sofisticados, asociando su causa con cuestiones de justicia social en los campus para incrementar su base de apoyo y su alcance”, observa el estudio.

Se han hecho también cada vez más sofisticados, asociando su causa con cuestiones de justicia social en los campus para incrementar su base de apoyo y su alcance, señala el estudio de ICC.

Así, entre las organizaciones de ámbito nacional que se han sumado el año pasado a las actividades israelíes, se cita también al Comité de Servicio de Amigos Americanos (AFSC), asociación de promoción de la paz y la justicia social de la comunidad cuáquera.

La ICC se muestra también preocupada por la “nueva táctica” de organizar plebiscitos a escala de todo un campus para proponer el boicoteo de empresas israelíes y la desinversión de fondos de inversión relacionados con las universidades y sus asociaciones.

Manifestación de la organización Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP, en sus siglas inglesas) en la Universidad Estatal de San José, en California (oeste de EE.UU.).

 

En julio, la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton se pronunció en contra del creciente movimiento antisionista estadounidense, lamentando que busque “aislar y deslegitimar a Israel”.

La exsecretaria de Estado (2009-2013) dirigió una carta al megadonante de campañas demócratas de doble nacionalidad estadounidense israelí Haim Saban y al líder comunitario judío Malcolm Hoenlein para solicitarles ideas de cómo combatir al BDS.

La campaña BDS es un movimiento propalestino lanzado en 2005 que exige, entre otras cosas, el fin de la ocupación, la igualdad para los llamados “árabes del 48”, sometidos al régimen jurídico israelí, y el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

mla/ktg/msf