¿Cuáles fueron los hitos de la Administración de Obama?

  • El presidente de EE.UU., Barack Obama, abraza a un hombre japonés, sobreviviente del bombardeo atómico estadounidense de Hiroshima, durante su visita al Parque Memorial de la Paz en la misma ciudad nipona, 27 de mayo de 2016.

    El presidente de EE.UU., Barack Obama, abraza a un hombre japonés, sobreviviente del bombardeo atómico estadounidense de Hiroshima, durante su visita al Parque Memorial de la Paz en la misma ciudad nipona, 27 de mayo de 2016.

Barack Obama dejará la Presidencia de EE.UU. en enero de 2017 con un número de promesas electorales incumplidas y algunas medidas que trató de dejar como un legado.

El actual inquilino de la Casa Blanca llegó al poder con casi el 53 % de los votos en las elecciones del 20 de enero de 2009. A su llegada a la Presidencia prometió superar la crisis económica en la que se encontraba sumida la nación.

Uno de los momentos históricos de la Administración de Obama es cuando este pisó, el 21 de marzo de 2016, suelo cubano, meses después de normalizar las relaciones con Cuba. Era la primera vez, en casi un siglo, que un presidente estadounidense en activo visitaba el país caribeño.

Las embajadas cubana y estadounidense ya habían vuelto a abrirse el 20 de julio de 2015 en Washington y La Habana, respectivamente. Se trataba de dejar atrás la guerra fría que había comenzado hacía 53 años entre ambos países, cuando el difunto presidente norteamericano John F. Kennedy hizo oficial el embargo a Cuba.

Los presidentes de EE.UU. (izda.) y Cuba, Barack Obama y Raúl Castro, respectivamente, se estrechan la mano en un encuentro en La Habana, capital de Cuba, 21 de marzo de 2016. 

No obstante, la normalización de los lazos Cuba-EE.UU., aunque fue acogida con beneplácito, aun no ha supuesto avance económico alguno para la nación cubana debido a la persistencia del cruel embargo económico estadounidense contra el país caribeño. La Habana exige, además, que EE.UU. le devuelva el territorio ocupado por la base militar que tiene en la bahía de Guantánamo, sureste de la isla.

Por otro lado, los expertos consideran el acuerdo nuclear firmado entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), en julio de 2015, otro logro del mandatario estadounidense con el que quiso hacer historia. Conforme al pacto, Irán limita voluntariamente parte de sus actividades nucleares pacíficas a cambio del cese de todas las sanciones occidentales en su contra en materia nuclear.

Al igual que Cuba, la República Islámica denuncia que, pese a la apertura del negocio con Irán, los grandes bancos europeos no se atreven a regresar al país persa debido a la ambigüedad de las sanciones restantes de EE.UU. contra Teherán y por temor a ser castigados por Washington.

Visitar Hiroshima, la ciudad arrasada hace 71 años por el bombardeo atómico de EE.UU., fue otro momento histórico durante el mandato de Obama. El presidente hizo el viernes una ofrenda floral en el Parque Memorial de la Paz de Hiroshima, donde se abstuvo, de nuevo, a ofrecer disculpas por la catástrofe atómica que dejó más de 210 mil víctimas japonesas.

 

Ya entristecido por la enorme violencia armada que aqueja al país norteamericano, Obama, recientemente, ha dejado entrever su intención de decretar unilateralmente leyes más estrictas para el control de las armas. El 5 de enero de 2016, presentó sus medidas al respecto.

Pese a un discurso lleno de lágrimas de Obama ante los familiares de las víctimas de los numerosos tiroteos mortales que se producen en Estados Unidos y su promesa de un mayor control de armas, no se han logrado avances en la reducción de la violencia armada en el país, donde el número de muertes por tiroteos es mucho mayor que el ocasionado por el terrorismo.

Uno de los momentos más polémicos del mandato de Obama, fue cuando en 2009 recibió el Premio Nobel de la Paz por su “extraordinario esfuerzo en fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos” y en particular por su “visión de un mundo sin armas nucleares”.

No obstante, el Nobel de la Paz enfrentó fuertes críticas después de que se revelara un programa secreto de torturas en 2012 en EE.UU. contra cientos de personas en la polémica cárcel de Guantánamo, donde habían sido encarceladas sin juicios ni cargos. Pese a la promesa electoral de Obama de cerrar esta cárcel, 80 personas siguen detenidas en Guantánamo en condiciones infrahumanas.

 

El asesinato del exlíder de Al-Qaeda Osama bin Laden, el terrorista más buscado por EE.UU., el 2 de mayo de 2011, por orden de Obama, es considerado otro momento histórico de su administración. El incidente tuvo lugar durante una operación de las tropas estadounidenses en Abbottabad, en el norte de Paquistán.

Sin embargo, en los últimos cinco años han surgido diferentes relatos sobre la muerte de Bin Laden que no coinciden con el anuncio oficial de la Casa Blanca. El exjefe de la Inteligencia paquistaní Hamid Gul afirmó que el máximo cabecilla de Al-Qaeda, grupo que reivindicó los atentados del 11 de septiembre en EE.UU., falleció en 2005 de muerte natural y no en el operativo llevado a cabo por las fuerzas estadounidenses.

A pesar de todo, Washington, con la muerte de Bin Laden y tras más de una década de presencia militar en Afganistán, que tuvo como pretexto luchar contra el terrorismo, pretendía reducir la violencia terrorista y restaurar la seguridad en el país centroasiático, objetivo que nunca se materializó.

Mientras falta menos de un año del mandato de Obama, la pregunta que surge es la siguiente: ¿cuál es el verdadero legado del actual presidente de EE.UU. y sus antecesores: el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), activo en Irak y Siria, en cuya creación participó según lo confesado por la exsecretaria de Estado Hillary Clinton en su libro de memorias ‘Hard Choices’ (Decisiones Difíciles) o el premio Nobel de la Paz con el que fue galardonado?

ftm/anz/msf