DIA DE MAB’AZ: 27 de Rayab Conmemoración del comienzo de la revelación del Sagrado Corán

 

Dijo Abu Bakr Warraq el mes de Rayab es de cultivo, Shaban para la irrigación de los campos, y el mes de Ramadán es donde se recoge la cosecha.

Es la noche del Mab’az (la noche de la primera Revelación, en que el Profeta Muhammad (P) fue elegido para la profecía). Es una de la noches más benditas del año.

El Imam Al-Yauad (P.) dijo:

“Ciertamente que en Rayab hay una noche que es más valiosa que todo aquello que el sol alcanza a iluminar, esa es la noche del veintisiete de Rayab, en cuyo día Muhammad (PBd) fue elegido como profeta. Y quien adorara a Dios en esta noche e hiciera las oraciones específicas tendrá la recompensa de sesenta años de adoración”.

En esta noche es preferible también, hacer el baño completo (gusl) y saludar al Príncipe de los Creyentes, Imam ‘Alî (P). Visitar su santuario es el acto más meritorio de esta noche.

Milagros en esta noche:

Abu ‘Abdul·lah Muhammad Ibn Batûtah, un famoso viajero del siglo XIV y sabio musulmán de la escuela Sunnah, describe en su libro Rihlah (Viaje) su viaje desde La Meca a Nayaf-ul Ashraf (en Iraq actual) y su visita al santuario del Imam ‘Alî (P). Luego de decir que todos los habitantes de esta ciudad son seguidores de Ahlul Bait (La casa Profética), relata lo siguiente:

“Se han observado numerosos milagros en este bendito santuario. De entre ellos, son conocidos los que suceden en la noche del Mab’az que coincide con el 27 de Rayab. Esa noche es denominada por ellos Lailatul Mahia’ (la noche de la pernoctación y  vigilia). En esta noche se acercan de todos los países limítrofes, incluso desde Persia y Bizancio, un gran número de personas paralíticas y otros enfermos, y permanecen todos en el interior del santuario cercano a la tumba del Imam, esperando su curación.

La gente que los acompaña permanece despierta hasta el alba rezando, suplicando, recitando el Corán y algunos otros simplemente miran y esperan. Al pasar la mitad o dos tercios de la noche, todos esos enfermos se levantan sanos y curados y todos juntos dicen:

لا اِلـهَ إلاَّ اللهُ مُحَمَّدٌ رَسُولُ اللهِ عَلَيٌّ وَليُّ اللهِ

la ilaha il·lal lah muhammadun rasulul·lah ‘aliiun ualiul·lah

No hay más divinidad que Dios, Muhammad es el Mensajero de Dios,‘Alî es el Walî de Dios

Y agrega que estos milagros son muy conocidos por todos allí.

Nos dice que vio tres personas paralíticas en el hospedaje del santuario del Imam (P), uno era de Bizancio, otro de Isfahan (Irán) y otro de Jorasán (Irán), a quienes les preguntó: “¿Cómo fue que ustedes no recibieron la curación?”./P>

Le respondieron que habían llegado tarde y que iban a permanecer allí hasta el próximo 27 de Rayab, para recibir la curación de parte del Imam (P).

Luego agrega el Sheij ‘Abbas Qummî, recopilador del “Mafatîh Al-Yinan” (Las Llaves de los Paraísos):

“No sea que dudes de la veracidad de lo mencionado ya que los milagros de este santuario son tan numerosos que no pueden ser objeto de duda”.

El vigesimoséptimo día:

Es el día del Mab’az. Es una de las festividades más importantes de los musulmanes. Es el día en que el Enviado de Dios (PBd) fue elegido como Profeta y recibió por primera vez la revelación transmitida por el Ángel Gabriel.

Los siguientes actos son preferibles en este día:

Primro: Realizar el baño completo.

Segundo: El ayuno. Es uno de los cuatro días más meritorios del año para ayunar. Su ayuno equivale al ayuno de setenta años.

Tercero: Decir muchos salauat (Saludo al Profeta y a su descendencia purificada).

Cuarto: El acto más meritorio de este día es saludar al Enviado de Dios (PBd) y al  Príncipe de los Creyentes, Imam ‘Alî (P).

Quinto: Dijo el Shaij (At-Tûsî) en su Al-Misbah: Narró Aban ibn As-salt: Dijo

“El Imam Al-Yawad (P) ayunó cuando se encontraba en Bagdad, el día 15 de Rayab y el día 27, y ayunó toda la gente de su casa y los que se encontraban con él; y nos ordenó que rezáramos la oración que consta de doce ciclos, en cada uno de los cuales se lee la Sura Al-Fatihahy una sura. Cuando se terminan los rezos se leen cuatro veces la Sura Al-Fatihah, cuatro veces la Sura Al-Ijlas, cuatro veces las suras Al-Falaq (113) y An-Nas (114), y luego se dice cuatro veces:

لا اِلـهَ إِلاّ اللهُ واللهُ اَكْبَرُ، وَسُبْحانَ اللهِ وَالْحَمْدُ للهِ، وَلا حَوْلَ وَلا قُوَّةَ إِلاّ بِاللهِ الْعَلِيِّ الْعَظيم

la ilaha il·lal·lahu wal·lahu akbar · wa subhanal·lahi wal hamdulil·lah · wa la hawla wa la quwata il·la bil·lahil ‘aliil ‘adzim

No hay divinidad más que Dios, y Dios es el más Grande · Glorificado sea Dios, y Alabado sea Dios · Y no hay poder ni fuerza sino en Dios, el Elevado, el Majestuoso

Y cuatro veces:

اللهُ اللهُرَبِّي لا اُشْرِكُ بِهِ شَيْئاً

al·lah al·lahu rabbi la ushriku bihi shai’a

Dios, Dios, es mi Señor. No asocio nada a Él

لا اُشْرِكُ بِرَبِّي اَحَداً

la ushriku bi rabbi ahada

No asocio a nadie a mi Señor

Prensa islámica