ECUADOR: “Propuesta de Ecuador para eliminación de paraísos fiscales tiene receptividad en la ONU”

La propuesta para la eliminación de los paraísos fiscales que presentará Ecuador ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas en el 71 período de sesiones, que se inaugurará el próximo 13 de septiembre, tiene gran receptividad entre países representados en la ONU, afirmó el embajador ecuatoriano en Nueva York, Horacio Sevilla.
“Tenemos una gran receptividad, hay mucho interés (…) especialmente en aquellos países que constituyen el Grupo de los 77 (G-77); en aquellos países que constituyen el grupo de países No Alineados (NOAL)”, señaló en entrevista con la agencia Andes desde Nueva York, Estados Unidos.
El diplomático refirió que otros Estados del mundo están preocupados por esta situación y espera que el Ecuador, al haber tenido la iniciativa de llevar el tema a ese escenario y que tiene que ver con el desarrollo, la corrupción, los derechos humanos, la ética y la política, “merezca la atención de la comunidad internacional”.
“Hay muchos Estados, muchos gobiernos, que comparten con nosotros la preocupación por la existencia de estos llamados paraísos fiscales, que actúan en detrimento de la economía mundial, que facilitan una serie de actividades ilícitas de la delincuencia transnacional organizada, que fomentan la corrupción, que es el cáncer que tenemos que combatir y que perjudican sobre todo a los Estados en desarrollo, al no pagar impuestos y al evadir los tributos que tienen que pagar, y al privarles de tener el capital que los Estados en desarrollo necesitan para sus programas de desarrollo sustentable”, precisó.
Sevilla indicó que una delegación ecuatoriana de alto nivel, presidida por el canciller Guillaume Long, participará en la Asamblea General de la ONU, donde abordará diversos puntos, entre los cuales está el de los paraísos fiscales, como parte de la cruzada nacional e internacional que impulsa el gobierno de Rafael Correa para erradicar esta práctica.
Expuso que Ecuador ya ha producido “el primer gran impacto” y es que ya el tema se conozca y esté en discusión en el organismo internacional, donde recientemente se aprobó una resolución por iniciativa ecuatoriana en el Comité de Descolonización de condena “en los términos más duros” a la política de las potencias coloniales que administran territorios no autónomos.
“El mes pasado por iniciativa del Ecuador en el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas se aprobó una resolución en la cual se condena la práctica que tienen las potencias coloniales de utilizar los territorios que administran -y que obligación es llevarlos a su independencia- (…) para constituir ahí paraísos fiscales, que no benefician precisamente a los habitantes de los territorios, sino pues a los grandes consorcios financieros mundiales”, apuntó.
El embajador enfatizó que se trata de un primer paso, que se refiere únicamente a los territorios no autónomos (que suman 17 en el listado de la ONU), pero recordó, sin embargo, que en el Caribe y en otras partes del mundo estos territorios no autónomos son importantes paraísos fiscales.
Acotó que, además de esa acción en el Comité de Descolonización, se esperan otras a nivel del G-77, de los NOAL y posteriormente de la Asamblea General, lo cual, unido a las estrategias que se están trazando y en las que está trabajando el Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador, coadyuvarán a que “la comunidad internacional comience a dar un serio tratamiento al tema”.
 
Ecuador tiene un papel muy activo en las Naciones Unidas
El embajador Sevilla refirió, en otro orden, que Ecuador tiene un papel muy activo en las Naciones Unidas en estos momentos y señaló la voluntad de este país de apoyar a esta institución para que sea efectiva.
En particular dijo que se trabaja para que la ONU cumpla su mandato de mantener la paz en el mundo y que no existan guerras como las que se registran actualmente, que, si bien no son mundiales, “causan terribles angustias y terribles perjuicios para los seres humanos y para el planeta en su conjunto”.
“De tal manera que uno de los objetivos principales para que haya paz es el desarme y en eso estamos trabajando, y en eso el Ecuador tiene varias iniciativas; preside un grupo de trabajo justamente que está tratando de volver a convocar la conferencia de desarme que no se ha reunido durante mucho tiempo”, precisó.
Apuntó que, por otro lado, se está hablando sobre la no proliferación nuclear o la eliminación de las armas nucleares, “y en eso también el país tiene una posición importante”.
Al respecto, mencionó que acaba de surgir una iniciativa que se llama “La paz sustentable”, y que tiene que ver con el hecho de que no es posible alcanzar esa paz mientras haya grandes sectores de la humanidad que mueren de hambre y que vivan en condiciones de desigualdad, por lo que se ha establecido la ‘Agenda 2030’ con 17 grandes objetivos para el desarrollo sustentable, en los cuales Ecuador tiene posiciones activas y proactivas, con varias iniciativas y planteamientos.
A ello se añade que, recientemente, el embajador Sevilla rubricó en Nueva York los Acuerdos de París sobre Cambio Climático, derivados de la cumbre realizada en la capital francesa a fines de 2015.
 
La reforma de la Carta de la ONU, el Consejo de Seguridad y elección del reemplazo de Ban Ki-moon
El diplomático señaló que uno de los objetivos de Ecuador en la ONU es “abogar porque la Organización se acople a las nuevas necesidades del mundo moderno. “Esto no es fácil porque hay Estados a quienes beneficia el actual orden de cosas”, afirmó.
No obstante, dijo que su país quiere impulsar la reforma a la Carta de la ONU, del Consejo de Seguridad y de las relaciones entre la Asamblea General y el Consejo de Seguridad, temas que están “un tanto paralizados”, pero seguirá luchando “no solo, sino con una gran cantidad de países amigos, de los No Alineados, sobre todo, del Grupo de los 77, para lograr estos cambios que beneficiarán a la comunidad internacional en su conjunto”.
Apuntó que la ONU fue creada a mediados del siglo pasado, en un mundo diferente al actual, con una geopolítica y una sociedad internacional distintas, sin embargo, las estructuras y las formas de funcionamiento siguen igual al finalizar la segunda década del siglo XXI.
En cuanto al proceso para encontrar el reemplazo del secretario general Ban Ki-moon, que deberá concretarse para fines de este año, señaló que de 12 candidatos en competencia, uno renunció, pero su elección recae en el Consejo de Seguridad, en especial entre sus cinco miembros permanentes. “Está en manos de ellos, no se ha reformado la Carta todavía como quisiéramos, y está en manos de ellos la selección final”, acotó.
Este proceso, en su opinión, ha registrado algunos avances, ya que antes era secreto y reservado únicamente a esos Estados privilegiados con el derecho al veto, pero “hoy se ha conseguido que por lo menos la Asamblea General y los distintos grupos geográficos puedan dialogar con los candidatos, que haya candidatos claros que se presente y que la elección esté circunscripta por lo pronto a ellos”.
ANDES