EEUU advierte a Riad de graves secuelas si se niega a dialogar con Ansarolá

  • Combatientes de los comités populares yemeníes.

    Combatientes de los comités populares yemeníes.

La Inteligencia de EE.UU. ha recomendado a Arabia Saudí que acepte dialogar con el movimiento popular yemení Ansarolá para evitar una gran ofensiva yemení contra su territorio.

“Los servicios de Inteligencia de EE.UU. han brindado a Arabia Saudí datos que evidencian la disposición total de las fuerzas yemeníes para lanzar un ataque a gran escala contra Jizan (sita en el suroeste del reino árabe), si Riad insiste en su guerra contra Yemen”, reveló el sábado el prominente activista político saudí que se apoda “Mujtahid”.

Los servicios de Inteligencia de EE.UU. han brindado a Arabia Saudí datos que evidencian la disposición total de las fuerzas yemeníes para lanzar un ataque a gran escala contra Jizan (sita en el suroeste del reino árabe), si Riad insiste en su guerra contra Yemen”, reveló el prominente activista político saudí “Mujtahid”

Tras varias reuniones celebradas recientemente en Mascate, capital de Omán, los grupos yemeníes, entre ellos Ansarolá y partidarios del expresidente Ali Abdolá Saleh, aceptaron apoyar el plan de paz mediado por las Naciones Unidas, pero Riad y el expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, descartaron sentarse a negociar con los hutíes.

En esta línea, Mujtahid, mediante un mensaje emitido en su cuenta de Twitter, aseguró que Washington había aconsejado a Riad que respaldara una solución política acordada por grupos yemeníes en Mascate y retirase a sus fuerzas del país más pobre del mundo árabe.

“Cualquier demora en aprovechar la situación podría desembocar en agravamiento y más complejidad de la situación política en la región, lo que estaría en contra (de los intereses) de Arabia Saudí”, subrayó.

Fuerzas saudíes desplegados en una base en el sur de Yemen.

 

Actualmente, altos funcionarios estadounidenses y saudíes siguen abordando la situación en Yemen mediante conversaciones telefónicas, agregó el activista.

La primera ronda de diálogos políticos celebrada el pasado junio en Ginebra (Suiza), bajo la égida de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), concluyó sin acuerdo alguno entre las partes, debido a “las deliberadas obstrucciones” de Arabia Saudí y su rechazo a “profundizar en los problemas” durante las negociaciones.

El 26 de marzo, Arabia Saudí emprendió una campaña militar contra Yemen sin el aval de la ONU, pero con la luz verde de EE.UU., en un intento por eliminar de la ecuación a Ansarolá y restaurar en el poder a Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

Por su parte, las fuerzas de los comités populares de Ansarolá han infligido en reiteradas ocasiones grandes pérdidas humanas y materiales en las tropas saudíes desplegadas cerca de la frontera común y además, han advertido de que si continúan los bombardeos saudíes, optarán por “penetrar militarmente el territorio saudí”.

En base a cifras anunciadas recientemente por la Coalición Civil de Yemen, al menos 6090 yemeníes —entre ellos, 1698 niños y 1038 mujeres—, han perdido la vida como consecuencia de la agresión saudí, y unos 13.552 han resultado heridos.

mjs/ctl/msf