EEUU bajo la amenaza del terrorismo supremacista blanco. Trump culpado por los demócratas

imagentes-el-paso-ataque

Varias voces se levantaron el domingo en EEUU, después de tres tiroteos, para llamar a las autoridades a tomar medidas contra la “amenaza” que representa el “terrorismo supremacista blanco”. Los candidatos demócratas a las presidenciales de 2020 han acusado a Donald Trump de alimentarlo con su discursos incendiarios.

Por su parte, Trump tiene previsto dirigirse el lunes a la nación después de que dos tiroteos dejaran un balance de 29 muertos y bajo la presión de ser acusado de alimentar esta violencia con su retórica racista. En otra metedura de pata del presidente él se refirió a los autores de los ataques como personas con personas mentales, “gente muy muy enferma”, pese a que la policía no ha mencionado la existencia de ningún problema de este tipo.

El Paso, ubicado en la frontera mexicana, es el hogar de una población hispana del 85%. El pistolero, un hombre blanco de 21 años, había ido desde los suburbios de Dallas, a nueve horas de distancia, para causar estragos a una hora de gran afluencia. Él parece ser el autor de un manifiesto aparecido en Internet antes de su ataque en el que habla de una “invasión hispana”. También se refiere en términos elogiosos a la matanza causada por un supremacista blanco contra varias mezquitas en Christchurch, en Nueva Zelanda, que causó 51 muertos el 15 de marzo.

Armado con un fusil de asalto, él mató a 20 personas y causó 26 heridos antes de rendirse a la policía, que sospecha de un delito de odio.

Trece horas más tarde, otro hombre sembró el terror en un barrio de Dayton, Ohio, matando a 9 personas en menos de un minuto. Más tarde, fue abatido por la policía.

Poco después, un tercer ataque tuvo lugar en un parque de Chicago. El incidente tuvo lugar en el Parque Douglas, en el barrio del West Side, a la 1:20 hora local cuando un desconocido abrió fuego. Siete personas resultaron heridas, señalaron medios locales.

“Diabólico”

“Aquí hay dos factores que se combinan”, dijo el comentarista Pete Buttigieg a Fox News: “Por un lado, la debilidad de las políticas de regulación del mercado de armas y, por otro, el aumento del terrorismo interno inspirado por el nacionalismo blanco”.

“No podemos proteger a EEUU de esta amenaza si no estamos listos para nombrarla”, dijo el joven alcalde de South Bend, Indiana. “El gobierno debe dejar de fingir que esto es solo una casualidad y que no se puede hacer nada”.

El presidente Trump calificó el tiroteo de El Paso como un “acto cobarde”, sin especificar los supuestos motivos del sospechoso. Y el alcalde republicano de El Paso ha reducido la tragedia en su ciudad al acto de un “hombre perturbado y puramente diabólico”.

Pero incluso para algunos republicanos, esta explicación ya no es suficiente.

“La lucha contra el terrorismo ya es una prioridad. Creo que debería incluir una firme oposición al terrorismo blanco”, tuiteó George P. Bush, sobrino del ex presidente George W. Bush, elegido para un puesto en Texas. “Esta es una amenaza real y actual que debemos denunciar y hacer desaparecer”, continuó.

“Identidad blanca”

En 2017 y 2018, según el centro de análisis New America, la violencia de extrema derecha se ha cobrado más vidas en EEUU que los ataques takfiris.

Sin embargo, las autoridades han tardado en reaccionar, según Robert McKenzie, de este centro de reflexión. “Incluso bajo el gobierno del demócrata Barack Obama, los servicios de inteligencia a menudo han ignorado las amenazas de extrema derecha por razones políticas”, escribió a principios de este año.

Lo que ha cambiado desde la elección de Donald Trump en 2016 es el tono del debate público.

El presidente se hizo eco de la idea de una “invasión” de inmigrantes, se negó a condenar las manifestaciones de extrema derecha en Charlottesville en agosto de 2017 y recientemente llamó a congresistas demócratas de minorías a volver a su país.

“El presidente en persona promueve el racismo y la supremacía blanca”, dijo el domingo otra candidata primaria demócrata, Elizabeth Warren.

Uno de sus rivales, Beto O’Rourke, fue incluso más allá, asegurando que Donald Trump “alienta no solo la retórica racista sino también la violencia que sigue”.

“No se trata solo de él”, dijo denunciando también en el canal Fox News, la propaganda racista que circula en Internet y “la mayor tolerancia hacia el racismo” entre sus conciudadanos.

Source: Agencias