EEUU debería prepararse para el colapso inmediato de Arabia Saudí

  • El presidente de EE.UU., Barack Obama (izqda.), y el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud.

    El presidente de EE.UU., Barack Obama (izqda.), y el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud.

Dos expertos estadounidenses en política militar advirtieron al Ejército de EE.UU. de que debe prepararse ante la posibilidad de que Arabia Saudí se desintegre de forma fulgurante.

En un artículo publicado el viernes en el sitio especializado Defense One, Sarah Chayes y Alex de Waal anunciaron que Arabia Saudí no es un Estado, sino una empresa política con un modelo económico insostenible o una organización criminal corrupta.

«En cualquiera de los casos, no puede perdurar, así que ya va siendo hora de que las autoridades de EE.UU. comiencen a prepararse para el colapso de Arabia Saudí», sostuvieron Chayes, que ha trabajado como asesora del comité de jefes del Estado Mayor del Ejército de EE.UU. en Afganistán, y De Waal, experto en Sudán y el Cuerno de África.

En cualquiera de los casos, no puede perdurar, así que ya va siendo hora de que las autoridades de EE.UU. comiencen a prepararse para el colapso de Arabia Saudí», sostuvieron Sarah Chayes, que ha trabajado como asesora del comité de jefes del Estado Mayor del Ejército de EE.UU. en Afganistán, y Alex De Waal, experto en Sudán y el Cuerno de África.

Según los expertos estadounidenses, la familia real que rige el país árabe como una monarquía feudal se está quedando sin fondos a toda velocidad por culpa dela crisis del petróleo y de la escalada militar en Yemen y Siria.

Por su parte, varios militares del régimen saudí afirman que el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, se parece a un consejero delegado de una empresa que utiliza las rentas del petróleo para comprar lealtad política y religiosa en el reino árabe.

Además, en el exterior, Riad ha gastado miles de millones de dólares en promover en el mundo la ideología wahabí, de la que surgió el grupo terrorista Al-Qaeda y el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

Asimismo, la política económica está ahora en manos del hijo del rey saudí, el príncipe Mohamad, al que su padre le ha traspasado la gestión de la mayoría de los asuntos de Estado, provocando así la ira de otros príncipes.

mkh/anz/msf