EEUU, enfurecido por exitoso ensayo de lanzador de satélite iraní

  • El momento del lanzamiento del cohete portador del satélite Simorq (Fénix), 27 de julio de 2017.

    El momento del lanzamiento del cohete portador del satélite Simorq (Fénix), 27 de julio de 2017.

EE.UU. califica el exitoso lanzamiento del cohete portador del satélite Simorq de Irán de posible violación de las resoluciones del CSNU.

“Consideramos (este lanzamiento) un proceso de continuación del desarrollo del programa de misiles balísticos (de Irán)”, ha afirmado este jueves a la prensa la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert.

Estas declaraciones se producen después de que la compaña aeroespacial iraní, Simorq, cuyo trabajo consiste en poner en órbita los satélites del país persa, lanzara con éxito un misil portador de satélites en esta misma jornada de jueves.

La funcionaria estadounidense ha subrayado que Washington considera la prueba un “acto de provocación”, para luego sugerir que la misma podría considerarse una “violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”.

Estas afirmaciones de EE.UU. se apoyan en la interpretación unilateral que hace Washington de la resolución 2231 de la ONU, aprobada en julio de 2015 para respaldar el acuerdo nuclear iraní. A su juicio, las pruebas de misiles de Irán y los lanzamientos de cohetes violan dicha resolución.

Consideramos (este lanzamiento) un proceso de continuación del desarrollo del programa de misiles balísticos (de Irán)”, afirma la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert.

 

La mencionada resolución pide a Irán que “no emprenda ninguna actividad relacionada con misiles balísticos diseñados para ser capaz de transportar armas nucleares, incluidos los lanzamientos que usen tal tecnología de misiles balísticos”.

En este contexto, Teherán insiste sin cesar en que sus pruebas de misiles y lanzamientos de cohetes no violan ninguna resolución de la ONU porque tienen por único propósito aumentar su capacidad defensiva disuasoria, además de que sus proyectiles no están diseñados para transportar ojivas nucleares.

Irán firmó el JCPOA (acrónimo inglés del Plan Integral de Acción Conjunta) con el Grupo 5+1 (compuesto por EE.UU., el Reino Unido, Rusia, China y Francia, más Alemania), en el que se estipula una rebaja de las injustas sanciones a Teherán a cambio de una reducción del programa de energía nuclear iraní.

Desde que el presidente de EE.UU., Donald Trump, llegó a la Casa Blanca, la hostilidad de Washington hacia Irán se ha acrecentado aun más con las nuevas sanciones impuestas a la nación iraní so pretexto de las pruebas misiliticas. Sin embargo, Teherán advierte de que las medidas punitivas no pararán su programa de cohetes.

A juicio de Trump, el acuerdo nuclear ha sido uno de los peores legados políticos de su antecesor en el cargo, Barack Obama (2009-2017) y, en consecuencia, si fuera por el republicano, lo hubiera anulado en cuanto llegó a la Presidencia.

krd/mla/tas/rba