EEUU retira a Cuba de su lista negra por tráfico de personas

  • La sede del Departamento de Estado de EE.UU.

    La sede del Departamento de Estado de EE.UU.

Una semana después de que EE.UU. y Cuba restablecieran oficialmente los nexos diplomáticos rotos desde hace más de medio siglo, Washington retira a la isla de su lista de países que no hacen lo suficiente para combatir el tráfico de personas.

En su informe anual de 2014 publicado el lunes, el Departamento de Estado estadounidense valoró los esfuerzos de La Habana en la lucha contra la trata de personas y la explotación laboral.

La subsecretaria de Estado para Derechos Humanos, Sarah Sewall, aunque pidió mayores esfuerzos de Cuba para cumplir con los estándares mínimos en la lucha contra el tráfico humano, anunció que este país había avanzado considerablemente en esa materia.

La subsecretaria de Estado para Derechos Humanos de EE.UU., Sarah Sewall.

 

Se trata del segundo año consecutivo, según el informe, que las autoridades isleñas informan de esfuerzos para afrontar el flagelo de la trata de personas, hecho que eleva al país a una mejor categoría, denominada de «observación especial».

Gracias a dicha lista negra que se elabora anualmente y de forma unilateral, EE.UU. impone sanciones como la congelación de la ayuda no humanitaria y no comercial contra países que según su evaluación no combaten supuestamente al tráfico de personas y la explotación laboral.

Muchas Organizaciones No Gubernamentales y expertos internacionales cuestionan el derecho de EE.UU. a elaborar listas unilaterales de este tipo y denuncian a Washington por utilizar dicho informe como una herramienta política a favor de sus propios intereses.

Malasia es el mejor ejemplo que muestra el uso político del país norteamericano a este informe anual. El Departamento de Estado de EE.UU. mejoró en esta edición su evaluación de Malasia, trasladada de la lista negra a la categoría de observación especial, algo que algunos congresistas criticaron por considerar que se trata de un favor político a esa nación, una de las 12 que negocian el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP).

EE.UU. y Cuba que han anunciado la reapertura de sus embajadas en ambos países desde el pasado 20 de julio, sorprendieron al mundo el pasado 17 de diciembre al expresar su voluntad para iniciar un proceso de negociaciones a fin de normalizar las relaciones diplomáticas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, en la Cumbre de las Américas. 11 de abril de 2015.

 

Tras dicho anuncio los diplomáticos de ambos Estados celebraron múltiples rondas de negociaciones, hecho que puso fin a más de cinco décadas de rupturas en relaciones bilaterales.

En este contexto, Estados Unidos accedió a sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo (incluida desde 1982), una iniciativa propuesta por Obama al Congreso estadounidense.

En otro paso significativo de este proceso, Cuba y Estados Unidos establecieron su primera relación bancaria tras más de 50 años.

Un tema pendiente es el bloqueo de EE.UU. contra Cuba. Al respecto, la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en su reciente cumbre, exigieron el “rápido” fin del bloqueo estadounidense contra el país caribeño y destacaron el efecto negativo de esas sanciones.

ftm/rha/nal