El CIRA condena el arresto de la Autoridad Islámica Suprema de Jerusalén e Imam de la Mezquita Al Aqsa

El CIRA condena el arresto de la Autoridad Islámica Suprema de Jerusalén e Imam de la Mezquita Al Aqsa

AIN.- El Centro Islámico de la República Argentina (CIRA), condenó en un comunicado este jueves el arresto de la Autoridad Islámica Suprema de Jerusalén e Imam de la Merzquita Al Aqsa.
Texto del comunicado:

Este miércoles 10 de marzo, el Presidente del Consejo Islámico Supremo e Imam de la Mezquita Al-Áqsa de Jerusalén, Sheij Ekrima Said Sabri, que fue Gran Muftí de Jerusalén y Palestina entre 1994 y 2006, fue arrestado por las fuerzas de ocupación israelíes de manera arbitraria. El Sheij Sabri, de 82 años de edad, fue detenido por tropas israelíes para impedirle su participación en la conmemoración del Viaje Nocturno y la Ascensión a los Cielos (al-Isra ual-Mi’ray) del Profeta Muhammad (Paz y Bendición), que se celebra el día 27 del mes de Rayab del calendario islámico, entre la puesta del sol del miércoles 10 y la puesta del sol del jueves 11 de marzo.

Ese mismo día, 66 colonos israelíes irrumpieron en el complejo de Al-Áqsa acompañados por la policía israelí y cuatro oficiales de inteligencia y recorrieron el área alrededor del Domo de la Roca. A pesar de que el Complejo de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, conocido en árabe como Al-Haram Ash Sharif, es el Tercer Santuario Sagrado del Islam, y está considerado inviolable, estatus reconocido por las Naciones Unidas y la Ley Internacional, es una práctica habitual de las fuerzas militares y de los colonos israelíes ingresar regularmente al complejo y provocar daños en las instalaciones y maltratar a los fieles musulmanes presentes.

El Centro Islámico de la República Argentina condena las detenciones arbitrarias de los sheijs mediante las que se trata de infundir miedo e inseguridad, como así también la permanente violación del Santuario Islámico de Jerusalén, y hace un llamado a las organizaciones internacionales de paz y justicia para que brinden la necesaria protección y asistencia a los creyentes en Palestina, y que el Sheij Ekrima Said Sabri sea inmediatamente liberado y se respeten sus derechos inalienables.

«Aquellos que han sido expulsados de sus hogares contra todo derecho, por ninguna otra razón más que por decir “Nuestro Señor es Dios”. Si no fuese porque Dios repele alguna gente por medio de otras, los monasterios, iglesias, sinagogas y mezquitas, donde Dios es regularmente adorado y Su Nombre es en gran medida mencionado, habrían sido demolidos. Sin duda alguna Dios ayuda a todo aquel que ayuda a Su causa. Sin duda, Dios es Fuerte, Glorioso poseedor de irresistible poder.» (El Generoso Corán, Al-Hayy, “La Peregrinación”, 22:40)

Fuente: AIN