El líder Supremo de la Revolución Islámica emitió un comunicado en el que instó a todas las instituciones iraníes a acelerar la ayuda y el alivio a las víctimas del sismo.

Imágenes integradas 1
Tras el terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter que sacudió las provincias occidentales del país, el Líder Supremo de la Revolución Islámica, emitió un mensaje en el cual trasladó sus condolencias a las familias de las víctimas, y ordenó a todas las autoridades civiles y militares ayudar con todas sus fuerzas a los afectados por esa tragedia, especialmente a aquellos que han quedado atrapados bajo los escombros.

El texto de su mensaje es el siguiente:

En el Nombre de Alá, el Compasivo, el Misericordioso

El devastador terremoto que se ha producido en la parte occidental del país, y que causó la muerte de varias personas queridas, así como numerosos heridos, me ha causado una profunda tristeza y un gran pesar.

Es responsabilidad de todos los funcionarios pertinentes adoptar medidas inmediatas para ayudar a las personas afectadas por el terremoto, proporcionar tratamiento médico a los heridos y alojamiento temporal a los distinguidos residentes de la región que se han visto perjudicados.

El Ejército, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria y los Basij deberían colaborar en las operaciones de rescate, y los funcionarios estatales, ya sean militares o no, deberían proporcionar la asistencia necesaria a los heridos y sus familias.

Expreso mis más sinceras condolencias a la nación iraní, y en particular a los nobles habitantes de Kermanshah, así como a las afligidas familias de las víctimas. También rezo a Dios Altísimo por la recuperación inmediata de los heridos, y Le pido paciencia y capacidad de recuperación para nuestra honorable nación. Una vez más, solicito a los funcionarios correspondientes y a todos aquellos que puedan contribuir a reducir la carga de esta catástrofe que agilicen las operaciones de rescate.

El terremoto se produjo el domingo a las 21: 48 hora local (17:35 GMT) y su epicentro se registró a 34.86 grados latitud y 45.81 grados longitud, a 11km de profundidad en la región de Ozgoleh en la provincia de Kermanshah.

El seísmo sacudió las provincias occidentales de Irán y amplias áreas del este de Irak. 

Según el portavoz de la Sede de Gestión de Crisis el sismo ha ocasionado la muerte de más de 200 personas y 1686 heridos.

Cabe destacar que el presidente iraní Hasan Rohani, en conversación telefónica con el ministro del Interior Abdolreza Rahmani Fazli ha dado igualmente las órdenes oportunas al respecto.
irna