El presidente de El Líbano, Michel Aoun, demandó el martes el fin de las violaciones israelíes a la soberanía del país árabe y la demarcación de la frontera marítima entre los dos Estados.

Durante un encuentro con el subsecretario general de la ONU para operaciones de mantenimiento de paz, Jean Pierre Lacroix, el jefe del Estado libanés reiteró la posición crítica de Beirut ante la hostilidad de Tel Aviv.

Lacroix, en El Líbano desde el fin de semana para una visita oficial, también se reunió con el titular del parlamento, Nabih Berri; el primer ministro, Saad Hariri, y el canciller, Gebran Bassil.

Según medios locales, Berri también expresó al visitante preocupación por los retrasos para demarcar los límites entre El Líbano e “Israel”.

La disputa irresuelta sobre la frontera marítima comienza a adquirir trascendencia a medida que la nación árabe se prepara para realizar prospección en el bloque 9 ante la amenaza de que Israel perfore en esas aguas.

Las tensiones entre Beirut y Tel Aviv se concentran en un área marítima de 860 kilómetros cuadrados que abarca la zona exclusiva libanesa.

Aoun y Lacroix consideraron clave los esfuerzos del ejército libanés y las Fuerzas de Paz de la ONU en El Líbano (FPNUL) para garantizar seguridad y estabilidad en la frontera.

Esa cooperación es vital para nosotros, indicó el representante del máximo organismo internacional, porque nuestra presencia durante décadas ayudó a calmar la situación entre las dos partes.

El Consejo de Seguridad de la ONU estableció la FPNUL en 1978, con el mandato de confirmar el retiro de las fuerzas israelíes del sur del Líbano, restablecer el orden y reafirmar el control del gobierno en el área.

almanar

imagen.png