El régimen sionista busca crear un «nuevo Israel» en la región

prensa islamica

En una reunión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan y su delegación acompañante, este miércoles, el líder de la Revolución Islámica, el Ayatolá Seyyed Ali Jamenei, destacó la necesidad de impulsar los lazos económicos entre Ankara y Teherán, y describió como muy importante el acuerdo y la cooperación entre los dos países sobre los temas claves del Mundo Islámico. Su Eminencia dijo que el referéndum en la región iraquí del Kurdistán sirve a los intereses de Estados Unidos y del régimen sionista, y reiteró que «Estados Unidos y las potencias extranjeras no son confiables y buscan crear un nuevo Israel en la región».

 

El Líder Supremo señaló los graves problemas del Mundo Islámico desde el este de Asia y Myanmar hasta el norte de África, diciendo: «si Irán y Turquía llegan a un acuerdo sobre una temática referente a estos problemas, ese acuerdo ciertamente se materializará y tanto los países como el Mundo Islámico se beneficiarían de ello».

 

Destacando la necesidad de desarrollo de la cooperación económica entre ambos países, agregó: «desafortunadamente, aunque existen numerosas potencialidades, el nivel de cooperación económica no ha mejorado y deben hacerse más esfuerzos y acciones que antes, en este sentido».

 

El Ayatolá Jamenei expresó su satisfacción con la cooperación entre Irán y Turquía durante las conversaciones de Astana y la mejora del curso de los acontecimientos en Siria producto e ello, y agregó: «por supuesto, la cuestión de Daesh y los Takfiris no terminará de esta manera y la solución de este problema requiere un auténtico plan a largo plazo».

 

Su Eminencia describió la celebración del referéndum en Kurdistán como una traición a la región y una amenaza para su futuro, y señaló las consecuencias a largo plazo de esta medida para los vecinos, reiterando: «al enfrentar este evento, Irán y Turquía deben tomar todas las medidas posibles y el gobierno iraquí también debe tomar decisiones y medidas serias al respecto».

 

El Líder Supremo de la Revolución Islámica calificó de muy importante la «cooperación, consultas y decisiones políticas y económicas unificadas y serias» de Irán y Turquía para contrarrestar esta cuestión, y reiteró: «el punto de vista de los gobiernos de Estados Unidos y Europa sobre este tema es completamente diferente al de Irán y Turquía, y los Estados Unidos quisieran tener siempre a su disposición un elemento de hostigamiento contra Irán y Turquía; por lo tanto, no se puede confiar —de ninguna manera— en las posturas de Estados Unidos y los europeos».

 

Dirigiéndose al presidente turco, el Ayatolá Jamenei agregó: «como usted señaló, en primer lugar es el régimen sionista [de Israel] el que se beneficia de los acontecimientos recientes, y en segundo lugar, los estadounidenses».

 

Su Eminencia refiriéndose a los esfuerzos de los enemigos para mantener a Irán y Turquía comprometidos y distanciar a los dos países de las cuestiones importantes de la región, manifestó: «las potencias extranjeras y particularmente, el régimen sionista, están tratando de crear un nuevo Israel en la región y desarrollar un medio para crear divisiones y conflictos».

 

«Las decisiones serias y rápidas deben tomarse a través de una visión estratégica y de largo plazo hacia los temas recientes, y esta cuestión debe ser enfrentada con una acción uniforme», reiteró.

 

En la reunión, a la que también asistió el presidente iraní, Hassan Rouhani, el presidente turco hizo hincapié en la necesidad de forjar una fuerte unidad entre Irán y Turquía en la región, diciendo: «logramos llegar a una conclusión en las negociaciones con el presidente de la República Islámica del Irán, respecto a Siria e Irak».

 

El presidente de Turquía señaló la necesidad de implementar medidas conjuntas y simultáneas entre Irán, Turquía e Irak, sobre la cuestión del Kurdistán iraquí, y dijo: «según documentos irrefutables y pruebas, los Estados Unidos e Israel han llegado a un acuerdo general sobre la cuestión de Kurdistán, y Barzani (el líder kurdo de Irak) cometió un error imperdonable al celebrar un referéndum».

 

Afirmando que aparte de Israel, nadie más ha reconocido al Kurdistán de Irak, Erdogan dijo: «los vecinos de Irak ciertamente no pueden aceptar esta decisión; por lo tanto, los funcionarios del Kurdistán de Irak no pueden dar un solo paso después de esto y no tendrán salida».

 

Al decir que Estados Unidos, Francia e Israel quieren dividir los países del Medio Oriente y explotar la situación en su propio beneficio, el presidente de Turquía, reiteró: «han trazado la misma trama para Siria, y la unidad de Irán y Turquía y la decisión uniforme es muy importante en ese sentido».

 

El presidente de Turquía expresó su esperanza de que celebrando reuniones anuales del Consejo Estratégico Irán-Turquía, las decisiones y los acuerdos sean seriamente operativos.