“El shiísmo en el Norte de África y en la España Musulmana”

“El shiísmo en el Norte de África y en la España Musulmana”

QOM. (ABNA) – Cuando las personas piensan en el shiísmo, llevan sus mentes inmediatamente al Medio Oriente; piensan en Irán, Iraq y Líbano, y en menor medida, Paquistán e India. En otras palabras, este es el shiísmo oriental; el shiísmo que tiene sus raíces en el Mashriq o el Medio Oriente.

Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) – Sin embargo, la mayoría de la gente no se da cuenta del hecho de que también hubo un shiísmo occidental, un shiísmo arraigado en Túnez, Argelia, Marruecos y en Al-Ándalus. Hablo de At-Tashayyu ‘fi Al-Maghrib wa Al-Ándalus: el shiísmo en el norte de África y el Al-Ándalus [España islámica].

Aunque ampliamente ignorado, incluso por los shiítas, los nietos del Profeta Muhammad; el Imam Al-Hassan bin Alí bin Abi Talib y el Imam Al-Hussaín bín Alí bin Abi Talib participaron en la conquista del norte de África.

Más tarde, su padre, el Imam Ali bin Abi Talib (P), reinaría brevemente sobre parte de la región. En otras palabras, los primeros tres Imanes de los shiítas estaban conectados con el norte de África.

Como Compañeros del Profeta Muhammad (Bpd), y miembros de su familia, Hassan (P) y Hussain (P) no fueron los únicos Sahabah en llegar a la región. Miqdad bin ‘Umar, el famoso compañero del Profeta Muhammad y fiel amigo del Imam Alí (P), viajó por todo el Magreb y finalmente se instaló en Ifriqiyyah, donde difundió las enseñanzas de la Casa del Profeta (Bpd).

Además, las tropas enviadas para conquistar el Magreb en el año 647 d.C. incluían un segmento importante de Sahabah shiítas, el más famoso de los cuales era ‘Abd Allah bin ‘Abbas’, Abd Allah bin Ya’far bin Abi Talib, ‘Abdur-Rahman bin Al-‘Abbas, Abu Dhu’ayb Al-Hudhalid Khalid bin Muhrith, Yab Allah bin ‘Amr, Ma’bad bin Al-‘Abbas, Miqdad bin Al-Aswad, Al-Musayyab bin Hazan bin Abi Wahab Al-Majzumi y ‘Ubayd Allah bin Umar bin Al-Jattab

Si hubo shiítas Sahabah en el Magreb, también hubo shiítas tabi’un, es decir, los seguidores de los Compañeros del Profeta (Bpd), en Al-Andalus. Estos incluyen Hanash bin ‘Abd Allah As-Sana’ani,’ ‘Abd Allah bin Sa‘id bin‘Ammar b. Yasir,, Zayd bin Al-Hubab y Bakr bin Sawadah bin Zumamah, entre otros.

Estos Compañeros del Profeta Muhammad (Bpd) y el Imam Alí (P) fueron seguidos más tarde por Compañeros del Imam Ya’far As-Sadiq, incluidos Abu Sufyan, Al-Hulwani e Ibn Warsand. También incluyen: Idris bin ‘Abd Allah, Rashid Al-Awrabi, Sulayman bin ‘Abd Allah, Ibrahim b. ‘Abd Allah, Muhammad bin Ya’far, Dawud bin Al-Qassim, Ahmad bin Muhammad Nafs Az-Zakiyyah, Al-Qasim bin Muhammad Nafs Az-Zakiyyah, así como Musa Al-Yawn. Otros shiítas Sahabah o tabi’un en el Magreb incluyen Abu ‘Abd Allah Muhammad bin Al-Hassan, Muhammad bin Sallam bin Sayyar Al-Barqi al-Hamdani Al-Kufi y Muhammad bin Imran An-Nafti.

La primera dinastía shiíta establecida fue fundada por Idris bin ‘Abd Allah, el bisnieto Imam Hassan, quien se crió en la Casa del Imam Ya’far As-Sadiq. Me refiero al inicio de los Idrisidas o los Adarisa quienes se establecieron en Marruecos. Acuñaron monedas que decían: ‘Aliyyun Waliullah’ [Alí es el regente de Dios’. Acuñaron monedas que decían: ‘Aliyyun jayru an-nas ba’da An-Nabi, kariha man kariha wa radiya man radiya’ ‘Ali es el mejor ser humano después del Profeta a pesar de la aversión de algunos y el placer de otros’.

Y aquí hay una pequeña joya para ti: ¿Adivina quién era el Jefe de Policía bajo el gobierno de Idris II? Nada menos que Dawud bin Al-Qasim bin Is’haq bin ‘Abd Allah bin Ya’far bin Abi Talib, un compañero del Imam Muhammad At-Taqi, del Imam ‘Ali An-Naqi y del Imam Hassan Al-‘Askari. Esto demuestra claramente el contacto cercano y la colaboración entre los shiítas zaydíes y los imamíes durante los primeros días del gobierno islámico en el Magreb.

¿Por qué los Imames (P) estaban tan interesados en el Magreb? Aquí hay otra joya para ti. Muchas de las esposas y madres de los hijos de los Imames eran bereberes. No solo eran miembros de la gente amazigh, sino que fueron entrenados como eruditos del shiísmo y en realidad instruyeron a las mujeres en las enseñanzas de Ahlul Bait (P) o la Casa del Profeta (Bpd).

Las esposas y madres de los Imames (P) que hablaban tamazight desempeñaron un papel en las actividades misioneras innovadoras y altamente secretas de sus esposos. Como tal, parecen haber jugado un papel vital en la difusión del shiísmo entre los bereberes del Magreb y Al-Andalus.

Hamidah Al-Barbariyyah, también conocida como Lu’lu’ah, era la esposa bereber del Imam Ya’far As-Sadiq (P) y madre del Imam Musa Al-Kazim (P).

Naymah Jatun, también conocida como Tuktam, Ummul Banin y Tahirah, era la esposa bereber del Imam Musa Al-Kaẓim (P) y la madre del Imam Alí al-Rida (P).

Sammanah, también conocida como Sayyidah, era la esposa bereber del Imam Muhammad At-Taqi (P) y la madre del Imam Alí Al-Naqi (P).

También existe la posibilidad de que la madre del Imam Al-Mahdi, conocido como Naryis Jatun, Maryam bint Zayd al-‘Alawiyyah, Malikah, Rayhanah, Saqil y Sawsan, también sea de origen bereber.

Teniendo en cuenta que los Compañeros del Profeta (P), los Seguidores de los Compañeros y un gran número de discípulos de los Imames se establecieron en el Magreb y Al-Andalus, no hay duda de que difundieron su semilla y, a través de ella, los religiosos, espirituales y enseñanzas políticas del shiísmo.

Huyendo de la opresión de los Omeyas y los Abbasíes, los descendientes del Profeta (Bpd) se establecieron en el Magreb y Al-Andalus. Incluían a los Banu Idris, los descendientes directos de Idris bin ‘Abd Allah, Ibrahim bin ‘Abd Allah, Sulayman bin ‘Abd Allah, junto con Muhammad bin Ya’far, Dawud bin Al-Qassim y Ahmad bin Muhammad.

Otros descendientes del Profeta (Bpd) pertenecían a los Banu Muhammad Nafs Az-Zakiyyah que llegaron a Marruecos a fines del siglo VII, así como a los descendientes de Musa Al-Yawn que llegaron a fines del siglo IX.

Marruecos es también el hogar de los descendientes del Imam Ya’far As-Sadiq (P), el Imam Musa Al-Kaẓim (P) y del Imam Muhammad At-Taqi. Como fortaleza de la progenie del Profeta (Bpd), ciertamente no había escasez de los sentimientos shiítas en Marruecos en el Al-Maghrib Al-Aqsa.

Los Imames (P) shiítas han desempeñado un papel fundamental en las cadenas espirituales de transmisión de los principales caminos sufíes que se encuentran en el norte de África y Al-Andalus: El ‘Alawiyyah, el Idrisiyyah, el Shadhiliyyah, el Qadiriyyah y el Tiyaniyyah.

El norte de África y Al-Andalus también fue el hogar de tribus Shiitas bereberes, entre ellas: los Zanata, los Kutamah, los Miknasah, los Awrabah, los Barghawatah, los Masmudah y los Banu Lamas.

El norte de África y Al-Andalus también fue el hogar de muchos refugiados árabes shiitas, los más famosos pertenecían a la tribu de Banu Hashim, y quienes fundaron la dinastía shiíta Idrisida en Marruecos. Además de los Banu Hashim, otras tribus árabes con simpatías shiítas incluyen los Banu Hilal y los Banu Sulaym.

Otro grupo importante de árabes shiítas en el Magreb y Al-Andalus fueron los yemenitas. El grupo más importante de shiítas árabes fue el Muwalladun, los descendientes españoles están volviendo al Islam.

El norte de África y Al-Andalus atrajeron varias sectas shiítas, incluidas las Bayaliyyah, que también eran conocidas como las Musawiyyah y las Waqifiyyah, las Imamíes shiítas, predecesores de los hoy llamados shiítas duodecimanos, los ismailíes y los hassaníes chiitas.

También hubo muchas dinastías shiítas que florecieron en el Magreb y al-Andalus, incluidos los idrisidas y los hammudíes, que eran zaidíes; así como los fatimíes, los ziríes y los hammadíes, que eran shiítas ismaelíes. Y no olvidemos la dinastía Bayaliyyah en Taroundant que estaba compuesta por seguidores del Imam Musa Al-Kazim (P).

Los shiítas en el Magreb y al-Andalus se rebelaron en muchas ocasiones. Las rebeliones de inspiración Shiíta fueron lideradas por Shaqya, ‘Ubayd Allah Sa’id, Abu Rakwah Walid bin Hisham bin ‘Abdul-Malik, bin Al-Qitt, Abu ‘Ali As-Sarrayy e Ibn Hafsun, entre muchos otros.

El norte de África y Al-Andalus también produjeron muchos eruditos, juristas y jueces shiítas famosos, que incluían a Zaidíes, Ismailíes e Imamíes, algunos de los cuales eran conversos del sunnismo.

Hubo muchos centros shiitas importantes en el Magreb, incluidos Volubilis, Fez, Tánger, Ceuta, Melilla, Shellah, Basrah, Asilah, Tarudant, Igli, Tiyuywin, Mulay Idris Zerhun y Meknes en Marruecos, así como Naftah, Tala, Al-Urbus, Al-Nazur, Qustantina, Qayrawan, Al-Mahdiyyah, Sabra Al-Mansuriyyah y Bugie en Túnez.

Había muchas comunidades shiítas importantes en Al-Andalus. Se podían encontrar en Sevilla, Córdoba, Pamplona, Alange y Zaragoza, así como en Bobastro, Los Pedroches, La Serena, Puerto de Béjar, Salamanca, Zamora, Miknasah y Nafza. En algunos casos, las raíces shiítas de estas comunidades se remontan a la época de los Compañeros del Profeta (Bpd) y el Imam Alí (P). Otros estaban conectados con los Idrisíes y Hammudíes. Y aún otros estaban asociados con los fatimíes ismaelitas.

Aunque los shiítas en el norte de África y Al-Andalus fueron perseguidos por los omeyas, con los Almorávides, los Almohadas y los reyes católicos, sobrevivieron en España, hasta el siglo XIX, y sobrevivieron, en pequeñas cantidades, en el norte de África, hasta el presente, gracias a taqiyyah o disimulo piadoso.

Gracias y alabado sea Dios, el legado literario de los shiítas del norte de África y Al-Andalus ha sobrevivido; algunos en árabe, pero la mayoría en Aljamiado, español escrito en caracteres árabes.

Tenemos la epopeya poética de Ibn al-Abbar sobre el sufrimiento de la Casa del Profeta. Tenemos el Libro de las batallas, una epopeya bellamente escrita que destaca las hazañas heroicas del Imam Alí ibn Abi Talib (P). Tenemos el Libro de las Luces, una historia luminosa de la familia del Profeta (Bpd). También tenemos la Crónica y la Relación de los Nobles Sharifian (descendientes del Profeta Muhammad –Bpd-], un Maqtal Al-Hussain shiíta, y la biografía de los Doce Imames (P), publicada en español en 1639 por un morisco shiíta.

También tenemos tradiciones del Imam Alí (P), y otras trasmitidas por Al-Harrani, Kulainí, Bahraní, Saduq, Irbili, Qutb Ud-Din Ar-Rawandi, Farid Ud-Din ‘Attar, Al-Hassan bin Muhammad Ad-Daylami, Abu Al-Farayy ‘ Ali bin Al-Hussain bin Muhammad Al-Isfahani, Ibn Tawus, Mufid, Al-Bakri, Saban, Tusi, Kaf’ami y Maylisi.

También contienen algunas variantes fascinantes de las narraciones shiitas más famosas, «El evento de la capa [hadiz Ahle-Kisa]», junto con relatos de lo que sucedió cuando el Profeta (Bpd) estaba en su lecho de muerte: incluido el contenido de su wasiyyah, es decir, su voluntad final y testamento.

Los manuscritos aljamiado-morisco también contienen una gran cantidad de tradiciones shiítas, tanto cortas como largas, que no se encuentran en los libros canónicos de tradiciones de los sunnitas, los shiítas o los ibadíes.

Estas narraciones representan «tradiciones perdidas», es decir, hadices que sobrevivieron solo en Al-Andalus después de que muchas de las principales bibliotecas del mundo musulmán fueron destruidas. Algunas de estas tradiciones son de origen Imamí, mientras que otras son de procedencia Ismailí, zaidí y Hassaní.

En honor a Amir Al-Mu’minin, Alí ibn Abi Talib (P), citaré algunas selecciones de tradiciones shiítas, que se encuentran únicamente en español, que fueron preservadas por los moriscos de España y el norte de África. Algunos de ellos serán conocidos por los lectores chiítas, mientras que otros serán desconocidos.

Como leemos en una antología morisco de tradiciones proféticas:

El Mensajero de Dios, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: “Mi Ahlul Bait es como el Arca de Noé. Quien se embarcó en él se salva. Y el que no lo hizo se ahoga”.

Como leemos en la Crónica y en relación de los descendientes de los Sharif purificados:

“Su excelencia de Alí ibn Abi Talib, que Dios esté complacido con él, es tan grande que ninguna persona puede comprenderlo. Fue el último Califa, que Dios esté complacido con él. Ahora enumeraremos los descendientes bendecidos que proceden de Alí ibn Abi Talib, los que fueron: Al-Hassan, Al-Hussain, Alí Zain Ul-‘Abidin, Muhammad Al-Baqir, Ya’far As-Sadiq, Musa Al-Kazim, Ali Ar-Rida, Muhammad At-Taqi, Alí An-Naqi, Hassan Al-‘Askari y Muhammad Al-Mahdi, el conocido y esperado, quien es el último de los Imames. Este es el linaje y el hogar de Muhammad Al-Mustafa, la paz y las bendiciones sean con él, desde los dorsos de Alí ibn Abi Talib y Fátima Az-Zahra, la hija del Mensajero de Dios”.

Como leemos en Textos aljamiados sobre la vida del Profeta Muhammad (Bpd):

El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, se levantó y fue a la casa de Fátima. Cuando llamó a la puerta, ella fue la única que abrió la puerta.

Cuando ella abrió la puerta, Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, vio a su hija Fátima. Tenía una cara delgada y apenas podía levantar los pies debido al hambre. El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, preguntó: «¿Por qué está tan delgada tu cara?» Ella respondió: «¡Oh Padre! No hemos comido nada durante tres días, y Al-Hassan y Al-Hussain padecen hambre y duermen».

El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, los despertó y a cada uno de ellos en su muslo derecho y al otro en su muslo izquierdo. Fátima se sentó delante de él. El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, los besó a todos. Alí ibn Abi Talib, que Dios esté complacido con él, entró y besó al Profeta Muhammad, la paz sea con él. El Profeta Muhammad, la paz sea con él, levantó los ojos al cielo y dijo: “¡Oh Dios, Señor y Maestro! Estos son mis Ahlul Bait, Señor, purifícalos de toda impureza y purifícalos con una purificación completa”.

Fátima se levantó y fue al lugar donde hacía sus oraciones rituales, se puso de pie, levantó las manos al cielo y dijo: “¡Oh Dios, Señor y Maestro! Este es Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, su Profeta, y este es el hermano de su Profeta, Alí ibn Abi Talib, y estos son sus hijos, Al-Hassan y Al-Hussain. ¡Oh Señor! Envíeles una mesa de los cielos como la que envió a los hijos de Israel. Comieron de ella y no creyeron en ti; sin embargo, [nosotros] creemos en ti.»

Ibn ‘Abbas, que Dios esté complacido con él, dijo: “¡Por Dios! Su oración ni siquiera se completó cuando vi descender el pedazo de carne más delicioso que he visto y que olía mejor que el almizcle”. Fátima lo tomó y el Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, vino a ella. Cuando Alí ibn Abi Talib lo vio, preguntó: “¡Oh Fátima! ¿De dónde sacaste esto?» El Profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: «¡Come Oh Abu Al-Hassan! Y no preguntes de dónde viene”.

Alí sabía muy bien que no había nada (para comer) en su casa. El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, dijo: «Alabado sea Dios, que no me ha dado la muerte y en cambio me dio en caridad una hija como María, la hija de ‘Imran, que, cada vez que Zakaria entrando sobre ella, la encontraría con sustento y le preguntaría: «¿De dónde sacaste esta (comida), Oh María?» Y ella le diría: «Del sustento de Alá a quien amo sin medida».

Este hadiz fue transmitido en español por los moriscos. Aunque se habían convertido por la fuerza al catolicismo en 1502, continuaron practicando su Islam en secreto durante siglos; continuaron enseñando a sus hijos a amar, honrar, venerar y seguir a Ahlul Bait (P), la Familia del Profeta.

Como leemos en la crónica y en la relación:

Muhammad Mustafa, que la paz y las bendiciones sean con él, dijo: “Este es un ángel que nunca descendió del cielo hasta esta noche. Me dijo que fue enviado en nombre de mi Señor para enviarme sus saludos y darme buenas noticias de que Fátima es la Señora de las mejores mujeres del universo y que Al-Hassan y Al-Hussain son los Señores de la Juventud de la gloria».

Como leemos en el Libro de los Amuletos:

Se informa que Adán, la paz sea con él, dijo lo siguiente cuando le pidió a Dios que lo perdonara por su pecado. Cuando Dios, glorificado y exaltado dijo: «Entonces, recibió Adán de su Señor palabras y Dios le perdonó″ (2:37), Adán respondió: «¡Señor! Perdóname a través de la autoridad de Fátima, Alí, Al-Hassan y Al-Hussain”. Y Dios lo perdonó″.

Como leemos en la crónica y en la relación:

El Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, le dijo a Alí, la paz sea con él: «Tú eres mi compañero y mi hermano en esta vida y en el Más Allá».

Como leemos en la crónica y en la relación:

El Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: «¡Oh Alí! Solo un creyente bueno y justo te amará y solo un hipócrita y un incrédulo te odiará”.

Como leemos en otro manuscrito, el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: «Yo soy la ciudad del conocimiento y Alí es su puerta. Quien desee conocimiento debe acudir a él”.

Como leemos en la misma fuente, el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: «¡Oh Alí! Si el conocimiento estuviera en una habitación, tendrías la llave.

Y mientras los historiadores sunnitas enfatizan que el Profeta murió en el intestado, y los duodecimanos insisten en que el Profeta no pudo hacer un testamento o que los opositores de Ahlul Bait (P) reprimieron su voluntad, los shiítas hassaníes del norte de África y la España islámica han transmitido la voluntad final y el testamento del Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, junto con sus últimas palabras.

Según las tradiciones transmitidas por los descendientes del Imam Al-Hassan que se establecieron en el norte de África y la España islámica, Fátima, Alí, Hassan y Hussein rodearon al Profeta durante sus últimos momentos. Ellos gritaron: “¡Oh Mensajero de Dios! ¿Quién será el Califa después de ti? El Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, susurró: «Alí será vuestro Califa» y falleció.

¿Y qué se puede preguntar sobre si en realidad se contiene la wasiyyah [declaración de testamental] o no, del Mensajero de Dios, la paz y las bendiciones sean con él? Si en realidad con anterioridad se contiene consejos, orientación y palabras de sabiduría, dirigidas al Imam Ali (P); una de las palabras dichas con anterioridad [del fallecimiento del Profeta] que contienen algo realmente notable son las siguientes:

«¡Oh Alí! Eres para mí como Aarón lo fue para Moisés, excepto que no habrá Mensajero ni Profeta después de mí. Te aconsejo con este testamento. Si lo conservas y lo cumples, serás alabado y morirás como mártir […]”

Por el Dr. John Andrew Morrow para el Instituto Shafaqna de Estudios del Medio Oriente

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

© 2005-2020 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

::::
245

QOM. (ABNA) – Cuando las personas piensan en el shiísmo, llevan sus mentes inmediatamente al Medio Oriente; piensan en Irán, Iraq y Líbano, y en menor medida, Paquistán e India. En otras palabras, este es el shiísmo oriental; el shiísmo que tiene sus raíces en el Mashriq o el Medio Oriente.
Según la Agencia Noticiosa Ahlul Bait (ABNA) – Sin embargo, la mayoría de la gente no se da cuenta del hecho de que también hubo un shiísmo occidental, un shiísmo arraigado en Túnez, Argelia, Marruecos y en Al-Andalus. Hablo de At-Tashayyu ‘fi Al-Maghrib wa Al-Andalus: el shiísmo en el norte de África y el Al-Andalus [España islámica].

Aunque ampliamente ignorado, incluso por los shiítas, los nietos del Profeta Muhammad; el Imam Al-Hassan bin Alí bin Abi Talib y el Imam Al-Hussaín bín Alí bin Abi Talib participaron en la conquista del norte de África.

Más tarde, su padre, el Imam Ali bin Abi Talib (P), reinaría brevemente sobre parte de la región. En otras palabras, los primeros tres Imanes de los shiítas estaban conectados con el norte de África.

Como Compañeros del Profeta Muhammad (Bpd), y miembros de su familia, Hassan (P) y Hussain (P) no fueron los únicos Sahabah en llegar a la región. Miqdad bin ‘Umar, el famoso compañero del Profeta Muhammad y fiel amigo del Imam Alí (P), viajó por todo el Magreb y finalmente se instaló en Ifriqiyyah, donde difundió las enseñanzas de la Casa del Profeta (Bpd).

Además, las tropas enviadas para conquistar el Magreb en el año 647 d.C. incluían un segmento importante de Sahabah shiítas, el más famoso de los cuales era ‘Abd Allah bin ‘Abbas’, Abd Allah bin Ya’far bin Abi Talib, ‘Abdur-Rahman bin Al-‘Abbas, Abu Dhu’ayb Al-Hudhalid Khalid bin Muhrith, Yab Allah bin ‘Amr, Ma’bad bin Al-‘Abbas, Miqdad bin Al-Aswad, Al-Musayyab bin Hazan bin Abi Wahab Al-Majzumi y ‘Ubayd Allah bin Umar bin Al-Jattab

Si hubo shiítas Sahabah en el Magreb, también hubo shiítas tabi’un, es decir, los seguidores de los Compañeros del Profeta (Bpd), en Al-Andalus. Estos incluyen Hanash bin ‘Abd Allah As-Sana’ani,’ ‘Abd Allah bin Sa‘id bin‘Ammar b. Yasir,, Zayd bin Al-Hubab y Bakr bin Sawadah bin Zumamah, entre otros.

Estos Compañeros del Profeta Muhammad (Bpd) y el Imam Alí (P) fueron seguidos más tarde por Compañeros del Imam Ya’far As-Sadiq, incluidos Abu Sufyan, Al-Hulwani e Ibn Warsand. También incluyen: Idris bin ‘Abd Allah, Rashid Al-Awrabi, Sulayman bin ‘Abd Allah, Ibrahim b. ‘Abd Allah, Muhammad bin Ya’far, Dawud bin Al-Qassim, Ahmad bin Muhammad Nafs Az-Zakiyyah, Al-Qasim bin Muhammad Nafs Az-Zakiyyah, así como Musa Al-Yawn. Otros shiítas Sahabah o tabi’un en el Magreb incluyen Abu ‘Abd Allah Muhammad bin Al-Hassan, Muhammad bin Sallam bin Sayyar Al-Barqi al-Hamdani Al-Kufi y Muhammad bin Imran An-Nafti.

La primera dinastía shiíta establecida fue fundada por Idris bin ‘Abd Allah, el bisnieto Imam Hassan, quien se crió en la Casa del Imam Ya’far As-Sadiq. Me refiero al inicio de los Idrisidas o los Adarisa quienes se establecieron en Marruecos. Acuñaron monedas que decían: ‘Aliyyun Waliullah’ [Alí es el regente de Dios’. Acuñaron monedas que decían: ‘Aliyyun jayru an-nas ba’da An-Nabi, kariha man kariha wa radiya man radiya’ ‘Ali es el mejor ser humano después del Profeta a pesar de la aversión de algunos y el placer de otros’.

Y aquí hay una pequeña joya para ti: ¿Adivina quién era el Jefe de Policía bajo el gobierno de Idris II? Nada menos que Dawud bin Al-Qasim bin Is’haq bin ‘Abd Allah bin Ya’far bin Abi Talib, un compañero del Imam Muhammad At-Taqi, del Imam ‘Ali An-Naqi y del Imam Hassan Al-‘Askari. Esto demuestra claramente el contacto cercano y la colaboración entre los shiítas zaydíes y los imamíes durante los primeros días del gobierno islámico en el Magreb.

¿Por qué los Imames (P) estaban tan interesados en el Magreb? Aquí hay otra joya para ti. Muchas de las esposas y madres de los hijos de los Imames eran bereberes. No solo eran miembros de la gente amazigh, sino que fueron entrenados como eruditos del shiísmo y en realidad instruyeron a las mujeres en las enseñanzas de Ahlul Bait (P) o la Casa del Profeta (Bpd).

Las esposas y madres de los Imames (P) que hablaban tamazight desempeñaron un papel en las actividades misioneras innovadoras y altamente secretas de sus esposos. Como tal, parecen haber jugado un papel vital en la difusión del shiísmo entre los bereberes del Magreb y Al-Andalus.

Hamidah Al-Barbariyyah, también conocida como Lu’lu’ah, era la esposa bereber del Imam Ya’far As-Sadiq (P) y madre del Imam Musa Al-Kazim (P).

Naymah Jatun, también conocida como Tuktam, Ummul Banin y Tahirah, era la esposa bereber del Imam Musa Al-Kaẓim (P) y la madre del Imam Alí al-Rida (P).

Sammanah, también conocida como Sayyidah, era la esposa bereber del Imam Muhammad At-Taqi (P) y la madre del Imam Alí Al-Naqi (P).

También existe la posibilidad de que la madre del Imam Al-Mahdi, conocido como Naryis Jatun, Maryam bint Zayd al-‘Alawiyyah, Malikah, Rayhanah, Saqil y Sawsan, también sea de origen bereber.

Teniendo en cuenta que los Compañeros del Profeta (P), los Seguidores de los Compañeros y un gran número de discípulos de los Imames se establecieron en el Magreb y Al-Andalus, no hay duda de que difundieron su semilla y, a través de ella, los religiosos, espirituales y enseñanzas políticas del shiísmo.

Huyendo de la opresión de los Omeyas y los Abbasíes, los descendientes del Profeta (Bpd) se establecieron en el Magreb y Al-Andalus. Incluían a los Banu Idris, los descendientes directos de Idris bin ‘Abd Allah, Ibrahim bin ‘Abd Allah, Sulayman bin ‘Abd Allah, junto con Muhammad bin Ya’far, Dawud bin Al-Qassim y Ahmad bin Muhammad.

Otros descendientes del Profeta (Bpd) pertenecían a los Banu Muhammad Nafs Az-Zakiyyah que llegaron a Marruecos a fines del siglo VII, así como a los descendientes de Musa Al-Yawn que llegaron a fines del siglo IX.

Marruecos es también el hogar de los descendientes del Imam Ya’far As-Sadiq (P), el Imam Musa Al-Kaẓim (P) y del Imam Muhammad At-Taqi. Como fortaleza de la progenie del Profeta (Bpd), ciertamente no había escasez de los sentimientos shiítas en Marruecos en el Al-Maghrib Al-Aqsa.

Los Imames (P) shiítas han desempeñado un papel fundamental en las cadenas espirituales de transmisión de los principales caminos sufíes que se encuentran en el norte de África y Al-Andalus: El ‘Alawiyyah, el Idrisiyyah, el Shadhiliyyah, el Qadiriyyah y el Tiyaniyyah.

El norte de África y Al-Andalus también fue el hogar de tribus Shiitas bereberes, entre ellas: los Zanata, los Kutamah, los Miknasah, los Awrabah, los Barghawatah, los Masmudah y los Banu Lamas.

El norte de África y Al-Andalus también fue el hogar de muchos refugiados árabes shiitas, los más famosos pertenecían a la tribu de Banu Hashim, y quienes fundaron la dinastía shiíta Idrisida en Marruecos. Además de los Banu Hashim, otras tribus árabes con simpatías shiítas incluyen los Banu Hilal y los Banu Sulaym.

Otro grupo importante de árabes shiítas en el Magreb y Al-Andalus fueron los yemenitas. El grupo más importante de shiítas árabes fue el Muwalladun, los descendientes españoles están volviendo al Islam.

El norte de África y Al-Andalus atrajeron varias sectas shiítas, incluidas las Bayaliyyah, que también eran conocidas como las Musawiyyah y las Waqifiyyah, las Imamíes shiítas, predecesores de los hoy llamados shiítas duodecimanos, los ismailíes y los hassaníes chiitas.

También hubo muchas dinastías shiítas que florecieron en el Magreb y al-Andalus, incluidos los idrisidas y los hammudíes, que eran zaidíes; así como los fatimíes, los ziríes y los hammadíes, que eran shiítas ismaelíes. Y no olvidemos la dinastía Bayaliyyah en Taroundant que estaba compuesta por seguidores del Imam Musa Al-Kazim (P).

Los shiítas en el Magreb y al-Andalus se rebelaron en muchas ocasiones. Las rebeliones de inspiración Shiíta fueron lideradas por Shaqya, ‘Ubayd Allah Sa’id, Abu Rakwah Walid bin Hisham bin ‘Abdul-Malik, bin Al-Qitt, Abu ‘Ali As-Sarrayy e Ibn Hafsun, entre muchos otros.

El norte de África y Al-Andalus también produjeron muchos eruditos, juristas y jueces shiítas famosos, que incluían a Zaidíes, Ismailíes e Imamíes, algunos de los cuales eran conversos del sunnismo.

Hubo muchos centros shiitas importantes en el Magreb, incluidos Volubilis, Fez, Tánger, Ceuta, Melilla, Shellah, Basrah, Asilah, Tarudant, Igli, Tiyuywin, Mulay Idris Zerhun y Meknes en Marruecos, así como Naftah, Tala, Al-Urbus, Al-Nazur, Qustantina, Qayrawan, Al-Mahdiyyah, Sabra Al-Mansuriyyah y Bugie en Túnez.

Había muchas comunidades shiítas importantes en Al-Andalus. Se podían encontrar en Sevilla, Córdoba, Pamplona, Alange y Zaragoza, así como en Bobastro, Los Pedroches, La Serena, Puerto de Béjar, Salamanca, Zamora, Miknasah y Nafza. En algunos casos, las raíces shiítas de estas comunidades se remontan a la época de los Compañeros del Profeta (Bpd) y el Imam Alí (P). Otros estaban conectados con los Idrisíes y Hammudíes. Y aún otros estaban asociados con los fatimíes ismaelitas.

Aunque los shiítas en el norte de África y Al-Andalus fueron perseguidos por los omeyas, con los Almorávides, los Almohadas y los reyes católicos, sobrevivieron en España, hasta el siglo XIX, y sobrevivieron, en pequeñas cantidades, en el norte de África, hasta el presente, gracias a taqiyyah o disimulo piadoso.

Gracias y alabado sea Dios, el legado literario de los shiítas del norte de África y Al-Andalus ha sobrevivido; algunos en árabe, pero la mayoría en Aljamiado, español escrito en caracteres árabes.

Tenemos la epopeya poética de Ibn al-Abbar sobre el sufrimiento de la Casa del Profeta. Tenemos el Libro de las batallas, una epopeya bellamente escrita que destaca las hazañas heroicas del Imam Alí ibn Abi Talib (P). Tenemos el Libro de las Luces, una historia luminosa de la familia del Profeta (Bpd). También tenemos la Crónica y la Relación de los Nobles Sharifian (descendientes del Profeta Muhammad –Bpd-], un Maqtal Al-Hussain shiíta, y la biografía de los Doce Imames (P), publicada en español en 1639 por un morisco shiíta.

También tenemos tradiciones del Imam Alí (P), y otras trasmitidas por Al-Harrani, Kulainí, Bahraní, Saduq, Irbili, Qutb Ud-Din Ar-Rawandi, Farid Ud-Din ‘Attar, Al-Hassan bin Muhammad Ad-Daylami, Abu Al-Farayy ‘ Ali bin Al-Hussain bin Muhammad Al-Isfahani, Ibn Tawus, Mufid, Al-Bakri, Saban, Tusi, Kaf’ami y Maylisi.

También contienen algunas variantes fascinantes de las narraciones shiitas más famosas, «El evento de la capa [hadiz Ahle-Kisa]», junto con relatos de lo que sucedió cuando el Profeta (Bpd) estaba en su lecho de muerte: incluido el contenido de su wasiyyah, es decir, su voluntad final y testamento.

Los manuscritos aljamiado-morisco también contienen una gran cantidad de tradiciones shiítas, tanto cortas como largas, que no se encuentran en los libros canónicos de tradiciones de los sunnitas, los shiítas o los ibadíes.

Estas narraciones representan «tradiciones perdidas», es decir, hadices que sobrevivieron solo en Al-Andalus después de que muchas de las principales bibliotecas del mundo musulmán fueron destruidas. Algunas de estas tradiciones son de origen Imamí, mientras que otras son de procedencia Ismailí, zaidí y Hassaní.

En honor a Amir Al-Mu’minin, Alí ibn Abi Talib (P), citaré algunas selecciones de tradiciones shiítas, que se encuentran únicamente en español, que fueron preservadas por los moriscos de España y el norte de África. Algunos de ellos serán conocidos por los lectores chiítas, mientras que otros serán desconocidos.

Como leemos en una antología morisco de tradiciones proféticas:

El Mensajero de Dios, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: “Mi Ahlul Bait es como el Arca de Noé. Quien se embarcó en él se salva. Y el que no lo hizo se ahoga”.

Como leemos en la Crónica y en relación de los descendientes de los Sharif purificados:

“Su excelencia de Alí ibn Abi Talib, que Dios esté complacido con él, es tan grande que ninguna persona puede comprenderlo. Fue el último Califa, que Dios esté complacido con él. Ahora enumeraremos los descendientes bendecidos que proceden de Alí ibn Abi Talib, los que fueron: Al-Hassan, Al-Hussain, Alí Zain Ul-‘Abidin, Muhammad Al-Baqir, Ya’far As-Sadiq, Musa Al-Kazim, Ali Ar-Rida, Muhammad At-Taqi, Alí An-Naqi, Hassan Al-‘Askari y Muhammad Al-Mahdi, el conocido y esperado, quien es el último de los Imames. Este es el linaje y el hogar de Muhammad Al-Mustafa, la paz y las bendiciones sean con él, desde los dorsos de Alí ibn Abi Talib y Fátima Az-Zahra, la hija del Mensajero de Dios”.

Como leemos en Textos aljamiados sobre la vida del Profeta Muhammad (Bpd):

El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, se levantó y fue a la casa de Fátima. Cuando llamó a la puerta, ella fue la única que abrió la puerta.

Cuando ella abrió la puerta, Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, vio a su hija Fátima. Tenía una cara delgada y apenas podía levantar los pies debido al hambre. El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, preguntó: «¿Por qué está tan delgada tu cara?» Ella respondió: «¡Oh Padre! No hemos comido nada durante tres días, y Al-Hassan y Al-Hussain padecen hambre y duermen».

El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, los despertó y a cada uno de ellos en su muslo derecho y al otro en su muslo izquierdo. Fátima se sentó delante de él. El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, los besó a todos. Alí ibn Abi Talib, que Dios esté complacido con él, entró y besó al Profeta Muhammad, la paz sea con él. El Profeta Muhammad, la paz sea con él, levantó los ojos al cielo y dijo: “¡Oh Dios, Señor y Maestro! Estos son mis Ahlul Bait, Señor, purifícalos de toda impureza y purifícalos con una purificación completa”.

Fátima se levantó y fue al lugar donde hacía sus oraciones rituales, se puso de pie, levantó las manos al cielo y dijo: “¡Oh Dios, Señor y Maestro! Este es Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, su Profeta, y este es el hermano de su Profeta, Alí ibn Abi Talib, y estos son sus hijos, Al-Hassan y Al-Hussain. ¡Oh Señor! Envíeles una mesa de los cielos como la que envió a los hijos de Israel. Comieron de ella y no creyeron en ti; sin embargo, [nosotros] creemos en ti.»

Ibn ‘Abbas, que Dios esté complacido con él, dijo: “¡Por Dios! Su oración ni siquiera se completó cuando vi descender el pedazo de carne más delicioso que he visto y que olía mejor que el almizcle”. Fátima lo tomó y el Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, vino a ella. Cuando Alí ibn Abi Talib lo vio, preguntó: “¡Oh Fátima! ¿De dónde sacaste esto?» El Profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: «¡Come Oh Abu Al-Hassan! Y no preguntes de dónde viene”.

Alí sabía muy bien que no había nada (para comer) en su casa. El Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, dijo: «Alabado sea Dios, que no me ha dado la muerte y en cambio me dio en caridad una hija como María, la hija de ‘Imran, que, cada vez que Zakaria entrando sobre ella, la encontraría con sustento y le preguntaría: «¿De dónde sacaste esta (comida), Oh María?» Y ella le diría: «Del sustento de Alá a quien amo sin medida».

Este hadiz fue transmitido en español por los moriscos. Aunque se habían convertido por la fuerza al catolicismo en 1502, continuaron practicando su Islam en secreto durante siglos; continuaron enseñando a sus hijos a amar, honrar, venerar y seguir a Ahlul Bait (P), la Familia del Profeta.

Como leemos en la crónica y en la relación:

Muhammad Mustafa, que la paz y las bendiciones sean con él, dijo: “Este es un ángel que nunca descendió del cielo hasta esta noche. Me dijo que fue enviado en nombre de mi Señor para enviarme sus saludos y darme buenas noticias de que Fátima es la Señora de las mejores mujeres del universo y que Al-Hassan y Al-Hussain son los Señores de la Juventud de la gloria».

Como leemos en el Libro de los Amuletos:

Se informa que Adán, la paz sea con él, dijo lo siguiente cuando le pidió a Dios que lo perdonara por su pecado. Cuando Dios, glorificado y exaltado dijo: «Entonces, recibió Adán de su Señor palabras y Dios le perdonó″ (2:37), Adán respondió: «¡Señor! Perdóname a través de la autoridad de Fátima, Alí, Al-Hassan y Al-Hussain”. Y Dios lo perdonó″.

Como leemos en la crónica y en la relación:

El Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, le dijo a Alí, la paz sea con él: «Tú eres mi compañero y mi hermano en esta vida y en el Más Allá».

Como leemos en la crónica y en la relación:

El Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: «¡Oh Alí! Solo un creyente bueno y justo te amará y solo un hipócrita y un incrédulo te odiará”.

Como leemos en otro manuscrito, el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: «Yo soy la ciudad del conocimiento y Alí es su puerta. Quien desee conocimiento debe acudir a él”.

Como leemos en la misma fuente, el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, dijo: «¡Oh Alí! Si el conocimiento estuviera en una habitación, tendrías la llave.

Y mientras los historiadores sunnitas enfatizan que el Profeta murió en el intestado, y los duodecimanos insisten en que el Profeta no pudo hacer un testamento o que los opositores de Ahlul Bait (P) reprimieron su voluntad, los shiítas hassaníes del norte de África y la España islámica han transmitido la voluntad final y el testamento del Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, junto con sus últimas palabras.

Según las tradiciones transmitidas por los descendientes del Imam Al-Hassan que se establecieron en el norte de África y la España islámica, Fátima, Alí, Hassan y Hussein rodearon al Profeta durante sus últimos momentos. Ellos gritaron: “¡Oh Mensajero de Dios! ¿Quién será el Califa después de ti? El Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, susurró: «Alí será vuestro Califa» y falleció.

¿Y qué se puede preguntar sobre si en realidad se contiene la wasiyyah [declaración de testamental] o no, del Mensajero de Dios, la paz y las bendiciones sean con él? Si en realidad con anterioridad se contiene consejos, orientación y palabras de sabiduría, dirigidas al Imam Ali (P); una de las palabras dichas con anterioridad [del fallecimiento del Profeta] que contienen algo realmente notable son las siguientes:

«¡Oh Alí! Eres para mí como Aarón lo fue para Moisés, excepto que no habrá Mensajero ni Profeta después de mí. Te aconsejo con este testamento. Si lo conservas y lo cumples, serás alabado y morirás como mártir […]”

Por el Dr. John Andrew Morrow para el Instituto Shafaqna de Estudios del Medio Oriente

Traducido en exclusiva por ABNA24 redacción española

© 2005-2020 AhlulBait News Agency (Agencia de Noticias de Ahlul Bait). Todos los derechos reservados. Se autoriza la reproducción, traducción o distribución de esta noticia sin modificar el contenido y citando la fuente ABNA24 y el autor/traductor.

fuente abna