‘Enlace ferroviario impulsa dominio israelí sobre países árabes’

El ministro de transporte e inteligencia de Israel, Yisrael Katz, (centro), en la ciudad de Mascate, capital de Omán, 5 de noviembre de 2018.

Israel busca hacerse con los recursos económicos de los árabes del Golfo Pérsico al intentar construir un proyecto ferroviario que se conecta con estos países.

En un artículo publicado este miércoles, el diario Raialyoum, con sede en el Reino Unido, ha informado que con su nueva iniciativa de transporte, denominada “Vías para la Paz Regional”, el régimen de Israel no solo busca allanar el camino para la normalización con los Estados árabes del Golfo Pérsico, sino también pretende apropiarse de los recursos naturales de estos países, ricos en petróleo.

Para conseguir tal fin, explica la publicación, desde el martes el ministro de transporte e inteligencia de Israel, Yisrael Katz, ha participado en una conferencia de transporte internacional en Mascate (capital de Omán), para presentar la citada iniciativa de transporte regional.

El enlace ferroviario uniría el norte de los territorios ocupados palestinos, en particular, el puerto marítimo de Haifa, a la red ferroviaria de Jordania, que a su vez se vinculará con la de Arabia Saudí y otros Estados árabes del Golfo Pérsico.

Los países árabes además de aprovechar las oportunidades económicas que le proporcionaría el proyecto ferroviario, alegan fuentes israelíes, podrían reducir la amenaza que representa Irán para estos Estados.

Sin embargo, Raialyoum, ha subrayado que las autoridades israelíes vieron la carrera de los Estados árabes para normalización con el régimen de Tel Aviv, una oportunidad de oro para hacerse con el control de campos de petróleo de estos países y aumentar la hegemonía económica israelí sobre estas naciones.

El nuevo anuncio se produce en momentos que Israel intensifica dramáticamente sus contactos con los Estados árabes del Golfo Pérsico, a pesar de que todavía no tienen relaciones diplomáticas formales.

El pasado mes de octubre, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, realizó un viaje a Omán, donde, según un comunicado emitido por la oficina del premier israelí, se considera como un paso significativo en la implementación de la política para profundizar las relaciones con Estados de la región.

En reacción a la rara visita de Netanyahu a Omán, el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) condena los esfuerzos para normalizar relaciones con el régimen de Tel Aviv, y advierte a Mascate de que tales acciones animan a Israel a continuar con sus atrocidades contra los palestinos.

mkh/ktg/tqi/msf