“Fracasa campaña de ‘máxima presión’ de EEUU contra Irán”

  • El presidente de EE.UU., Donald Trump, en la Casa Blanca, Washington, D.C., 5 de junio de 2020. (Foto: AFP)
La llamada política de ‘máxima presión’ de la Administración de Trump contra Irán después de su salida del acuerdo nuclear ha fracasado.

“El problema fundamental de la política de Estados Unidos hacia Irán ha sido una inflación ridícula de la importancia de Irán para EE.UU.”, dijo Jarrett Blanc, que fue el encargado de la implementación del acuerdo nuclear en la Administración de Barack Obama, en un debate virtual celebrado esta semana por el think tank Quincy Institute for Responsible Statecraft (Instituto Quincy para Aparatos Estatales Responsables, en español).

El portal del think tank publicó el lunes una nota, donde indicó que ninguno de los participantes en el referido debate creía que la política de “máxima presión” de la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, sobre Irán, hubiera logrado sus metas declaradas u objetivos reales.

En este contexto, destaca el rechazo, recién reportado, al llamado de EE.UU. a renovar el embargo de armas contra Irán. De hecho, Washington ha tratado de presionar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) a extender el embargo de armas a Irán, después de la expiración de la restricción sobre las ventas de armas convencionales al país persa el próximo mes de octubre.

 

Al respecto, Blanc dijo “el juego con el embargo de armas” constituye un intento por “destruir el caparazón restante” del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés) con el fin de crear desafío para la posible futura administración de Joe Biden.

Efectivamente, prosiguió Blanc, el actual Gobierno de EE.UU. busca hacer que sea más difícil para Biden volver a ingresar al PIAC, como ya ha prometido hacer el demócrata, de salir electo de las venideras presidenciales estadounidenses.

EE.UU. salió de forma unilateral del acuerdo nuclear en mayo de 2018 y reimpuso sanciones a Irán, entre otras medidas, para obligar a la República Islámica a que se sienta a dialogar un nuevo pacto con la Administración de Trump. Esta política, no obstante, no solo fue ineficaz, sino que obligó a Irán a reducir sus compromisos con el convenio, ante el incumplimiento europeo del acuerdo.

“Los estadounidenses no tuvieron éxito (…pese a) hacer todo lo posible contra el pueblo iraní. Su fracaso se debe a la resistencia y la unidad de la gente”, aseguró en su día el presidente de Irán, Hasan Rohani, al restar eficacia a las hostilidades estadounidenses.

tqi/rha/msm/msf