Francia espera una ola extremadamente alta de Covid

Los pacientes graves de Covid-19 requieren en promedio 3 semanas en cuidados intensivos.

Los pacientes graves de Covid-19 requieren en promedio 3 semanas en cuidados intensivos. © REUTERS – CHRISTIAN HARTMANN摄影

En Francia, tercer país más afectado por el Covid-19 en el mundo con 2000 muertos, el gobierno decidió prolongar el período de confinamiento dos semanas más, hasta el 15 de abril. Ante la creciente afluencia de casos graves, se teme que los servicios de cuidados intensivos para acogerlos no logren dar abasto.

Los franceses cumplen este sábado dos semanas de confinamiento y dos meses desde el anuncio de los primeros casos oficiales de Covid-19 en este país, los cuales fueron también los primeros en Europa: dos pacientes procedentes de China, el uno en París y el otro en Burdeos.

Las últimas cifras oficiales reportan 1995 fallecimientos. Pero este balance oficial no incluye sin embargo a los enfermos fallecidos en sus hogares o en residencias de ancianos, donde se estima que las muertes suman decenas.

También hay en Francia 32.964 casos confirmados, 15.732 personas hospitalizadas por una infección Covid, de las cuales 3787 están en cuidados intensivos en estado grave.

Una tercera parte de las personas hospitalizadas son menores de 60 años, 42% tienen menos de 30 años. De otro lado, 85% de las personas fallecidas tienen más de 70 años. Las autoridades sanitarias también reportaron 5.700 pacientes curados.

El tratamiento del Covid-19 requiere en ocasiones cuidados intensivos durante varios días, en promedio tres semanas, de ahí la urgencia de habitaciones bien equipadas, en particular con respiradores.

Sistema sanitario, en tensión

En este punto es donde la situación en este país resulta inquietante. Mientras Alemania cuenta con 25.000 camas en cuidados intensivos, en Francia son escasamente 5.000.

El presidente Macron estuvo inaugurando hace unos días en Mulhouse, al este, un hospital de campaña instalado por el ejército. El número de camas en cuidados intensivos inauguradas, 30, no parece sin embargo a la altura de la gravedad de la situación.

Esta semana, en efecto, Francia registró récord tras récord de muertes por el nuevo coronavirus en una sola jornada: 230, 240, 365 y 299 la víspera.

«La ola epidémica que se extiende por Francia (…) es una ola extremadamente alta y somete a todo el sistema de salud, a todo el sistema hospitalario, a una tensión muy fuerte. Tenemos que aguantar», subrayó el propio primer ministro Edouard Philippe.

Una adolescente de 16 años murió el jueves, una noticia que conmocionó al país, si bien el director general de Sanidad, Jérôme Salomon, señaló que «las formas severas en los sujetos jóvenes son extremadamente raras»

Para aliviar el sistema de salud del este de Francia, principal foco de la enfermedad, un avión militar ha evacuado enfermos hacia hospitales de Burdeos.

El jueves se hizo un traslado inédito en un tren de alta velocidad de 20 pacientes hacia el centro y oeste del país, menos afectados. La región (norte) donde se encuentra París también está seriamente afectada.

La escasez de máscaras y de pruebas, que en Francia no son generalizadas por falta de medios, alarman a los expertos.

Confinados en sus hogares desde hace dos semanas, los franceses se preocupan por las consecuencias sanitarias, pero también sociales de la crisis.

Según un sondeo de Ifop, realizado del 21 al 23 de marzo y publicado este viernes en Le Parisien, 87% temen «ver la economía francesa derrumbarse», 81% «de perder a familiares», 62% a «perder la vida», 57% de «perder una parte significativa de (sus) ingresos» y el 40% a «quedarse sin comida».

fuente  rfi