Gobierno argentino persigue a musulmanes por su religión: “Somos musulmanes, no terroristas”

Los padres de los dos jóvenes detenidos por presuntos vínculos con el partido libanés Hezbollah defendieron su inocencia y remarcaron que las armas incautadas en el domicilio pertenecían al bisabuelo de los detenidos.

«Somos musulmanes, no terroristas. Las armas fueron herencia de un abuelo y estaban guardadas», dijo Paola, la madre de los dos hombres de 25 y 23 años detenidos este jueves a partir de una denuncia de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

Desde su casa en el barrio porteño de Floresta, la mujer insistió: «Mis hijos son inocentes». «Es una denuncia anónima, no sabemos quién fue. Cualquiera puede hacer una denuncia y arruinarle la vida a dos personas”, dijo también la madre.

El padre se sumo al reclamo de justicia y pidió por su inocencia.  El hombre explicó: «no sabemos cuál es la imputación. En el expediente no hay nada concreto».

El presidente de la Confederación de Entidades Argentino Árabes (Fearab), Adalberto Assad, sumó su repudio a la persecución que viven los dos hombres detenidos y pidió «frenar» esa situación.

«Somos argentinos, somos parte del tejido social argentino», enfaitzó Assad, quien señaló que con las detenciones y allanamientos en el marco de una investigación por presuntos vínculos de personas con Hezbollah «se genera un caos». «Es difícil confundir a un musulmán practicante argentino y vincularlo con terrorismo», señaló Assad, quien aseguró que «el Islam es paz».

Consideró además que en este tipo de operativos policiales «los costos los paga una comunidad, la comunidad árabe; somos gente de paz, trabajadora, gente que vive en el día a día».

La investigación habían comenzado a partir de una denuncia del representante legal de la DAIA el pasado 31 de enero, luego de que recibiera un correo electrónico anónimo que alertaba sobre una persona «que sería partidaria del partido libanés Hezbollah y habría recibido entrenamiento militar en distintos viajes por Medio Oriente».

La Unidad de Investigación Antiterrorista y el GEOF allanaron el domicilio y se detuvo a los dos hermanos, al tiempo que se secuestraron armas, ropa de estilo militar y dispositivos electrónicos.

Prensa Islamica/Agencias