Gobierno británico suspende acogida de niños refugiados

  • Una niña kurda sostiene sus juguetes mientras está en el barro en un campamento de refugiados en la costa norte de Francia.

    Una niña kurda sostiene sus juguetes mientras está en el barro en un campamento de refugiados en la costa norte de Francia.

Malas noticias para los desplazados por la guerra, esta vez desde el Reino Unido, donde el Gobierno ha suspendido el programa de acogida de niños refugiados.

La decisión de la primera ministra británica Theresa May de acoger sólo a 350 niños afectados por la guerra en lugar de 3000 ha generado gran preocupación y “tristeza” entre algunos funcionarios y líderes religiosos del país.

“Me sorprende y entristece que tan solo se vaya a recibir a 350 niños”, dijo el jueves el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, en un comunicado, después de que el Ejecutivo divulgara que no llegará a la cifra de 3000 menores acogidos, como había anunciado en abril de 2016 el anterior Gobierno, liderado por David Cameron.

Tenemos que resistir y dar la espalda a las preocupantes tendencias que estamos viendo en el mundo”, dijo el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, en referencia implícita al polémico decreto de Trump para impedir la entrada en el país norteamericano de refugiados sirios.

“Tenemos que resistir y dar la espalda a las preocupantes tendencias que estamos viendo en el mundo”, dijo Welby en referencia implícita al polémico decreto del nuevo presidente de EE.UU., Donald Trump, para impedir la entrada en el país norteamericano de refugiados sirios.

Gracias al ya suspendido programa humanitario, Londres acogió a 350 menores no acompañados de los países afectados por guerra, en su mayoría sirios, que habían llegado al campamento francés de Calais.

May defendió su decisión el jueves en una rueda de prensa alegando que el Reino Unido ha acogido ya “a un buen número de niños y de familias”. May recordó que su país, con una aportación de 2800 millones de euros, es el segundo mayor donante internacional en ayuda humanitaria a los refugiados de guerra de Siria.

May ha sido sin embargo duramente criticada por sus propios correligionarios, como el diputado David Burrowes: “el Parlamento no ha fijado una fecha límite a nuestra compasión para acoger a niños vulnerables en Europa”.

 

A finales del pasado mes de enero, el nuevo Gobierno norteamericano suspendió por decreto el plan de acogida de refugiados sirios por un tiempo indefinido, y al mismo tiempo prohibió de manera temporal la llegada a suelo estadounidense de ciudadanos procedentes de siete países musulmanes (Siria, Yemen, Sudán, Somalia, Irak, Irán y Libia), para mantener —según justificó— “a los terroristas fuera de Estados Unidos”.

No obstante, el veto migratorio de Trump, fue suspendido temporalmente por la decisión del juez federal James Robart, de la corte federal en Seattle. El polémico decreto de Trump y sus políticas antimigratorias han levantado un aluvión de protestas en todo el mundo. Muchos acusan al magnate de racismo y de atentar contra las personas más vulnerables, es decir los refugiados de la guerra.

ftm/mla/ftn/mrk