Google censura páginas que rebaten relato habitual del Holocausto

  • Primera página de resultados del buscador de Internet Google para la pregunta en inglés “¿Sucedió el Holocausto?”, antes de eliminarse los resultados negativos.

    Primera página de resultados del buscador de Internet Google para la pregunta en inglés “¿Sucedió el Holocausto?”, antes de eliminarse los resultados negativos.

Google se pliega a las presiones y elimina de los resultados de su buscador argumentos sobre la falsedad del relato comúnmente aceptado sobre el Holocausto.

Una larga cadena de argumentos iniciada en 2008 en el foro Stormfront sobre las “10 razones principales por las que el Holocausto no sucedió” ha desaparecido finalmente este domingo de los resultados ofrecidos por el primer buscador de Internet al introducir en inglés la pregunta “¿Ocurrió el Holocausto?”.

La purga de ese y otros “sitios de negación” de la primera página obtenida con esa pregunta ha sido confirmada este sábado por la web especializada en buscadores Search Engine Land, aunque la adecuación de los resultados al historial de navegación de cada usuario puede ocultar la censura a quienes accedan a la Red con cuentas usadas antes para búsquedas similares o fuera de Estados Unidos.

Las presiones sobre Google para que alterase su algoritmo comenzaron a mediados de diciembre a raíz de un artículo en el diario británico The Guardian, en el contexto de la conmoción causada por la elección como presidente de EE.UU. del magnate populista Donald Trump.

El triunfo de Trump pese a no contar con el apoyo explícito de casi ningún gran medio de comunicación de su país, se ha atribuido a la proliferación de “noticias falsas” en Internet, por lo que una semana después de la votación Facebook y Google anunciaron nuevas normativas internas para contrarrestar portales que “tergiversan, alteran u ocultan información”.

Al mismo tiempo, Twitter comunicaba la introducción de nuevas herramientas para “frenar los abusos” y denunciar “los acosos y el discurso del odio”, y suspendía cuentas asociadas a la “derecha alternativa” estadounidense.

A finales de mes, el diario Washington Post promovía una lista de 200 supuestas páginas web de “propaganda rusa”. Y ya antes de las elecciones, en septiembre, el régimen israelí había hecho pública su colaboración con Facebook para eliminar publicaciones antisraelíes.

 

Sobre el supuesto asesinato sistemático y masivo de judíos en la Segunda Guerra Mundial —explotado para justificar la creación del régimen israelí en 1948—, Google no aceptó en un primer momento alterar su funcionamiento para silenciar la discusión histórica, limitándose a decir que la compañía estaba “apenada” y que no “respalda esas opiniones”.

Poco después, sin embargo, la empresa dijo estar trabajando “para mejorar sus algoritmos”, aunque durante varios días los resultados problemáticos simplemente quedaron varios puestos atrás en la lista, hasta confirmarse finalmente su desaparición de la primera página, encabezada ahora por un anuncio de un centro propagandístico israelí.

mla/ktg/tas/hnb